martes, 29 de septiembre de 2009

Ep 62: Diseñando tu Identidad: Eres Exactamente Quien Quieres Ser

Bueno, entrando en el tema de hoy, te cuento que dado que es un tema que da para largo, para más de un episodio, mi idea es hacer una serie de 3 episodios relacionados con el tema de Diseñar tu Identidad. Acá en la Ruta siempre hablamos de diseñar tu vida, de diseñar la vida de tus sueños, pero para lograr eso es importante partir por ti mismo, por uno mismo. De ahí nace esta serie “Diseñando tu identidad” que va a constar de estas 3 partes:
  • Eres exactamente quien quieres ser 
  • Oportunidades para Mejorar 
  • Plan de Mejora 
En esta primera entrega partimos entonces por “Eres exactamente quien quieres ser”. Detente un poco en esta frase. Eres exactamente quien quieres ser. Puede que al principio no te haga mucho sentido, me puedes decir: pero Carola, yo quiero ser más exitoso, más sociable, ganar más dinero, ser más alegre, más feliz, etc.

El punto que quiero enfatizar acá es que todas esas cosas que tu quisieras que fueran distintas, dependen de que tu hagas algo distinto, dependen de ti. Y puede ser que dado que no eres 100% consciente de esto, de tu poder de ser quien quieras, que aún no las has cambiado. Pero una vez que asumes que realmente está en ti ser como quieres ser, te das cuenta de que esta frase es muy empoderadora!: Eres exactamente quien quieres ser. Eres quien decides ser, quien elijes ser.

Pero también eres quien puedes ser. A mí no me gusta la palabra realismo, porque se usa y abusa mucho para justificar una falta de motivación por lograr un objetivo, se utiliza mucho como excusa para no hacer nada, para no arriesgarse. Pero es necesaria a veces, y me gustaría dar ejemplos para que ustedes estén alertas y puedan identificar cuando la están usando para esconder un miedo, o inseguridad, u otra cosa. Por ejemplo, dado que no podemos volver el tiempo atrás o viajar hacia atrás en el tiempo, no es realista para mí hoy pretender convertirme en bailarina de ballet profesional, porque para serlo, las bailarinas comienzan a muy temprana edad con un entrenamiento muy riguroso, y yo ya no lo hice. Podría aprender a bailar ballet, si es lo que me gusta, pero probablemente no llegaría a dedicarme al ballet de manera profesional. Por otro lado, yo de profesión soy Ingeniero, estudié Ingeniería Electrónica. Pero si yo hoy decidiera que quiero ser, por ejemplo, sicóloga, que eso es lo que realmente me gusta, que me llena mucho más que ser ingeniera y que dedicándome a la sicología podría ser mucho más feliz, es realista pensar que lo puedo lograr? Sí! Porque no hay una edad límite para aprender, ni para ir a la universidad. Yo realmente podría estudiar sicología a cualquier edad y convertirme en sicóloga. Y porque eres quien puedes ser, y no quien no puedes, es que hay tenerle cariño, paciencia y respeto al animal que uno es, porque al fin y al cabo, todos hacemos lo mejor que podemos con los recursos que tenemos.

Cuando decimos eres quien puedes ser, también deberíamos decir “eres quien crees que puedes ser”, porque lo vamos a ver más en la tercer parte de esta serie, pero tus creencias sobre lo que es o no posible para ti, determinan lo que finalmente es posible, sobre todo tus creencias sobre lo que NO es posible.

Finalmente, Eres quien insistes en ser cada día, cada momento, cada instante. No quiero entrar de lleno acá en el tema de las brechas que hay entre quien eres y quien te gustaría ser, porque eso es el tema de la segunda parte de esta serie, pero me gustaría que te quedaras con la pregunta: que aspectos puedes reconocer en tí, que aunque no te gustan, insistes en repetir día tras día, constantemente? Puede ser que seas pesimista, por ejemplo, o como yo, que hasta hace un tiempo era muy sarcástica. Llegó un momento en que ya no me soportaba ni yo misma. Pero creía que no podía parar, que no podía ser diferente, y por supuesto, seguía día tras día, con mi sarcasmo… obviamente te puedes imaginar que gracias a Dios me di cuenta de que sí podía cambiar. Eres quien insistes en ser cada día y quien declaras que eres. “soy mala para los deportes” era mi declaración hasta hace un tiempo, hasta que me di cuenta que era una excusa solamente para no hacer un cambio en mis hábitos sedentarios. Einstein dijo que “La definición de la locura es continuar haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes“, por lo tanto si hay algún aspecto de tu forma de ser o de tu persona que te gustaría que fuera diferente, tienes que cambiar algo de lo que haces, no puedes esperar resultados diferentes si no cambias algo.

En resumen de esta primera entrega de la serie “Diseñando tu Identidad”, me gustaría que te quedaras con las ideas “Eres exactamente quien quieres ser”, “Eres quien decides ser, quien elijes ser”, “Eres quien puedes ser y quien crees que puedes ser”, y “Eres quien insistes en ser día tras día”.

No sé a tí pero a mí me parece muy empoderador el tomar consciencia de que la responsabilidad por como soy es mía y de nadie más, el pensar que las características de cada uno de nosotros son modificables si no nos gustan me da mucha tranquilidad también y de cierta forma eliminan la frustración porque sé que puedo hacer algo cuando no esté conforme.

Cuando logramos comprender realmente e incorporar estos conceptos, y trabajar sobre nosotros mismos diseñando nuestra identidad, la identidad que queremos, podemos sentirnos orgullosos y agradecidos de quienes somos y nunca sentir que tenemos que disculparnos por ser como somos, ser quienes somos.

Como tarea para todos, me gustaría que nos quedáramos con la de darnos cuenta de cómo somos, como reaccionamos, que hábitos tenemos, cuales son las características más relevantes de nuestra personalidad, cuales son esas 3, 4, 5, 10 cosas que nos definen y nos hacen únicos. Sin juzgar, solo traer toda esa información a nuestro plano consciente. Por ejemplo: soy puntual, indecisa, siempre tomo café a media mañana, me gusta saber sobre nuevas tecnologías, me disgusta que me interrumpan cuando veo televisión, etc. Poner atención en como somos. Nada más.

En la próxima entrega de esta serie entonces veremos Oportunidades para Mejorar, vamos a ver como identificar las brechas y cómo también descubrir quien quieres ser, que a veces no es tan fácil como suena el tenerlo claro.

Bueno, llegamos al final de este episodio, espero que les haya gustado.

Ah, les quería contar yo estoy viajando este jueves próximo, 1 de octubre, así que no sé bien si voy a poder seguir haciendo los 2 episodios semanales del podcast como siempre hasta que vuelva de Chicago, pero voy a hacer mi mayor esfuerzo por lograrlo. De todos modos les voy a estar informando a través de este blog de cualquier noticia. También voy a poner el link a la página de la maratón, donde por mi nombre van a poder saber si llegue a la meta o no, y en cuanto tiempo.

Esto me da el enlace perfecto para comentarles que para acceder al blog ahora lo pueden hacer a través de www.larutadelavida.com, creo que es mucho más fácil de recordar que la dirección anterior. El mail es larutadelavida@gmail.com, o nos podemos comunicar via twitter.com/larutadelavida. Quiero agradecer todo el feedback y el apoyo que me han hecho llegar a través de todos estos medios, Jesús Mercado por Twitter, Sole de Argentina por el blog, Luis Felipe, de Panamá y Diana Cabello de México por el mail.

La música de este podcast se llama sunshine y es de Kevin Mcleod.

Ahora me despido, cuidate mucho, reflexiona en estos días sobre quien quieres ser, un abrazo y buen viaje!

    domingo, 27 de septiembre de 2009

    Ep 61: Ser Feliz es una Actitud

    Para el episodio de hoy elegí usar una pequeña historia que me envió una auditora al mail larutadelavida@gmail.com, así que quiero agradecer a Mapi Martin de España por haber escrito y por su apoyo.


    El buscador de felicidad
     Cuenta la leyenda que un hombre oyó decir que la felicidad era un tesoro. A partir de aquel instante comenzó a buscarla.
    Primero se aventuró por el placer y por todo lo sensual, luego por el poder y la riqueza, después por la fama y la gloria, y así fue recorriendo el mundo del orgullo, del saber, de los viajes, del trabajo, del ocio y de todo cuanto estaba al alcance de su mano.
    En un recodo del camino vio un letrero que decía: "Le quedan dos meses de vida”
    Aquel hombre, cansado y desgastado por los sinsabores de la vida se dijo:
    "Estos dos meses los dedicaré a compartir todo lo que tengo de experiencia, de saber y de vida con las personas que me rodean."
    Y aquel buscador infatigable de la felicidad, sólo al final de sus días, encontró que en su interior, en lo que podía compartir, en el tiempo que le dedicaba a los demás, en la renuncia que hacía de sí mismo por servir, estaba el tesoro que tanto había deseado. 



    Comprendió que para ser feliz se necesita amar; aceptar la vida como viene; disfrutar de lo pequeño y de lo grande; conocerse a sí mismo y aceptarse así como se es; sentirse querido y valorado, pero también querer y valorar; tener razones para vivir y esperar y también razones para morir y descansar.
    Entendió que la felicidad brota en el corazón, con el rocío del cariño, la ternura y la comprensión. Que son instantes y momentos de plenitud y bienestar; que está unida y ligada a la forma de ver a la gente y de relacionarse con ella; que siempre está de salida y que para tenerla hay que gozar de paz interior.
    Finalmente descubrió que cada edad tiene su propia medida de felicidad y que sólo Dios es la fuente suprema de la alegría, por ser Él: amor, bondad, reconciliación, perdón y donación total.
    Y en su mente recordó aquella sentencia que dice: 
    “Cuánto gozamos con lo poco que tenemos y cuánto sufrimos por lo mucho que anhelamos.“ Ser Feliz, es una actitud. Autor Desconocido.


    En otras oportunidades hemos hablado de este tema, pero creo que nunca está demás recordarlo, no se por qué, pero pareciera que se nos olvida fácilmente que ser feliz es en verdad una actitud y depende de nosotros. No es algo externo, no depende de cosas, personas o circunstancias ajenas a nosotros, sino que viene de adentro. La misma cosa, circunstancia, experiencia puede ser vivida por una persona como una tragedia o desgracia y por otra persona como una oportunidad. Un amigo me nombra siempre a un amigo de él que según dice es tan negativo, tan  pesimista que “podría hacer que ganarse la lotería fuera una desgracia!”


    Ser feliz no es un objetivo, no es una meta, es el camino. A veces hablamos de buscar la felicidad, de perseguirla, de que nuestro sueño es encontrarla, pero la si la buscamos fuera de nosotros, nunca la vamos a vivir realmente, porque en verdad está dentro de cada uno de nosotros, no afuera. Es tan sencillo y a la vez tan difícil de entender para mucha gente, que se pasan la vida persiguiendo una felicidad, que como el protagonista de la historia afortunadamente entendió está en nuestras actividades cotidianas, en dar y recibir amor, en aceptarse un mismo, a los demás y las circunstancias que nos toca vivir, en compartir todo lo que podamos: amor, dinero, experiencia, conocimientos, tiempo; en conectarnos unos con otros, disfrutar, valorar y agradecer todo lo que nos rodea (personas, situaciones, naturaleza, tecnologia, etc.) en superarnos. Ahí está la felicidad. No hay más secreto que eso. Es realmente así de simple.


    Y son momentos, instantes a veces, momentos más largos otras. Pero depende de nosotros el tener más de estos momentos.


    Otra cosa que me he dado cuenta, es que en este mundo tan lleno de estímulos, tan rápido, tan movido, a veces no nos damos el tiempo para conocernos a nosotros mismos, para descubrir qué nos gusta o qué nos hace felices y qué no. No probamos cosas nuevas, no nos damos el tiempo de explorar cosas, relaciones, experiencias, que tal vez nos gustarían mucho. Las descartamos de plano, con algún prejuicio o ni siquiera las consideramos. O peor aún, no prestamos atención, no estamos alertas, no estamos presentes para darnos cuenta de cómo nos sentimos en diferentes situaciones. El fin de semana pasado estuve con una amiga y su mamá, y la mamá estaba aprendiendo a bordar, y me decía lo encontraba tan entretenido, que no sabía por qué no lo había hecho antes! Yo no me había dado cuenta de que me gustaba la naturaleza, las flores, los árboles, porque no salía. Cuantas cosas tal vez te estás perdiendo de disfrutar porque no pruebas, no las intentas y sigues haciendo lo mismo, la misma rutina día tras día?


    También quiero defender acá el derecho que tenemos todos de no hacer lo que no nos gusta. Ojo que no me refiero a no hacer tu trabajo, u otras cosas importantes, sino que a veces nos llenamos de compromisos y nos sentimos “obligados” a hacer cosas que no queremos hacer realmente. En muchas de esas ocasiones, tienes la opción real de no hacerlo y las consecuencias no son tan terribles como tal vez imaginábas. Por eso te invito a que cuando estés haciendo algo por compromiso o estés accediendo a comprometerte a algo que en realidad no quieres hacer, lo pienses bien, analiza los pro y los contras y algunas veces date permiso para decir no; de alguna forma te estás diciendo si a ti mismo. Cuando pones tus deseos por sobre otras cosas, también estás diciendo al universo que en esta ocasión tu eres más importante, y eso es bueno recordarlo de vez en cuando.


    Bueno para ir cerrando les quiero dejar un poema de Jorge Luis Borges que se llama Instantes y que lo leí hace tiempo, en el episodio 5, pero creo que vale la pena repetirlo:


    Sí pudiera vivir nuevamente mí vida, en la próxima trataría de cometer más errores. No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más, sería más tonto de lo que he sido, de hecho. Tomaría muy pocas cosas con seriedad, sería menos higiénico, correría más riesgos.




    Haría más viajes, contemplaría más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos. Iría a más lugares adonde 
    nunca he ido, comería más helados y menos habas, tendría más problemas reales y menos imaginarios.

    Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente cada minuto de su vida, claro que tuve momentos de alegría.

    Pero si pudiera volver atrás trataría de tener solo buenos momentos.

    Por si no la saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos, no te pierdas el ahora.

    Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin un termómetro, una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas, si pudiera, volvería a vivir, viajaría más liviano.

    Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño, daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante.... Pero ya ven, tengo ochenta y cinco años y sé que me estoy muriendo...



    Bueno, llegamos al final de este episodio, espero que les haya gustado.


    Les recuerdo las vías de comunicación: mail larutadelavida@gmail.com, blog larutadelavidapodcast.blogspot.com, o twitter.com/larutadelavida


    La música de este podcast se llama sunshine y es de kevin mcleod.


    Ahora me despido, cuidense mucho, saquen afuera la felicidad que llevan dentro, un abrazo y buen viaje!

    martes, 22 de septiembre de 2009

    Ep 60: Recibir y Hacer Críticas

    Hoy quiero tocar el tema de las críticas, tanto cuando las recibimos como cuando las hacemos.


    Partamos primero por cuando recibimos críticas. En general, a nadie nos gusta recibirlas, no se siente bien, porque todos queremos que nos acepten y nos quieran tal como somos y muchas veces duele escuchar algunas cosas sobre nosotros. Primero que todo, me gustaría que aceptemos que si estamos haciendo algo con nuestras vidas, y ojalá que así sea, vamos a recibir críticas. En ese sentido, es bueno ,es una buena señal. Como dijo el Quijote, “Deja que los perros ladren, Sancho, es señal de que vamos avanzando”. Si quieres evitar la crítica, si no quieres recibir críticas, no hagas nada, no digas nada, no seas nada. Espero que ninguno de ustedes siga este último consejo. Recibir críticas es un regalo, porque por un lado nos permite estar seguros de que estamos haciendo algo importante, algo que para los demás vale la pena criticar, y porque si somos capaces de recibirlas bien, nos permite crecer y mejorar.


    Depende de cómo se nos haga la crítica, a veces puede ser más difícil recibirla que otras. Si es un crítica constructiva es mucho más fácil. Yo he recibido muchas críticas muy constructivas de parte de ustedes, quienes escuchan y me han servido para mejorar el podcast. Son cosas que tal vez yo nunca hubiese podido mejorar, si nadie se hubiese dado el trabajo de hacerme la crítica, y por eso estoy muy agradecida.


    Pero no siempre las críticas son hechas con espíritu de colaboración. Y aún cuando sí lo son, a veces son difíciles de aceptar. Para poder sacarles provecho es necesario refrenar el impulso de justificarse, de dar y de buscar explicaciones para lo que nos están criticando, es importante tratar de entender el punto de vista de la otra persona. Primero aceptarlo como válido, aceptar que la otra persona ve algo que no estamos viendo y que a pesar de que muchas veces nos pueda parecer increíble y que nuestra primera tendencia sea a descalificar su opinión y decir que está equivocado, aceptar que es posible que nosotros no estemos viendo lo que otros ven. Si caemos en la tentanción de justificar o explicar lo que sea que nos estén criticando, estaremos perdiendo una oportunidad de crecer y mejorar. Más aún, puede que esa persona nunca más nos haga una crítica, si se da cuenta de que en realidad no estamos abiertos a recibirlas y ahí nuestra pérdida es mayor. Por eso es importante agradecer siempre a quien nos está dando feedback, sonreír, decir que apreciamos mucho su ayuda (es verdad) y que no dude en darte más feedback si lo considera oportuno. Tal vez al principio te va a costar un poco, pero si es así, no te rindas porque con el tiempo tu agradecimiento va a ser más y más profundo porque vas a comprobar lo mucho que te sirven las críticas bienintencionadas.


    Por último, tampoco es recomendable pasarse para el otro lado y creer a pie juntillas todas las críticas que nos hacen, puede ser que lo que nos estén diciendo realmente no tenga fundamento, o también puede ser un comentario malintencionado. En el primer caso, siempre es importante agradecer a la otra persona, y si realmente después de analizar su comentario pensamos que no tiene fundamento, sencillamente lo dejamos pasar. Si es un comentario malintencionado, aunque sea difícil, te recomiendo no enganchar con esa mala onda. No vale la pena.


    Ahora vamos a la otra cara de la moneda. Hacer críticas. Esto va a parecer un poco contradictorio dado todo lo anterior que dije sobre recibirlas, y que eran un regalo. Pero cuando se trata de hacerlas, la verdad es que no lo recomiendo tanto. Hay otras maneras mejores de lograr lo que perseguimos, si es que esto es cambiar el comportamiento de otra persona. El único objetivo que las críticas cumplen bien es desahogarnos nosotros mismos, pero para la otra persona, en especial si no las recibe bien, no es la mejor manera de recibir feedback.


    Hay un libro muy bueno que se los quiero recomendar, se llama “Como ganar amigos e influir sobre las personas”, de Dale Carnegie. Es un libro antiguo, fue publicado por primera vez en 1936, pero a pesar de que su nombre no se, lo encuentro un poco extraño, da consejos muy valiosos para mejorar las relaciones con otras personas. En este libro, el habla de la crítica y dice: “La crítica es inútil, porque pone a la persona a quien estás criticando a la defensiva y usualmente hace que se esfuerce por justificarse a sí misma. La crítica es peligrosa, porque hiere el preciado orgullo de la persona, daña su sentido de importancia y despierta resentimiento.”


    Piensa en las veces en que tú has recibido crítica y que has tratado de justificarte, de explicar el por qué de lo que se te critica. Y las veces en que te has sentido herido en tu orgullo, e inlcuso ha nacido en ti el resentimiento. Dado que no podemos controlar el que otros nos hagan críticas, y dado de que en el fondo son una fuente importante de feedback e información acerca de nosotros mismos, es que debemos aprender a recibirlas y sacarles el mejor provecho. Pero la verdad es que hay formas mucho más eficientes y cuidadosas de dar feedback y de modificar comportamientos de las personas. Insisto en el único propósito que la crítica sirve sin fallar es el desahogo de quien la hace, incluso el hacer sentir a quien la hace cierta superioridad.


    En el mismo libro Dale Carnegie menciona, y es un hecho bastante conocido hoy, así que creo que esto no los va a sorprender que “un animal que es recompensado por buen comportamiento aprenderá mucho más rápido y retendrá lo aprendido con mucho mayor efectividad que un animal que es castigado por un mal comportamiento. Al criticar no logramos cambios duraderos, y con frecuencia motivamos resentimiento”.


    El reforzamiento positivo ha demostrado ser una herramienta mucho más efectiva que el castigo para modificar comportamiento, no sólo en animales sino que en nosotros mismos. Seguro muchos de ustedes lo han comprobado, consciente o inconscientemente, con sus hijos, con la pareja, con los colaboradores en el trabajo, y de seguro todos hemos estado al otro lado de este reforzamiento positivo. Qué te motiva más, por ejemplo, que tu pareja te reclame porque llegas tarde a la casa, o que cuando llegas temprano te reciba contenta, te diga lo mucho que le alegra que hayas llegado temprano, que te prepare algo rico.


    Cual de las dos opciones hace que te den más ganas de llegar temprano la próxima vez? Probablemente la segunda opción. Si tu jefe sólo te critica cuando haces algo mal, más que motivarte, te infunde temor, verdad? Pero si en lugar de criticar cuando haces algo mal, o además de eso, te elogiara, y más encima delante de otra gente cuando haces algo bien, te motivaría más esto último? Lo más probable es que sí.


    La próxima vez que quieras reforzar un comportamiento positivo, o modificar uno negativo, piensa en esto, piensa que si haces una crítica, lo más probable es que la persona se justifique, se sienta incomprendida y de vuelta, ya sea que te enteres o no, te critique a ti, que el comportamiento se mantenga y que hayas plantado una semilla de resentimiento en esa persona. Haz la prueba con el reforzamiento positivo y ve qué resultados obtienes. Estoy segura de que van a ser mucho mejores y además todos van a estar mas contentos.




    Les recuerdo las vías de comunicación: mail larutadelavida@gmail.com, blog larutadelavidapodcast.blogspot.com, o twitter.com/larutadelavida


    La música de este podcast se llama sunshine y es de kevin mcleod.


    Ahora me despido, cuidense mucho, ojo con las críticas, un abrazo y buen viaje!

    lunes, 21 de septiembre de 2009

    Ep 59: Las 7 Leyes Espirituales: Resumen y Conclusiones

    Hoy vamos a hacer un cierre con resumen y conclusiones del libro Las 7 Leyes Espirituales del Éxito, escrito por Deepak Chopra y al final algunos comentarios. Para quienes se integran recién a la Ruta, les cuento que revisamos una a una las 7 leyes espirituales del éxito de Deepak Chopra. Vimos la 1) Pura Potencialidad, 2) Dar y Recibir , 3) Karma, 4) Ley del Mínimo Esfuerzo , la 5) Ley de la Intención y el Deseo, la 6) Ley del Desapego y la 7) Ley del Dharma. Para quienes no lo hayan escuchado son los episodios 43, 45, 47, 49, 51, 53, 55 y 57. Bueno, vamos con las conclusiones del libro.


    La mente universal coordina todo lo que está pasando en billones de galaxias con elegante precisión y decidida inteligencia. Esta inteligencia es fundamental y suprema, y permea cada fibra de existencia: desde lo más pequeño a lo más grande, desde el átomo al cosmos. Todo lo viviente es una expresión de esa inteligencia. Y esta inteligencia opera a través de Las Siete Leyes Espirituales.


    Si miras cualquier célula en el cuerpo humano, verás la expresión de estas leyes a través de su funcionamiento. Cada célula, ya sea una célula del estómago, un del corazón, o del cerebro, tiene su nacimiento en la Ley de Potencialidad Pura. El ADN es un ejemplo perfecto de potencialidad pura; en efecto, es la expresión material de la potencialidad pura. El mismo ADN existente en todas las células se expresa de diferentes formas de manera de satisfacer los requerimientos únicos de aquella célula en particular.


    Cada célula opera también a través de la Ley de Dar. Una célula está viva y saludable mientras está en una estado de balance y equilibrio. El estado de equilibrio es uno de satisfacción y armonía, pero es mantenido por un dar y recibir constante. Cada célula da y soporta a otras células, y a su vez es soportada y nutrida por todas las otras células. La célula está siempre en un estado de flujo dinámico y este flujo no es interrumpido nunca. De hecho, el flujo es la esencia de la vida en la célula. Y solo manteniendo este flujo de dar la célula es capaz de recibir y continuar así su vibrante existencia.


    La Ley del Karma es ejecutada exquisitamente por cada célula, porque la respuesta más apropiada y precisamente correcta para cada situación que ocurre está incorporada a la inteligencia de las células.


    La Ley del Mínimo Esfuerzo también es ejecutada exquisitamente por cada célula en el cuerpo: ya que hacen su trabajo con silenciosa eficiencia en un estado de apacible alerta.


    A través de la Ley de la Intención y el Deseo, cada intención de cada célula canaliza el poder organizador infinito de la inteligencia de la naturaleza. Incluso una intención simple como metabolizar una molécula de azúcar gatilla inmediatamente una sinfonía de eventos en el cuerpo donde se requiere secretar cantidades específicas de hormonas en momentos precisos para convertir esta molécula de azúcar en pura energía creativa.


    Por supuesto, cada célula expresa la Ley del Desapego. Está desapegada del resultado de sus intenciones. No tropieza ni flaquea porque su comportamiento es una función de la consciencia del momento presente centrada en la vida.


    Cada célula también expresa la Ley del Dharma. Cada célula debe descubrir su propia fuente, su ser superior; tienes que servir a sus semejantes, y expresar sus talentos únicos. Las células del corazón, del estómago, y las células del sistema inmunológico tienen todas su fuente de origen en el campo de la potencialidad pura. Y debido a que están ligadas directamente a la computadora cósmica, pueden expresar sus talentos únicos con facilidad, sin esfuerzo y conciencia atemporal. Sólo expresando sus talentos únicos pueden mantener tanto su propia integridad como la integridad del cuerpo entero. El diálogo interno de cada célula en el cuerpo humano es, “Cómo puedo ayudar?”.


    Las células del corazón quieren ayudar a las células del sistema inmunológico, las células del sistema inmunológico quieren ayudar a las células del estómago y de los pulmones, y las células del cerebro están escuchando y ayudando a todas las demás células.


    Al observar el comportamiento de las células de nuestro propio cuerpo, podemos observar la expresión más extraordinaria y eficiente de Las Siete Leyes Espirituales. Este es el genio de la inteligencia de la naturaleza. Estos son los pensamientos de Dios – el resto son detalles.


    Las Siete Leyes Espirituales del Éxito son principios poderosos que te permitirán obtener dominio personal. Si pones tu atención en estas leyes y practicas los pasos descritos en este libro, verás que puedes manifestar cualquier cosa que desees – toda la abundancia, dinero y éxito que desees. También notarás que tu vida se tornará más llena de alegría y abundancia en todo sentido, ya que estas leyes son también las leyes espirituales que hacen que la vida valga la pena.


    Hay una secuencia natural para la aplicación de estas leyes a tu vida diaria que puede ayudarte a recordarlas. La Ley de Potencialidad Pura se experimenta a través del silencio, la meditación, el no juzgar, a través de la comunión con la naturaleza, pero es activada por la Ley de Dar. El principio acá es aprender a dar aquello que buscas. Es así como activas la Ley de Potencialidad Pura. Si buscas abundancia, da abundancia; si buscas dinero, da dinero; si buscas amor, apreciación, afecto, aprende a dar amor, apreciación y afecto.


    A través de tus acciones en la Ley de Dar activas la Ley del Karma. Creas buen karma y el buen karma hace que todo en la vida sea más fácil. Empiezas a notar que no necesitas gastar mucho esfuerzo para satisfacer tus deseos, lo cual automáticamente te lleva a entender la Ley del Mínimo Esfuerzo. Cuando todo es fácil y sin esfuerzo, y tus deseos siguen siendo satisfechos, espontáneamente comienzas a entender la Ley de la Intención y el Deseo. Satisfacer tus deseos con facilidad y sin esfuerzo hace que te sea fácil practicar la Ley del Desapego. Finalmente, a medida que comienzas a entender todas las leyes anteriores, comienzas a enfocarte en tu verdadero propósito en la vida, que te lleva a la Ley del Dharma. A través del uso de esta ley, expresando tus talentos únicos y satisfaciendo las necesidades de tus semejantes, comienzas a crear todo lo que quieras, cuando lo quieras. Te tornas despreocupado y alegre, y tu vida se torna una expresión de amor infinito.




    Todos somos viajeros en está travesía cósmica – polvo de estrellas, bailando en remolino en los espirales y torbellinos del infinito. La vida es eterna. Pero las expresiones de la vida son efímeras, momentáneas, transientes. Gautama Buddha, el fundador del Buddhismo, una vez dijo, “esta existencia nuestra es tan efímera como las nubes de otoño. Observar el nacimiento y la muerte de los seres es como mirar los movimientos de una danza. Una vida es como el destello de un relámpago en el cielo, transcurriendo rápidamente como un torrente en una montaña escarpada.”


    Nos hemos detenido un momento para encontrarnos los unos a los otros, para conocernos, para amarnos, para compartir. Este es un momento precioso, pero es transitorio. Es un pequeño paréntesis en la eternidad. Si compartimos con compasión, liviandad de corazón, y amor, crearemos abundancia y alegría para todos nosotros. Entonces este momento habrá valido la pena.




    Con esto ya damos por finalizada nuestra seria sobre el libro de Deepak Chopra Las Siete Leyes Espirituales del Éxito, espero que les haya gustado y que les haya servido para interesarse y/o para entenderlas un poquito más. El autor recomienda practicar estas leyes a diario, concentrándose en una por día, comenzar el domingo con la Ley de Potencialidad Pura y terminar la secuencia el sábado con la Ley del Dharma. De esta forma, todas las personas que están siguiendo estas leyes, se concentran en la misma el mismo día de la semana y te imaginas lo que muchas conciencias individuales sincronizándose de esa manera, podrían llegar a lograr?


    A mí me sirvió mucho esta serie, a pesar de que ya había leído el libro hace un tiempo, el mismo hecho de hacer una ley por semana me sirvió para madurarlas un poco más.
    Bueno, si les interesa saber más acerca de este autor, pueden visitar la página web www.chopra.com
    Les recuerdo las vías de comunicación: mail larutadelavida@gmail.com, blog larutadelavidapodcast.blogspot.com, o twitter.com/larutadelavida


    La música de este podcast se llama sunshine y es de kevin mcleod.


    Ahora me despido, cuidense mucho, un abrazo y buen viaje!

    sábado, 19 de septiembre de 2009

    Ep 58: Saliendo de tu Zona de Confort

    Con el tema de hoy espero ojalá motivarlos para que se salgan de su zona de confort, para que se desafíen, para que exploren sus límites, para que los pongan a prueba.

    Me he dado cuenta de que en general, nos cuesta mucho salir de nuestra zona de confort. La zona de confort es el dominio de lo conocido, de las reglas que conocemos, de las habilidades que ya sabemos que tenemos, que hemos comprobado que tenemos, de lo que creemos/sabemos que es posible. Pero tb es el dominio de las habilidades que creemos que no tenemos, de lo que creemos que es imposible, de lo que sabemos que desconocemos. Nos movemos en esta zona porque es lo conocido, lo familiar. No nos llevamos sorpresas porque podemos predecir los resultados de nuestras acciones dentro de esta zona. Es cómodo, no nos exponemos, no nos aventuramos a lo desconocido que puede ser aterrador muchas veces y podemos tener una idea previa de más o menos cómo será nuestro desempeño en una tarea o actividad determinada. Esto pasa por ejemplo, cuando llevamos un tiempo ya en nuestro trabajo y ya sabemos hacer todo lo que tenemos que hacer, ya dominamos nuestras tareas y las hacemos bien.

    Lo malo de esto, es que cuando nos mantenemos en nuestra zona de confort, cuando no nos exponemos a experiencias nuevas, no aprendemos, no crecemos, no avanzamos realmente en nuestra ruta. No ganamos nada, marcamos el paso, nos congelamos, no evolucionamos. De hecho perdemos. Perdemos la oportunidad de crecer, de aprender algo nuevo, de conocernos a nosotros mismos, de vivir una nueva experiencia, de ampliar el horizonte de lo que creíamos posible e imposible.

    Hoy una amiga me contaba que un amigo de ella que es deportista profesional y en general aficionado a deportes de exigencia extrema, tiene un tatuaje en el pecho que dice: No sé donde está el límite, sólo sé donde no está.

    Esa es la actitud que me gustaría que mucha más gente tuviera. Que exploráramos nuestros límites, que los desafiáramos constantemente. Límites de todo tipo, desde los límites personales, de lo que creemos que son nuestra propias limitaciones, hasta los límites tecnológicos, pasando por los límites sociales, familiares, etc.

    Lo más fácil debiera ser partir por uno mismo. Qué cosas te gustaría hacer, pero crees que no puedes (por la razón que sea)? Tocar algún instrumento musical? Hablar en público? Practicar algún deporte? Iniciar una conversación con esa persona que hace tiempo te interesa pero no te has atrevido a acercártele? Cambiarte de trabajo y seguir tu verdadera vocación? Qué cosas identificas que has clasificado como imposibles pero que si las vuelves a analizar, tal vez no son imposibles, sólo no has sabido hasta ahora cómo hacerlas? Por qué has aceptado que no es posible? Vas a dejar que algo o alguien ajeno a ti se interponga entre tú y tu sueño?

    Qué cosas te han dicho o hecho creer que son imposibles de hacer, pero que tu crees que si existieran serían de mucha utilidad para todo el mundo? Por ejemplo, cuando Thomas Alva Edison estaba trabajando en la invención del gramófono, la gente, los “expertos” decían que él nunca iba a tener éxito, que nunca iba a poder inventar un dispositivo que grabara y reprodujera sonidos y voz, y la razón era que nadie lo había logrado nunca antes. Por suerte él no se dejó llevar por esos comentarios y salió de su zona de confort, de lo conocido para él y se expuso a que tal vez no le resultara. No sé si serás del estilo inventor, pero si lo eres, te has dejado llevar por comentarios de otros respecto de que algo es imposible? En alguna oportunidad Bill Gates dijo que nunca nadie iba a necesitar un disco duro de mas de 740 megas en su computador de la casa (si no fue el, me avisan), de cuanto es tú HD?

    La estructura social en donde te desenvuelves, te acomoda? No se trata de ser revolucionario por ser revolucionario, pero si hay algo que no te cuadra y que piensas que debería ser diferente, estás haciendo algo? Si nadie hubiese salido de su zona de confort, las mujeres no tendríamos derecho a voto, no habría ley de divorcio en Chile, no se estaría discutiendo en muchas partes del mundo (y en algunas nos habría aprobado ya) el matrimonio gay por ejemplo.

    Independiente de qué sea lo que hagas, de cual sea tu pasión y de cual sea tu talento, si hay algo que tu puedes hacer hoy o que te gustaría hacer y no lo estás haciendo, pregúntate, por qué? Es porque estás cómodo y no prefieres no darte la molestia?

    Cada día, dice mi amigo Mike Magdaleno, es una oportunidad para la grandeza, en lo que sea que hagas. Si no la tomas, la pierdes. Seguro, al día siguiente, tienes otra oportunidad nueva, pero la que ya paso y no tomaste, se perdió para siempre. Y como dice mi otro amigo, JB Glossinger, de MorningCoach.com, ya sea que encuentres la cura para el cáncer, o un nuevo tipo de clips para mantener los papeles juntos, si no sales de zona de confort, nunca lo vas a averiguar, y vas a privar al mundo del regalo de tu talento.

    Bueno, llegamos al final de este episodio, espero que te haya gustado el tema de hoy, que te haya aportado algo. Como siempre te recuerdo las vias de comunicación: el mail larutadelavida@gmail.com, el blog larutadelavidapodcast.blogspot.com, twitter.com/larutadelavida, feedback, comentarios, preguntas, sugerencias, críticas, saludos, lo que ustedes quieran. Les vuelvo a pedir a quienes descargan el programa por iTunes que si quieren y pueden, por favor me den un review. Me gustaría poder llegar y ayudar a más gente y esos reviews sirven para darle más visibilidad a La Ruta.

    Bueno ahora sí me despido, que tengan una excelente semana, sal de tu zona de confort, cuidate mucho, un abrazo, y buen viaje!!!

    miércoles, 16 de septiembre de 2009

    Ep 57: 7) La Ley del Dharma

    Hoy llegamos a la última de las 7 Leyes Espirituales del Éxito, según el libro del mismo nombre escrito por Deepak Chopra. Para quienes se integran recién a la Ruta, les cuento que hemos estado revisando una a una las 7 leyes espirituales del éxito de Deepak Chopra. Vimos la 1) Pura Potencialidad, 2) Dar y Recibir , 3) Karma, 4) Ley del Mínimo Esfuerzo , la 5) Ley de la Intención y el Deseo y la 6) Ley del Desapego. En este episodio revisaremos la séptima y última, que es La Ley del Dharma o del Propósito en la Vida.

    Dharma es una palabra sánscrita que quiere decir “propósito en la vida”. La Ley del Dharma dice que todos nos hemos manifestado en el mundo físico para satisfacer un propósito. El campo de potencialidad pura es divinidad en esencia, y lo divino toma forma humana para satisfacer un propósito.

    De acuerdo a esta ley, tu tienes un talento único y una forma única de expresarlo. Existe algo que tu puedes hacer mejor que cualquier otra persona en el mundo – y para cada talento único y expresión única de ese talento, también hay necesidades únicas. Cuando estas necesidades se juntan con la expresión creativa de tu talento, se produce la chispa que crea abundancia. Expresar tus talentos para satisfacer necesidades crea riquezas y abundancia ilimitadas.

    Si pudiéramos hacer que los niños tuvieran este pensamiento desde el principio de sus vidas, podríamos ver el efecto que esto tendría en sus vidas. De hecho, yo hice esto con mis propios hijos. Una y otra vez, les dije que había una razón para que ellos estuvieran acá, y que ellos tenían que buscar cual era esa razón para cada uno de ellos. Desde la edad de cuatro años, ellos escucharon esto.

    También les enseñé a meditar cuando tenían más o menos la misma edad, y les dije, “no quiero que nunca, nunca, se preocupen sobre como se van a ganar la vida. Si no son capaces de ganarse la vida cuando crezcan, yo los voy a mantener, así que no se preocupen de eso. No quiero que se preocupen de que les vaya bien en el colegio. No quiero que se enfoquen en tener las mejores notas o ir a los mejores colegios. En lo que realmente quiero que enfoquen es en preguntarse a ustedes mismos cómo pueden servir a la humanidad, y preguntarse también cuales son sus talentos únicos. Porque ustedes tienen un talento único que nadie más tiene, y también tienen una manera especial de expresar ese talento, y nadie mas la tiene.” ellos terminaron yendo a los mejores colegios, las mejores notas, e incluso en la universidad, son únicas ya que son económicamente independientes, porque ellos se enfocaron en qué es lo que podían entregar. Esta es la Ley del Dharma.

    Esta ley tiene tres componentes. El primero dice que cada uno de nosotros tiene que descubrir su verdadero ser interior, para entender por nosotros mismos que nuestro verdadero ser interior es espiritual, que esencialmente somos seres espirituales que nos hemos manifestado en forma física. No somos seres humanos que ocasionalmente tienen experiencias espirituales - es al revés: somos seres espirituales que tienen experiencias humanas ocasionalmente.

    Cada uno de nosotros está acá para descubrir nuestro ser espiritual. Esa es la primera forma satisfacer la Ley del Dharma. Tenemos que darnos cuenta por nosotros mismos que dentro de cada uno de nosotros hay un dios o diosa en estado embrionario que quiere nacer para que podamos expresar nuestra divinidad.

    El segundo componente de la Ley del Dharma es expresar nuestros talentos únicos. La Ley del Dharma dice que cada ser humano tiene talentos únicos, y únicos en su expresión , tan únicos que no hay nadie más en el planeta que tenga ese talento, o esa expresión de ese talento. Esto significa que hay una cosa que tu puedes hacer, y una forma de hacerlo, que es mejor que cualquier otra persona en todo el planeta. Cuando estás haciendo esa cosa, pierdes la noción del tiempo. Cuando estás expresando ese talento único que posees – o más de un talento único en muchos casos – la expresión de ese talento te lleva a una consciencia eterna, sin limitación de tiempo.

    El tercer componente de la Ley del Dharma es el servicio a la humanidad – servir a tu prójimo y preguntarte, “cómo puedo ayudar? Cómo puedo ayudar a todo a quien con quien entre en contacto?” cuando combinas la capacidad de expresar tu talento único con el servicio a la humanidad, entonces estás haciendo completo uso de la Ley del Dharma. Y si lo juntas con la experiencia de tu propia espiritualidad, el campo de potencialidad pura, entonces no existe ninguna posibilidad de que no tengas acceso a abundancia ilimitada, porque esa es la verdadera manera en que la abundancia es alcanzada.

    Esta no es una abundancia temporal; es permanente, debido a tu talente único, tu forma de expresarlo, y tu servicio y dedicación a tu prójimo, descubierto a través de hacerte las preguntas, “Cómo puedo ayudar? En lugar de “Que puedo ganar?”

    La pregunta, “Qué puedo ganar?” es el diálogo interno del ego. El preguntarte “Cómo puedo ayudar?” es el diálogo interno del espíritu. El espíritu es aquel de tu consciencia donde experimentas tu universalidad. Simplemente cambiando tu diálogo interno de “Que gano yo?” a “Cómo puedo ayudar?” podrás acceder al espíritu, aquel dominio de tu consciencia donde experimentas tu universalidad.

    Si quieres maximizar tu uso de la Ley del Dharma , tienes que hacer varios compromisos.

    - El primero es: Voy a buscar mi ser superior, que está más allá de mi ego, a través de la practica espiritual.

    - El segundo compromiso es: Voy a descubrir mi s talentos únicos, y lo voy a disfrutar, porque el proceso de disfrutar ocurre cuando entro a la consciencia sin límite de tiempo. Ahí es cuando estoy en un estado de regocijo.

    - El tercer compromiso es: Me voy a preguntar a mi mismo cual es la mejor manera en que puedo servir a la humanidad. Voy a responder esa pregunta y luego lo voy a poner en práctica. Voy a usar mi talento único para servir las necesidad de mi prójimo – voy a juntar esas necesidades con mi deseo de ayudar y servir a otros.

    Ahora siéntate y haz una lista con las respuesta a estas dos preguntas: si el dinero no fuera una preocupación y tuvieras todo el tiempo y el dinero del mundo, qué harías? Si tu respuesta es que seguirías haciendo lo que haces actualmente, entonces estás en dharma, porque tienes pasión por lo que haces – estás expresando tus talentos únicos.

    Luego pregúntate: cuál es la mejor manera en que puedo servir a la humanidad? Responde esa pregunta y luego ponlo en práctica.

    Descubre tu divinidad, encuentra tu talento único, sirve a la humanidad con el, y podrás generar toda la riqueza que quieras. Cuando tus expresiones creativas calzan con las necesidades de tu prójimo, entonces la riqueza fluirá espontáneamente desde lo no manifiesto a los manifiesto, desde el reino del espíritu al reino de la forma. Comenzarás a experimentar tu vida como una milagrosa expresión de divinidad – no solo ocasionalmente, sino que todo el tiempo. Y sabrás y conocerás la verdadera alegría y el significado del éxito – el éxtasis y la gloria de tu propio espíritu.

    Para poner en práctica la Ley del Dharma, Deepak Chopra nos recomienda los siguientes pasos:

    1) Hoy alimentaré amorosamente al dios o diosa en estado embrionario que yace profundamente dentro de mi alma. Pondré atención al espíritu dentro de mi que da vida tanto a mi cuerpo como a mi mente. Me despertaré a esta profunda quietud dentro de mi corazón. Llevaré la consciencia de Ser eterno en medio de esta experiencia ligada al tiempo.

    2) Haré una lista de mis talentos únicos. Luego listaré todas las cosas que me gusta hacer mientras expreso mis talentos únicos. Cuando expreso mis talentos únicos y los uso para el servicio de la humanidad, pierdo la noción del tiempo y creo abundancia en mi vida así como también en las vidas de otros.

    3) Me preguntaré a diario, “Cómo puedo servir?” y “ Cómo puedo ayudar?” Las respuesta a estas preguntas me permitirán ayudar y servir a mi prójimo con amor.


    Esta es la última de las 7 leyes espirituales del éxito de Deepak Chopra. La búsqueda del dharma, de nuestro propósito en la vida es una de mis preocupaciones permanentes, es una inquietud constante. Es a eso a lo que me refiero cuando hablo de que busquemos vivir la vida de nuestros sueños. Que puede ser mejor que hacer lo que nos gusta, lo que amamos hacer, lo que disfrutamos, mientras al mismo tiempo ayudamos a nuestro prójimo, a nuestro entorno, a nuestra familia, a nuestros amigos, Y al mismo tiempo creamos abundancia para nosotros y quienes nos rodean? Eso para mí suena exactamente como la vida de mis sueños!

    Bueno, espero que les hayan gustado y les hayan servido estas leyes espirituales para el éxito. A mí si me han servido mucho a pesar de que obviamente todavía no las domino, recién estoy empezando a usarlas, pero me hacen mucho sentido y por eso pensé que a ustedes también les podían servir.

    Vamos a hacer un episodio más como de resumen y cierre así si tienen comentarios, feedback, reflexiones o lo que sea sobre esta serie, háganmelos llegar al mail larutadelavida@gmail.com, al este blog larutadelavidapodcast.blogspot.com, o via twitter.com/larutadelavida

    La nueva cortina musical se llama sunshine y es de kevin mcleod.

    Ahora me despido, cuidense mucho, un abrazo y buen viaje!