lunes, 31 de agosto de 2009

Ep 51 4) La Ley del Minimo Esfuerzo

Hoy continuamos con la cuarta de las 7 Leyes Espirituales del Éxito, según el libro del mismo nombre escrito por Deepak Chopra. Ya vimos la 1) Pura Potencialidad, 2) Dar y Recibir y 3) Karma. En este episodio revisaremos la cuarta, que es La Ley del Mínimo Esfuerzo.

Esta ley se basa en el hecho de que la inteligencia de la naturaleza funciona con facilidad, sin esfuerzo, es el principio de acción mínima, de no resistencia. Es el principio de la armonía y el amor. Cuando aprendemos esta lección de la naturaleza, podemos satisfacer fácilmente nuestros deseos.

Si observas cómo trabaja la naturaleza, te darás cuenta de que se utiliza el mínimo esfuerzo posible. El pasto no trata de crecer, sencillamente crece. Los peces no tratan de nadar, simplemente nadan. Las flores no tratan de florecer, florecen. Los pájaros no tratan de volar, vuelan. Esto es su naturaleza intrínseca. La tierra no trata de girar sobre su eje; es la naturaleza de la tierra girar y trasladarse por el espacio. Es la naturaleza de los bebés vivir en la dicha. Es la naturaleza del sol brillar. Es la naturaleza de las estrellas centellear y resplandecer. Y es la naturaleza humana hacer que nuestros sueños se manifiesten en forma física, fácilmente y sin esfuerzo.

En la ciencia védica, la antigua filosofía de la India, este principio se conoce como el principio de economía de esfuerzo, o “haz menos y logra más”. Finalmente se llega al estado en el que no haces nada y logras todo. Esto significa que sólo hay una débil idea, y luego la manifestación física de la idea llega sin esfuerzo. Lo que comúnmente se toma por un “milagro” es en realidad la expresíón de la Ley del Mínimo Esfuerzo.

La inteligencia de la naturaleza funciona sin esfuerzo, sin fricción, espontáneamente. Es no-lineal, intuitiva, holística, y nutriente.y cuando estás en armonía con la naturaleza, puedes hacer uso de la Ley del Mínimo Esfuerzo.

El mínimo esfuerzo es gastado cuando tus acciones están motivadas por el amor, porque la naturaleza es sostenida por la energía del amor. Cuando buscas poder y control sobre otras personas, malgastas energía. Cuando buscas dinero o poder para satisfacer a tu ego, estás gastando energía en la búsqueda de la ilusión de la felicidad, en lugar de disfrutar la felicidad en el momento. Cuando buscas dinero sólo para tu ganancia personal, cortas el flujo de energía hacia ti mismo, e interfieres con la expresión de la inteligencia de la naturaleza. Cuando tus acciones son motivadas por el amor, tu energía se multiplica y acumula – y este exceso de energía que generas se puede canalizar para crear cualquier cosa que quieras, incluyendo riquezas ilimitadas.

Puedes pensar en tu cuerpo físico como un dispositivo para controlar energía: puede generar, almacenar y gastar energía. Si aprendes a hacer esto de una manera eficiente, entonces puedes crear cualquier cantidad de riquezas. La atención al ego consume la mayor cantidad de energía. Cuando tu punto de referencia interno es el ego, cuando buscas poder y control sobre otras personas o buscas aprobación de otros, estás derrochando tu energía.

Cuando esta energía es liberada, puede ser recanalizada y usada para crear cualquier cosa que desees. Cuando tu punto de referencia interno es tu espíritu, cuando eres inmune a la crítica y no le temes a ningún desafío, puedes canalizar el poder del amor y usar la energía creativamente para crear una experiencia de abundancia y evolución.

En El Arte de Soñar, Don Juan le dice a Caros Castañeda, “… la mayor parte de nuestra energía se gasta en defender nuestra importancia… si fuéramos capaces de perder algo de esa importancia, dos cosas extraordinarias nos pasarían: una, liberaríamos a nuestra energía de tratar de mantener la ilusión de nuestra grandeza; y dos, nos proporcionaríamos a nosotros mismos energía suficiente para atisbar un poco de la verdadera grandeza del universo.”

La Ley del Mínimo Esfuerzo tiene tres componentes – tres cosas que puedes hacer para poner en acción el principio de “haz menos y logra más”. El primer componente es la aceptación, que simplemente significa que hagas un compromiso: “Hoy aceptaré a la gente, situaciones, circunstancias, y eventos tal como ocurran”. Esto significa que sabré que este momento es tal como debe ser, porque el universo entero es tal como debe ser. Este momento – el que estás viviendo ahora, justo en este momento – es la culminación de todos los momentos que has experimentando en el pasado. Este momento es como es porque el universo entero es como es.

Cuando luchas contra este momento, estas luchando en realidad contra el universo entero. En vez, puedes tomar la decisión de que hoy no vas a luchar contra el universo luchando contra este momento. Esto significa que tu aceptación de este momento es total y completa. Aceptas las cosas tal como son, no como tu quisieras que fueran en este momento. Es importante entender bien esto. Puedes desear que las cosas sean diferentes en el futuro, pero en este momento tienes que aceptar las cosas como son.

Cuando te sientes frustrad@ por una persona o situación, recuerdo que no estás reaccionando a la persona o situación, sino que a tus sentimientos hacia la persona o situación. Estos son tus sentimientos, y por lo tanto no son culpa o responsabilidad de otros. Cuando reconoces y comprendes esto completamente, estas list@ para hacerte responsable de cómo te sientes y cambiarlo. Y si puedes aceptar las cosas coo son, estas list@ para hacerte responsable de tu situación de todos los eventos que ves como problemas.

Esto nos lleva a la segunda componente de la Ley del Mínimo Esfuerzo: responsabilidad. Qué significa esto? No culpar a nadie ni a nada por tu situación, incluyéndote a ti mism@. Habiendo aceptado esta circunstancia, este evento, este problema, responsabilidad significa la capacidad de tener una respuesta creativa a la situación tal como es ahora. Todo problema contiene la semilla de oportunidad, y esta consciencia hace que tomes el momento y lo transformes en una situación o cosa mejor.

Una vez que haces esto, cada situación que consideres molesta se convertirá en una oportunidad para la creación de algo nuevo y hermoso, cada torturador o tirano se transformará en tu maestro. La realidad es una interpretación, y si eliges interpretar la realidad de esta manera, tendrás muchos maestrosa tu alrededor y muchas oportunidades para evolucionar.

Cada vez que te confrontes con un tirano, tortura, maestro, amigo o enemigo (todos significan lo mismo) recuerda, “Este momento es tal como debe ser”. Cualquier relación que hayas atraído a tu vida en este momento es precisamente lo que necesitas en tu vida en este momento. Hay un significado oculto detrás de todo evento, y este es servir a tu propia evolución.

El tercer componente de la Ley del Mínimo Esfuerzo es vulnerabilidad, que significa que tu consciencia es establecida en vulnerabilidad, y que has renunciado a la necesidad de convencer o persuadir a otros de tu punto de vista. Si observas a las personas a tu alrededor, verás que gastan el 90% de su tiempo defendiendo sus puntos de vista. Si simplemente renuncias a la necesidad de defender el tuyo, ganarás acceso a cantidades enormes de energía que de otra manera se estaría perdiendo.

Cuando te pones a la defensiva, culpas a otros, y no aceptas ni te rindes al momento, tu vida se encuentra con resistencia. Cada vez que encuentres resistencia, reconoce que si fuerzas la situación la resistencia sólo aumentará. No quieres estar rígido como un roble alto que se quiebra y colapsa en la tormenta. Por el contrario, quieres ser flexible, como los juncos que se doblan en la tormenta y sobreviven.

Desiste completamente de defender tu punto de vista. Cuando no tienes un punto de vista que defender, no permites que nazca una discusión. Si haces esto consistentemente – si dejas de pelear y resistir – vas a experimentar completamente en l presente, que es un regalo. Alguien una vez me dijo, “el pasado es historia, el futuro es un misterio, y este momento es un regalo. Por eso a este momento se le llama ‘el presente’.”

Si aceptas el presente y te haces uno con él, y te fundes con él, experimentarás un fuego, un resplandor, un brillo de éxtasis pulsando en cada ser viviente. Cuando comienzas a experimentar esta euforia del espíritu en todas las cosas vivientes, la dicha nacerá dentro de ti, y te despojarás de las terribles cargas de estar a la defensiva, del resentimiento y del dolor. Solo entonces te harás alegre, despreocupad@, feliz, y libre.

En esta libertad simple y alegre, sabrás sin ninguna duda en tu corazón de que lo que deseas está disponible para ti en cualquier momento que lo desees, porque tu deseo será desde el nivel de la felicidad, no desde el nivel de la ansiedad y el miedo. No necesitas justificarlo, simplemente declara tu intención y experimentarás satisfacción, gozo, felicidad, libertad, y autonomía en cada momento de tu vida.

Haz un compromiso de seguir el camino de no resistencia, que es el camino a través del cual la inteligencia de la naturaleza se despliega espontáneamente, sin fricción ni esfuerzo. Cuando logras esta exquisita combinación de aceptación, responsabilidad y vulnerabilidad, experimentaras el flujo de la vida con facilidad y sin esfuerzo.

Cuando te mantienes abiert@ a todos los puntos de vista – no adhiriéndote rígidamente a sólo uno – tus sueños y deseos fluirán con la naturaleza. Entonces puedes soltar tus intenciones, sin apego, y simplemente esperar el momento apropiado para que tus deseos se hagan realidad. Puedes estar segur@ de que cuando el momento sea el correcto, tus deseos se manifestarán. Esta es la Ley del Mínimo Esfuerzo.

Para poner en práctica la Ley del Karma, Deepak Chopra nos recomienda los siguientes pasos:

1) Practicaré la Aceptación. Hoy aceptaré a la gente, situaciones, circunstancias, y eventos tal como ocurran”. Sabré que este momento es tal como debe ser, porque el universo entero es tal como debe ser. No lucharé contra todo el universo luchando contra este momento. Mi aceptación es total y completa. Acepto las cosas como son en este momento, no como yo quisiera que fueran.

2) Habiendo aceptado las cosas como son, tomaré Responsabilidad por mi situación y por todos los eventos que veo como problemas. Se que asumir mi responsabilidad significa no culpar a nada ni nadie por mi situación (esto me incluye a mí mism@). También sé que cada problema es una oportunidad disfrazada, y que estar alerta a la oportunidad me permite tomar este momento y transformarlo en un mayor beneficio.

3) Hoy mi consciencia se mantendrá vulnerable. Renunciaré a la necesidad de defender mi punto de vista. No sentiré necesidad de convencer o persuadir a otros de aceptar mi punto de vista. Me mantendré abiert@ a todos los puntos de vista y no me apegaré a ninguno de ellos.

Esta ley está muy relacionada con el Ep anterior, número 50, “Bienvenido al Mundo, Bienvenido a la Vida!” asi que no me voy a extender en mis comentarios, además que ya está bastante largo y no quiero abusar de tu tiempo.

Sólo me quiero quedar con las ideas de aceptación, responsabilidad y vulnerabilidad, para que las tengas presentes en todo momento.

La próxima ley es la número 5, Ley de Intención y Deseo.

Por ahora me despido con un abrazo, hasta la próxima y buen viaje!!!

jueves, 20 de agosto de 2009

Ep 50: Bienvenido al Mundo, Bienvenido a la Vida!!!

El tema de hoy es Bienvenido al Mundo, Bienvenido a la Vida!!! La idea es disfrutar y aprovechar las experiencias que nos da la vida. Ser conscientes de ellas, de que cada una de ellas es un regalo, que nos permite tal vez vivir una emoción nueva, o una emoción antigua y agradable, o que nos regala una reflexión, o experimentar la belleza, la simplicidad, la complejidad de la naturaleza; o nos permite conocer un aspecto de alguien o de algo que nunca habíamos visto antes.

Como hemos conversado antes, acá es importante no catalogar las experiencias que nos da la vida como buenas o malas, porque en verdad no sabemos, nunca tenemos en el momento toda la información necesaria para hacer ese juicio valórico y además muchas veces es más lo que nos perjudica que lo que nos ayuda el hacerlo.

Lo primero y lo básico es ser conscientes, es darnos cuenta de las cosas que nos pasan, observar y observarnos, ser testigos de nuestra vida en realidad; y no que la vida nos pase por encima como una aplanadora mientras nosotros estamos demasiado aturdidos, o adormecidos, o embobados con la TV, o distraídos para darnos cuenta.

Para eso a veces tenemos que parar un poco. La vida de hoy es muy rápida, muy acelerada y es muy fácil dejarse llevar por esa inercia, por el ritmo de la vida diaria. Necesitamos detenernos, respirar profundo un par de veces, oxigenar nuestro cuerpo, levantar la vista y sencillamente ver a nuestro alrededor. Muchas veces miramos sin ver realmente. Necesitamos ver, notar, a la gente, las cosas, el paisaje, detenernos un poco.

No sé donde estarás en este momento, mientras escuchas la Ruta, algunos escuchan en su pieza, acostados antes de dormir, otros en el gimnasio, o en el bus o metro o auto camino al trabajo, donde sea que estés, respira profundo, otra vez, siente el aire entrando a tus pulmones, siente tu cuerpo, reconócelo. No trates de cambiar automáticamente tu postura, primero reconoce como está tu cuerpo y luego encuentra la posición que te acomode más. Levanta la vista y mira a tu alrededor, ve, nota, reconoce que hay a tu alrededor, si hay otras personas y haces contacto visual, sonríeles. Si estás al aire libre, mira y ve lo que hay, hay vegetación? Es de día, de noche? Como es el paisaje? Hay animales? hay casas? Edificios? No es asombroso lo que el hombre es capaz de construir? Que sonidos escuchas? No los catalogues como buenos o malos, como agradables o desagradables, siéntelos primero. Sientes algún olor? Como está la temperatura? Conéctate con tu entorno. Hazte presente en el momento y en el espacio en que estás justo en este momento. Trata de no pensar en lo que vas a hacer más tarde, o mañana, o en lo que debiste haber hecho más temprano, o donde debías haber estado, o lo que deberías estar haciendo ahora. Estar presente en este momento es clave para vivir la vida plenamente y para poder sacarle el máximo provecho. Ustedes saben que yo soy super fanática del slogan de Nike que dice “Just Do It”, pero a veces es necesario cambiarlo por “Just Be”, “Sólo Sé”.

No catalogues lo que ves, sientes, hueles, notas, como bueno o malo, ni ninguna otra etiqueta. Nosotros los seres humanos experimentamos el mundo y la vida a través de la interpretación que hacemos de nuestro entorno y a veces es difícil darnos cuenta de que son nuestras interpretaciones y no son características inherentes a los objetos, circunstancias, o personas. Es muy fácil creer o tener la ilusión de que el mundo allá afuera realmente es cómo nosotros lo juzgamos, pero en realidad el mundo sencillamente es, y nosotros somos quienes le damos significado. Por ejemplo, un día de lluvia, sencillamente es, y para algunas personas puede ser un día perfecto, ideal para salir a caminar y reflexionar o para disfrutar en casa comiendo algo rico y conversando junto al fuego, mientras que para otros puede ser una desgracia que arruine sus planes, deprimente, triste. Un perro simplemente es, pero para unas personas puede ser su mejor amigo, amor incondicional, compañía, juego, etc. Mientras que para otras personas puede ser miedo, peligro, amenaza.

Un viaje sencillamente es un viaje, pero puede representar para alguien un sueño cumplido, oportunidad de disfrutar, conocer, relajarse, divertirse, aprender, y para otra persona puede ser estrés, peligro, miedo de volar, cansancio, etc. Una persona es como es, y a alguien le puede parecer la persona más simpática, divertida y agradable del mundo, mientras a otra persona le puede parecer molesta, inmadura, desagradable.

El catalogar las cosas, personas, circunstancias, etc. Y ponerles etiquetas bueno, malo, lindo, feo, agradable, desagradable, rico, malo, amenazante, etc, es algo muy personal, que habla más de nosotros mismos que de lo que creemos que estamos hablando. Si bien el hacer esto es natural y parece inevitable, no lo es, podemos controlarlo. Por qué queremos controlarlo?




La manera en que catalogamos nuestro entorno, configura el mundo en que vivimos. El mundo allá afuera es simplemente… pero nuestra interpretación de él configura y limita o habilita las experiencias posibles para nosotros en el mundo. Si creemos que un viaje es peligroso, es poco probable que lleguemos a tener esa experiencia, si creemos que un perro es una amenaza, no llegaremos a tener la oportunidad de convivir y relacionarnos con un perro, si creemos que algo o alguien es atractivo, lo más probable es que sí logremos tener esa experiencia.




Además a veces ocurre que la interpretación o la expectativa que tenemos finalmente no coincide con la experiencia que tenemos y eso puede ser desconcertante o frustrante, o que nuestra idea preconcebida no nos permita sacar provecho o una mejor experiencia de lo que nos pasa. No esperes que las cosas pasen como tu quieres que pasen, acepta lo que pasa tal como es, y agradece la oportunidad que viene con cada vivencia. Cada vez que te encuentras con alguien, o te pasa algo, es una oportunidad para conocerte, para conocer tus formas de reaccionar, para conocer a las otras personas y sus formas de reaccionar y ampliar tu gama de experiencias posibles en el mundo.

Una vez que te has hecho consciente de este momento, que te has conectado con el presente, que estás sencillamente siendo aquí y ahora, sin juzgar lo externo a ti, puedes comenzar a diseñar nuevas vivencias para el futuro, tuyo y de quienes te rodean. Vivencias que aporten felicidad, bienestar, paz, aprendizaje, evolución, abundancia; vivencias que te acerquen cada vez más a la vida de tus sueños.

Bueno, llegamos al final de este episodio. Hace tiempo que no hago esto, pero quería pedirte, si es que te gusta este programa, este episodio, o La Ruta en general, que me recomiendes con otra gente. No sé que método usas tú, pero me han llegado preguntas de gente que ve el blog y piensan que sólo se puede bajar los episodios vía iTunes, pero esto no es así. iTunes es una forma de escuchar, otra forma es acá en el blog http://larutadelavidapodcast.blogspot.com hay un player, y estamos en varios directorios de podcasts, como ejemplo pueden ir a http://www.blubrry.com/larutadelavida/. Por favor, si creen que este podcast le puede servir a otra persona, les pido que lo recomienden. También, si pudieran darme un review en iTunes, eso le sirve a otras personas cuando están buscando un podcast, si tiene buenos reviews, los orienta para decidirse a escuchar.

Te recuerdo que si tienes cualquier pregunta, comentario, feedback, sugerencia, crítica, etc, el mail es larutadelavida@gmail.com, puedes dejar un mensaje acá en el blog, y también está twitter.com/larutadelavida
Ahora sí me voy, que tengas una súper buena semana, conéctate con el mundo, conéctate con tu vida, un abrazo y buen viaje!

miércoles, 12 de agosto de 2009

Ep 48: Ser Valiente

Hace 2 episodios hablamos del miedo, de cómo el miedo nos podía paralizar y también cómo a veces lo podíamos aprovechar y podía ser un estímulo, una motivación para lograr algo que queremos. Para complementar esa conversación, hoy quiero hablar del Valor, Coraje, Valentía. Para empezar, veamos como siempre la definición según Wikipedia: “El coraje es una virtud humana, que se puede definir como la fuerza de voluntad que puede poseer una persona para llevar adelante una acción a pesar de los impedimentos. Dichos impedimentos generan miedo, el coraje es la habilidad de sobreponerse a dichos miedos y perseverar con la acción que se pretendía realizar.”

Hay una escena en una película que se llama Tres Reyes, donde actúan George Clooney, Spike Jonze y Mark Whalberg que me quedó dando vueltas. Es un diálogo entre Archie, el personaje de George Clooney, y Conrad, el de Spike Jonze, donde Archie dice: Tienes miedo, verdad?, puede ser, dice Conrad. Esto funciona así, dice Archie, primero haces la cosa de la que tienes miedo, y consigues el coraje DESPUES de hacerlo, no antes de hacerlo. Suena bastante estúpido, dice Conrad, debería ser al revés. Archie contesta: Lo sé, pero así es como funciona.

La verdad es que hasta ahora, no me había hecho mucho sentido este diálogo, pero no sé por qué me quedó dando vueltas. Y ahora lo encuentro súper bueno! Es una manera de no quedarse pegado en el miedo, de tomar acción, de hacer eso a lo que le tienes miedo ahora y luego preocuparte de conseguir el valor para hacerlo. Y el truco es que una vez que lo hiciste, ya tienes el valor que necesitabas! Es genial!

Por otro lado, si es algo que nunca has hecho, en realidad no sabes cuanto o qué tipo de coraje o valentía vas a necesitar. Y a quién no le ha pasado, o cuántas veces no nos ha pasado que hay algo que te da mucho miedo hacer, y no te atreves, y dudas, y finalmente, cuando logras juntar el valor y lo haces… te das cuenta de que no era para tanto, que no era tan difícil o terrible como pensabas. Muchas veces sufres con la anticipación de lo que podría pasar, con el rollo mental de lo que podría resultar, que con la experiencia misma. Por eso me gusta el approach de “hacerlo primero, juntar el valor después”.

Yo creo, es mi opinión personal, que venimos a este mundo para experimentar la vida, para vivir diferentes experiencias, diferentes emociones, para explorar todo el rango de experiencias posibles que nos ofrece el potencial infinito de la vida. Es más, yo lo veo como un deber. Si no estás de acuerdo, comparte tu punto de vista acá en el blog, o mandando un mail a larutadelavida@gmail, o en twitter.com/larutadelavida. Volviendo al tema, como yo lo veo, es que no ser valientes, es un lujo que no nos podemos dar. Cuanto tiempo vamos a estar en esta vida, 90 años, si tenemos suerte. No podemos darnos el lujo de que el miedo nos gane y nos impida vivir todas las experiencias que la vida tiene para ofrecernos!

Ayer me tocó correr 22,5 Km. Es la mayor que he corrido desde que empecé a entrenar (y es apenas la mitad de lo que tendré que correr en Chicago en octubre). La verdad es que tenía bastante miedo. Estuve toda la semana como nerviosa, haciéndome la tonta, pensando en otras cosas, pero con el miedo ahí por debajo, las dudas, lo lograré? Podré hacerlo realmente? gracias a Dios, ya tengo el hábito de salir de mi casa a trotar, salir ya no me cuesta tanto. Y luego empecé a correr, y la verdad es que el coraje lo tuve después, cuando terminé, y me di cuenta que sí podía.

Una cosa que me sirve a mí para ser valiente es pensar en lo que pierdo si no hago lo que me da miedo hacer. Y no estoy diciendo que todos tengamos que saltar en paracaídas, o tirarnos en bungee, o nada extremo, no me refiero a eso cuando digo que la idea de la vida es vivir todas las experiencias que se nos presentan.

Pero hay muchas cosas para las que se necesita ser valiente , dependiendo de la persona, y que si lo logramos nuestra vida puede parecerse mucho más a la vida de nuestros sueños.
Por ejemplo, puedes necesitar ser valiente para hablar con una persona desconocida que te gustaría conocer, para salir de tu zona de confort, para expresar lo que te gusta y lo que no, para poner tus límites, para hacerte respetar, para pedir ayuda, para pedir disculpas, para aprender algo nuevo, se necesita ser valiente para reconocer que se tiene miedo. Muchas veces tenemos miedo de la confirmación de que no podemos hacer algo, y por eso ni si quiera lo intentamos, y así vivimos eternamente en la duda.

Una ventaja importante de ser valiente, o un efecto secundario tal vez, es que puedes inspirar a otros a hacer lo mismo. Si ves que alguien cercano a ti o parecido a ti se la juega por lo que quiere, te das cuenta que tu también puedes, así ser valiente es contagioso.

Qué cosa te gustaría hacer a ti pero te da miedo, que si fueras valiente lo podrías hacer? Qué cosa crees que no puedes hacer pero te gustaría demasiado? Qué puede pasar si no te resulta? Te darías por vencido a la primera o seguirías intentándolo?

Esta semana elige 1 cosa que crees que no puedes hacer, pero que te gustaría mucho hacer, y hazla! Después de hacerla juntas el valor que necesitas, pero primero hazla. Puede ser una cosa chica, algo que hace tiempo tengas ganas de hacer y que no te hayas atrevido. Aprovecha esta oportunidad, puedes hacerlo ahora. Si no resulta tal como lo esperabas, al menos vas a haber aprendido una manera en la que no te funciona y puedes intentar otra. Y si te resulta, te felicito, estás más cerca aún de la vida de tus sueños!

Bueno, antes de irme te vuelvo a recordar las vías de comunicación, está el mail larutadelavida@gmail.com, acá mismo en el blog y también twitter.com/larutadelavida
Ahora sí me voy, que tengas una súper buena semana, sé valiente, un abrazo y buen viaje!

miércoles, 5 de agosto de 2009

Ep 47: 2) La Ley de Dar

Hoy continuamos con la segunda de las 7 Leyes Espirituales del Éxito, según el libro del mismo nombre escrito por Deepak Chopra. Para quienes se integran recién a la Ruta, les cuento brevemente que estamos revisando una a una las 7 leyes espirituales del éxito de Deepak Chopra. En este episodio revisaremos la segunda la que es La Ley de Dar.

Esta segunda ley, dice en el libro que se podría llamar también la Ley de Dar y Recibir, porque el universo opera en una dinámica de intercambio. Nada es estático. El cuerpo humano está en un intercambio dinámico y constante con el universo; la mente esta interactuando dinámicamente con el mente del cosmos; nuestra propia energía es una expresión de la energía cósmica.

El flujo de la vida no es otra cosa que una interacción armoniosa de todos los elementos y fuerzas que estructuran la existencia misma, y esta interacción en tu vida opera como la Ley de Dar. Debido a que tu cuerpo y tu mente y el universo están en un intercambio constante y dinámico, el detener la circulación de energía es como detener el flujo de la sangre. Cuando se detiene el flujo de la sangre, ésta se empieza a coagular, a estancar. Esta es la razón por la que tienes que dar y recibir para mantener la riqueza y la abundancia – o lo que sea que quieras en tu vida – circulando en tu vida.

El dinero es en realidad un símbolo de la energía vital que intercambiamos y la energía vital que usamos como resultado del servicio que le proveemos al universo. Otra forma de llamar al dinero es “moneda corriente”, que también refleja naturaleza de flujo que tiene esta energía.

Por esta razón, si detenemos la circulación del dinero – si nuestra única intención es acumular y guardar nuestro dinero – dado que es energía vital, también detendremos su circulación hacia nuestras vidas. Para poder mantener el flujo de dinero viniendo hacia nosotros, tenemos que mantener la energía circulando. Como un río, el dinero tiene que fluir, de otra manera se comienza a estancar, a coagular, a sofocar y muere su energía vital. La circulación lo mantiene vivo y vital.

A su vez, todas las relaciones que tenemos son de dar y recibir. Dar genera recibir, y recibir genera dar. Todo lo que sube tiene que bajar; lo que sale vuelve a entrar. En realidad, recibir es lo mismo que dar, porque dar y recibir son aspectos diferentes del flujo de energía en el universo. Y si detienes el flujo de uno de estos aspectos, interfieres con la inteligencia de la naturaleza.

Mientras más des, más vas a recibir, porque estarás manteniendo la circulación de la abundancia en tu vida. En efecto, todo lo que es valioso en la vida sólo se multiplica cuando se da. Aquello que no se multiplica al ser dado no vale la pena darlo ni recibirlo. Si en el acto de dar, sientes que has perdido algo, o si lo das de mala gana o con resentimiento, entonces no hay energía en tu dar, y por lo tanto no va a generar un aumento en aquello que estás dando.

Es la intención en tu dar y recibir lo más importante. La intención debe ser siempre crear felicidad para el que da y para el que recibe, así se generará el incremento. El retorno es directamente proporcional a lo que se da, si es que este acto es incondicional y desde el corazón. Por eso el acto de dar tiene que ser alegre – el estado mental tiene que ser uno en el que sientas alegría por el sólo hecho de dar. Entonces la energía tras tu acto de generosidad se incrementará muchas veces.

Practicar la Ley de Dar es en realidad muy simple: si tu quieres alegría, da alegría a otros; si quieres amor, aprende a dar amor; si quieres atención y estima y respeto, aprende a entregar atención y a estimar y a respetar a otros; si quieres abundancia material, ayuda a otros a lograr esta abundancia material. En realidad, la manera más fácil de obtener lo que tu quieres es ayudar a otros a obtener lo que ellos quieren.

Este principio funciona tanto para individuos, corporaciones, sociedades y países. Si quieres ser bendecido con todo lo bueno en la vida, aprende a bendecir silenciosamente a todo el mundo con todo lo bueno en la vida. Incluso el pensamiento de dar, el pensamiento de bendecir, o una simple oración tienen el poder de afectar a otros.

La mejor manera de poner en funcionamiento la Ley de Dar, es tomar la decisión de que cada vez que entres en contacto con alguien, con cualquier persona, les vas a dar algo. No tiene que ser necesariamente algo material; puede ser una flor, un cumplido, una oración. En realidad, las formas más poderosas de dar no son materiales. Los regalos de cariño, atención, afecto, respeto, y amor son algunos de los regalos más preciosos que puedes dar, y no te cuestan nada.

Cuando te encuentres con alguien, puedes mandarles una bendición silenciosa, deseándoles felicidad, alegría, risa. Este tipo de dar regalos en silencio es muy poderoso.

Una de las cosas que me enseñaron cuando niño, y también les enseñé a mis hijos, es nunca ir a la casa de alguien sin llevar algo. Tu podrías decir, “¿Cómo voy a dar algo a otros cuando en este momento no tengo suficiente ni para mí mismo?”. Puedes llevar una flor. Una flor. O una tarjeta que diga algo acerca de tus sentimientos hacia la persona que estás visitando. O un cumplido, o una oración.

Toma la decisión de dar, donde quiera que vayas, a quienquiera que veas. Mientras estés dando, vas a recibir. Mientras más des, más confianza ganarás en los milagrosos efectos de esta ley. Y mientras más recibas, también vas a poder dar más.

Nuestra verdadera naturaleza es de abundancia, porque la naturaleza soporta cada una de nuestras necesidades y deseos. No carecemos de nada, porque nuestra naturaleza esencial es de pura potencialidad e infinitas posibilidades. De esta manera, tienes que saber que ya en este momento inherentemente estás en abundancia, no importa cuán poco o mucho dinero tengas, porque la fuente de toda riqueza es el campo de pura potencialidad – es la conciencia que sabe como satisfacer cada necesidad, incluyendo la alegría, amor, risa, paz, armonía y conocimiento. Si buscas estas cosas primero – no sólo para ti mismo, sino que para otros – todo lo demás vendrá a ti espontáneamente.

Para poner en práctica la Ley de Dar, Deepak Chopra nos recomienda los siguientes pasos:

1. Adonde quiera que vaya, y con quienquiera que me encuentre, les daré un regalo. El regalo puede ser un cumplido, una flor, una oración. Hoy le daré algo a todas las personas con quienes tenga contacto, así comenzaré el proceso de circular alegría, riquezas y abundancia en mi vida y en la vida de otros.

2. Hoy recibiré con gratitud todos los regalos que la vida me ofrezca. Recibiré los regalos de la naturaleza: las luz del sol y el canto de los pájaros, o los chubascos de primavera o la primera nieve del invierno. También estaré abierto a recibir regalos de otros, ya sea en forma de cosas materiales, dinero, cumplidos, o oraciones.

3. Haré un compromiso de mantener las riquezas circulando en mi vida dando y recibiendo los regalos más preciosos: cariño, afecto, apreciación y amor. Cada vez que me encuentre con alguien, silenciosamente les desearé felicidad, alegría y risa.

Si estás escuchando esto, probablemente eres como yo, y te cuesta mucho menos dar que recibir, pero es importante que pongas en práctica las dos cosas, no sirve si eres de esas personas que sólo dan y no saben recibir, no vas a lograr vivir en la abundancia. Puede ser que te guste ayudar a otros, pero no aceptes ayuda de nadie, que siempre escuches los problemas de tus amigos, pero tu no les cuentes tus problemas a ellos, lo que sea… es importante que aprendas a recibir, a recibir con gratitud. De otra manera le estás enviando al universo el mensaje de que no quieres nada de lo que te ofrece, y tarde o temprano, esos regalos van a dejar de llegar a tu vida. Aprende a recibir, a decir gracias. Aprende a recibir un cumplido sin argumentar en contra. No te sientas en deuda, un simple gracias de corazón es suficiente.

La próxima ley que revisaremos será la Ley de Causa y Efecto.

Ahora me despido, feedback, preguntas, comentarios, críticas, larutadelavida@gmail.com, ácá en el blog, o en twitter.com/larutadelavida, @larutadelavida.

Un abrazo grande, hasta la próxima, buen viaje!

lunes, 3 de agosto de 2009

Ep 46: Miedo

Hoy quiero hablar de uno de los principales enemigos de nuestros sueños: el Miedo. Es una de las principales trabas y hace que nos paralicemos y no actuemos, y por consiguiente nos quedemos estancados.

Pero, ¿qué es el miedo? Según Wikipedia es una respuesta emocional frente a amenazas o percepción de peligro. Es un mecanismo básico de supervivencia que ocurre en respuesta a algún estímulo específico, tal como dolor o la amenaza de dolor. Algunos sicólogos han sugerido que el miedo pertenece a un pequeño conjunto de emociones básicas o innatas. Este conjunto también incluye otras emociones tales como alegría, tristeza y rabia. Se debe distinguir el miedo del estado emocional de la ansiedad; aunque están relacionados, la ansiedad ocurre típicamente sin una amenaza externa. Adicionalmente, el miedo está relacionado con comportamientos específicos de escape y evasión, mientras que la ansiedad es el resultado de amenazas que son percibidas como incontrolables o inevitables. Es importante mencionar que el miedo siempre se relaciona con eventos futuros, tales como el empeoramiento de una situación, la aparición de una situación no deseable, o la continuación de una situación que ya es inaceptable. El miedo varia en intensidad y puede ir desde la simple preocupación hasta el terror más intenso, pasando por la ansiedad, el horror, el pánico, y en ciertos casos extremos llega a ser fobia o paranoia. ¿Qué es lo que típicamente asusta o le da miedo a la gente? Entre los estímulos que generan miedo más nombrados, se encuentran las arañas, la enfermedad o la muerte, ser un fracaso, las alturas, estar solo, el futuro.

Pero hoy me quiero enfocar en el miedo como enemigo de la vida de nuestros sueños, por lo tanto me voy a referir al miedo que nos hace paralizarnos, no tomar acción, no hacer cambios o dar saltos que podrían significar grandes avances en nuestras vidas, sencillamente por temor a lo que puede pasar o no pasar en caso de que lo hagamos.

Siempre es más fácil quedarse en la situación en que uno está y no hacer cambios, por lo general tememos lo desconocido y muchas veces somos capaces de soportar situaciones lejos de deseables o aceptables, sólo por el miedo que consciente o inconscientemente nos provoca el hacer algo por cambiar dicha situación.

Pero veamos algunos de los miedos específicos que coartan nuestra felicidad, que nos impiden vivir la vida de nuestros sueños: miedo a lo desconocido, miedo a la pobreza, miedo a la crítica (a ser criticados), miedo a perder el amor o a perder a alguien (esto no se refiere exclusivamente al amor de pareja), miedo al fracaso, miedo al éxito (que hicimos un episodio completo al respecto, el n° 34 Temor al Éxito).

A veces el temor nos ayuda, nos induce a la acción, en estos casos, un poco de miedo es bueno. Por ejemplo, en mi caso, uno de mis miedos más grandes, es que pase el tiempo, y no hacer nada que me haga sentido, me haga sentir que valió la pena, que aproveché ese tiempo. Llegar al final de mi vida, y mirar para atrás y sentir que no hice nada que valiera la pena, o que no hice nada por alcanzar mis sueños. Quiero sentir que cada día que cada año contó. Ese es uno de mis miedos y por eso para mí es importante ponerme objetivos, y metas y hacer planes y cumplirlos. En este caso, mi miedo me ayuda, me moviliza.

El miedo a la pobreza nos puede ayudar e incentivar a buscar maneras de generar ingresos y riquezas y puede ser una ventaja, a no ser de que se convierta en un miedo tan grande que nos haga acumular riquezas e interrumpir el flujo de abundancia, lo que finalmente nos llevará al estancamiento de nuestras riquezas y eventualmente e irónicamente a la misma pobreza que temíamos.

Pero cuando el miedo es paralizante, cuando no somos capaces de tomar una decisión por miedo, es cuando tenemos que buscar maneras de superarlo. Por ejemplo, con el miedo a lo desconocido, una de las cosas que a mi me sirve es pensar, realistamente, qué es lo peor que podría pasar, a veces ayuda conversarlo con alguien, cuando uno mira la situación más fríamente, y con la ayuda de alguien y racionalmente es más fácil darse cuenta que en realidad, nada tan terrible puede pasar.

El miedo a la crítica, ese es uno de mis miedos también. Yo creo que a todos nos gusta que nos quieran, todos queremos agradar, pero para mí ha sido un temón! De hecho, uno de los temores que tuve antes de empezar a la Ruta, era justamente la crítica (y todavía lo es un poco). Siempre hay gente que no va a estar de acuerdo, o que no le va a gustar lo que digas, y que te lo va a hacer saber. Yo creo que es importante aceptarlo y apreciarlo. De hecho cuando me di cuenta de que el hecho de que alguien me diga sus críticas es un regalo, se me hizo más fácil lidiar con ese miedo.

El miedo al fracaso, también uno de mis grandes miedos hasta hace un tiempo. Lo que me ha ayudado a mí es entender que el fracaso es una interpretación que uno hace de lo que le pasa. Por lo tanto depende de cómo uno se viva las situaciones. Hay una cita de Napoleon Hill, del libro, Piensa y Hazte Rico, que dice: “Nadie puede ser derrotado nunca mientras no acepte la derrota como una realidad”.

Bueno, ¿cuales son tus miedos?, ¿te están ayudando a avanzar?, ¿te sirven como motivación para ponerte en movimiento, o te paralizan?, ¿qué puedes hacer, ya que te das cuenta cuales miedos te sirven y cuales no, para seguir avanzando?

Feedback, preguntas, comentarios, críticas, larutadelavida@gmail.com, ácá en el blog, o en twitter.com/larutadelavida, @larutadelavida.

Por ahora me despido, te mando un abrazo grande, que tengas una super buena semana y buen viaje!