domingo, 31 de mayo de 2009

Ep 37: Estar en Forma!

El tema de hoy es bien práctico y se trata estar en forma, y lo importante de incorporar el ejercicio físico permanentemente en la vida diaria. Tu podrás preguntar, qué tiene que ver el ejercicio con la vida de tus sueños, de hecho, es posible que la vida de tu sueños justamente sea una vida sin ejercicio físico, sólo con descanso! Pero la verdad es que el ejercicio físico te puede ayudar de muchas maneras a llevar una vida más feliz y vamos a ver por qué.


De nuevo voy a tomar algunas ideas de la página www.yeartosucces.com, que ya se las había comentado en el episodio pasado, y que voy a dejar de nuevo el link en el blog, y las voy a mezclar con otras ideas mías o que he escuchado y me han parecido razonables.


La mente, el cuerpo y el espíritu están conectados, y es un hecho que es ampliamente reconocido por doctores y científicos alrededor del mundo y se dice que nuestro exterior (el cuerpo) es un reflejo de nuestro interior (mente). Y es algo reconocido desde la antigüedad, Platón decía “Mente sana en cuerpo sano”


Existe una conexión bidireccional entre el cuerpo y la mente o el espíritu. Muchas veces si estamos con mucho estrés por el trabajo o cualquier otra situación personal, eso se traduce en alguna enfermedad física, una alergia en la piel, alguna roncha, dolores de cabeza, de estómago, colon irritable, o bajan nuestras defensas y nos agarramos algún virus que ande por ahí.


Estar “en forma” puede significar algo diferente para cada persona, pero en  lo esencial se refiere al estado en el que tu cuerpo y tu mente funcionan en su nivel óptimo. No significa que tengas que parecer fisicoculturista o modelo necesariamente. Estar en forma no tiene que ser difícil. Si consideras el tiempo de dedicación especial que vas a necesitar dedicarle puede ser tan poco como 20 minutos, 3 veces a la semana, que sería lo necesario para ejercitar el cuerpo, y digo de dedicación especial, en el caso de que no tengas incorporado ya en este momento algún tipo de ejercicio a tu rutina. Lo otro necesario para estar en forma, aparte del ejercicio es una dieta adecuada, pero no debiera tomarte más tiempo del que ya le dedicas a comer, o incluso menos!


Por qué debiera interesarte estar en forma? Algunas de las razones que se dan en www.yeartosuccess.com y con las que estoy 100% de acuerdo son:


Más energía: Gastar energía genera más energía. Si ejercitas en la mañana te permitirá comenzar el día con más energía, más alerta y sin necesidad de cafeína.

Reduce el riesgo de enfermedades cardiacas: Las enfermedades cardiacas son una de las principales causas de muerte hoy en día en el mundo occidental.

Manejo efectivo del estrés: El ejercicio físico es probablemente la herramienta favorita que recomiendan los doctores para manejar el estrés. El ejercicio regular hace difícil que acumules tensión y estrés.

Longevidad: Vive una vida más larga y saludable protegiendo tu cuerpo contra diferentes enfermedades que de otro modo podrían disminuir la calidad y duración de tu vida.

Mejora la función cerebral: Hace que puedas pensar con mayor claridad.

Mejora tu vida social: La gente siente atracción por personas que están en forma por la misma razón por la que se sienten atraídos por gente positiva, estar en forma es una cualidad atractiva.

Mejora tu autoestima: Si eres una de esas personas a las que no les gusta lo que ven en el espejo, date cuenta de que 1) probablemente estás siendo demasiado duro contigo mismo y 2) puedes hacer algo para mejorar tu apariencia si es que no te gusta. Estar en forma es una manera de mejorar tu autoestima desde afuera hacia adentro.

Reduce enfermedades: Fortalece tu sistema inmunológico manteniéndote en forma.


Como decíamos antes, hay 2 aspectos que se conjugan para estar en forma, uno es el ejercicio y el otro es la alimentación o nutrición. Dentro del ejercicio, recuerda combinar ejercicios aeróbicos (como caminar, trotar, andar en bicicleta) y de resistencia o anaeróbicos, que ayudan a fortalecer tus músculos, como las pesas, los abdominales, las sentadillas, flexiones, etc. Es necesario combinar los dos tipos de ejercicios más una nutrición adecuada para tener un buen estado físico general.


Hay muchas maneras para ponerte en forma, puedes tomar clases de aerobica, danza, salir a trotar, ir a un gimnasio, etc, algunas formas son gratis y otras pueden costar mucho dinero. Ajústate a tu presupuesto y a tus horarios de manera de lograr una rutina que te motive, pero que sea sostenible en el tiempo.


Recuerda  que tu mente no puede sobrevivir sin tu cuerpo. Cuida tu cuerpo y tu cuerpo te va a cuidar a ti. 

Díganme si les gustan los temas que escuchan acá, si les parecen relevantes, si les hacen algún sentido o no.


Ahora te dejo hasta la próxima, cuida tu estado físico, un abrazo y buen viaje!

miércoles, 27 de mayo de 2009

Ep 36: La Decisión es Tuya!

El tema de hoy busca que seamos más conscientes del poder que tenemos para elegir en general y en la vida, y de cómo asumir la responsabilidad por nuestras elecciones nos acerca a la vida de nuestros sueños.


De nuevo voy a tomar algunas ideas de la página www.yeartosucces.com, que ya se las había comentado en el episodio pasado, y que voy a dejar de nuevo el link en el blog, y las voy a mezclar con otras ideas mías o que he escuchado y me han parecido razonables.


Lo primero es darnos cuenta de que donde sea que estemos hoy, ya sea que estamos “bien” o “mal”, más o menos cerca de donde queremos estar, como sea, es un resultado de las decisiones que hemos tomado en el pasado, hasta ahora. Estas decisiones pueden ir desde lo más pequeño, como por ejemplo qué desayunar, o que hacer el fin de semana, hasta decisiones más grandes como qué es lo que queremos hacer el resto de nuestras vidas. Cada uno de nosotros nació con el don del libre albedrío y tenemos derecho a escoger nuestro destino a través de una serie de decisiones a lo largo de la vida. Tenemos que aceptar que la responsabilidad de quienes somos y donde estamos hoy es nuestra y entender que, a excepción de algunas influencias externas fuera de nuestro control, estamos donde estamos debido a las decisiones que hemos tomado.


Yo sé que a veces cuesta aceptar esto, el ego se resiste, ese ser interior al que le gusta o le queda más cómodo jugar de víctima que hacerse responsable. Qué pasa con las decisiones que parecen más “obligatorias” como ir al trabajo, tal vez tienes una familia que mantener y no puedes realmente decidir si ir o no, “tienes” que ir, si no vas, te despiden. Pero la verdad es que en ese mismo caso, tú estás decidiendo no faltar al trabajo y que no te despidan.


La decisión de faltar a tu trabajo es tuya y tu tendrías que aceptar las consecuencias si la tomaras. Hay gente que la misma situación tal vez tomaría la decisión de faltar a su trabajo y perderlo. Incluso en el caso extremo en que alguien tuviera una pistola apuntando a tu cabeza, tu igual tendrías la opción de hacer lo que te piden, o que te disparen. Las opciones siempre están ahí y la decisión siempre es tuya.


Que pasa con una persona que es atropellada por un bus? Bueno, obviamente, no eligió ser atropellada, pero si logró sobrevivir, tiene la opción de elegir cómo vivir, como interpretar la situación que le tocó vivir. Una opción es que puede pasarse el resto de su vida sintiéndose una víctima, absolutamente miserable y preguntándose “por qué yo?”, o puede hacerse millonario escribiendo el Best Seller “La Vida Después de ser Atropellado por un Bus” y ayudar a muchas otras personas que hayan vivido una situación similar. Si bien no siempre podemos elegir lo que nos pasa o lo que pasa  nuestro alrededor, sí podemos elegir cómo lo vivimos.


Una persona exitosa entiende bien este concepto y entiende que sus propias decisiones la hacen quien es hoy y que SIEMPRE puede elegir, si bien no todo lo que le pasa o las circunstancias externas en que se mueve, sí puede elegir sus reacciones y cómo se mueve en su ambiente. Por eso, la invitación que te hago es a dejar de usar expresiones como “tengo que” hacer esto o aquello, “no tengo opción” sino que hacer esto… “no me queda otra”… siempre tienes opción, por lo que en lugar de esas expresiones di “Quiero” hacer esto… “elijo” …” prefiero”.. 


Pero siente como recuperas el poder, cómo recuperas el control para hacer de tu vida lo que quieras. Una vez que entiendes realmente que tu optas por hacer algo en lugar de tener que hacerlo, tu actitud se torna más positiva y logras ver los beneficios de hacerlo en lugar de enfocarte en lo negativo. Por ejemplo, en el caso del trabajo, si tu dices “quiero ir al trabajo” o “elijo ir al trabajo”, porque hacerlo significa que voy a recibir un sueldo, que me va a permitir mantener a mi familia, o irnos de vacaciones, o comprar una casa nueva, etc… te enfocas en lo positivo que trae ir a tu trabajo, mientras que si dices “tengo que ir”, “no me queda otra”, sólo te quedas con la sensación negativa, como de  que estás atrapado en tu trabajo sin poder hacer algo diferente. 


A mí me pasa mucho en mi trabajo, siempre hay gente quejándose, que no les gusta su sueldo, sus proyectos, su jefe, sus compañeros, su oficina, etc… pero nadie los obliga a estar ahí! No son víctimas de nadie más que de ellos mismos. Si no les gusta, tienen la opción de buscar otro trabajo que los satisfaga más. Pero al parecer, es más cómoda la situación de víctima, de no asumir la responsabilidad por su situación de vida. A mi me parece más bien triste que se les pasen los días, las semanas y los meses en un trabajo que al parecer los hace miserables, cuando la decisión de buscar un lugar donde se sientan más a gusto es de nadie más que ellos.


Otras personas te van a respetar por tu franqueza cuando seas más sincero y digas algo como “Prefiero”. Las palabras “Tengo que…” se usan con frecuencia como un mecanismo de defensa o como una excusa para no hacer algo. Por ejemplo, tu pareja te invita a pescar el próximo sábado, a ti te aburre infinitamente la pesca, entonces le dices “gracias, pero tengo que ir al bingo de mi vecina…”. En realidad, prefieres ir al bingo, que ir a pescar!


Tarea para todos (me incluyo), dejar de lado las palabras “tengo que” y reemplazarlas por “prefiero” o “quiero” o “elijo”, todas  las veces que podamos. Esto nos va a ayudar a entender que siempre tenemos una opción y a hacernos más responsables y retomar el control de nuestras vidas. Además, los demás nos van a respetar y apreciar más por nuestra honestidad.

Bueno, llegó la hora de despedirme, hasta la próxima, recuerda que siempre tienes opciones de donde elegir, un abrazo y buen viaje!

viernes, 22 de mayo de 2009

Ep 35: Cumple tu Palabra y tus Compromisos: La Mejor Excusa es la Que NO se Hace

Hoy nos vamos a enfocar en una cosa en particular que puede cerrarte puertas, o abrírtelas si aprendes la mejor manera de hacerlo. Puede significar tu camino sin obstáculos hacia el éxito que buscas o tu estancamiento en donde no quieres estar…. Se trata de cumplir tu palabra, tus compromisos y aprender a no dar excusas.


Hay un artículo muy bueno al respecto de las excusas en la página que les comenté en el episodio pasado, www.yeartosuccess.com así que voy a dejar de nuevo el link en el blog, pero de todas maneras acá en el podcast voy a comentar algunas de las ideas de ese artículo, que traduje para ustedes. Aun no se si lo que hago es legal en términos de derechos de autor, pero me arriesgo porque creo que vale la pena.


Por definición, una excusa es una explicación que se ofrece para justificar alguna falta o para obtener perdón por alguna falta. En su verdadero significado entonces, una excusa no es realmente nada más que una razón. Pero una excusa se puede convertir en un obstáculo en tu camino hacia el éxito cuando se usa en vez de tu mejor esfuerzo o cuando se usa como el objeto de la culpa (cuando le echas la culpa a tu excusa y no asumes tu responsabilidad).


Veamos un ejemplo: Son las 3 de la tarde de un día lluvioso. Mientras Jaime va en camino a una importante reunión que tiene a las 4, su auto comienza a humear y se queda parado en la autopista. Luego de maldecir al radiador, al auto y al fabricante, Jaime llama a la grúa y consigue que remolquen su carro hasta el garage más cercano. Luego toma un taxi para llegar a la reunión, pero llega a las 4:45, 15 minutos antes de que la reunión terminara. 


Cuando le preguntan por qué llegó tan tarde, el comienza a culpar a su coche por descomponerse, a la grúa por llegar tarde, al garage por solicitarle que llenara demasiados papeles, y al taxi por haberlo llevado por el “camino más largo”. Despúes de que Jaime hubo terminado su lastimera historia, su jefe le responde: “Pobre, quieres un pañuelito para secarte las lágrimas?”. No es necesario decirlo, pero el nombre de Jaime no aparecerá considerado para ningún ascenso en el corto o mediano plazo.


Jaime, al igual que la mayoría de la gente, pensó que el hecho de que su auto se descompusiera estaba absolutamente fuera de su control y que de seguro era una buena excusa para justificar su llegada tarde a la reunión. Él pensó que incluso con el solo hecho de llegar después de tal experiencia, su jefe iba a estar impresionado. Hizo lo que la mayoría de la gente “normal” hubiese hecho en la misma situación.


Pero recuerda que una persona exitosa no es “normal”. Él o ella es parte de aquel 2% de la población que deja impresionados al resto. Ahora, dada la misma situación, un Jaime “exitoso” sabrá que ninguna excusa es una buena excusa y que la mejor excusa es la que nunca se da. Con esto en mente, además de llamar a la grúa, Jaime llama a su hermana, a quien persuade de llevarle su auto al garage donde está el y quedarse esperando que reparen su propio auto, mientras el toma el auto de su hermana para ir a la reunión a la que llega justo a tiempo.


A pesar de tus mejores esfuerzos, en ocasiones te van a pedir una explicación, o una excusa para explicar una falta que hayas cometido. En otro escenario, el Jaime exitoso, a pesar de su mejor esfuerzo, igual se pierde los primeros 45 minutos de la reunión. Cuando su jefe le pregunta por qué llegó tarde, él responde, “Problema con el carro. La próxima vez que escuche a mi coche hacer sonidos extraños, lo voy llevar al mecánico para que lo revisen de inmediato, y no dejar que se descomponga en el momento menos indicado. Te pido disculpas de verdad.” El jefe le contesta, “Bueno, tu auto se echó a perder, no hay nada que pudieras hacer al respecto. No te preocupes, a todos nos puede pasar.”


Fíjate cómo en este último escenario, a pesar de haber llegado tarde, Jaime asume la responsabilidad de faltar a la reunión y no le echa la culpa a alguien o a algo más. Tampoco se revuelca en la culpa ni se tortura por su error. Jaime se da cuenta de que cometió un error al tomar las medidas necesarias para mantener su vehículo en buenas condiciones y se perdonó a sí mismo. 


En el caso de Jaime, el faltó a un compromiso de su trabajo, que podría considerarse como un compromiso impuesto externamente. Pero hay veces en que uno mismo se compromete a algo, sin que sea “obligación” hacerlo. Pueden ser cosas pequeñas, como por ejemplo “te llamo por teléfono el sábado para ver si salimos a comer en la noche”, “a más tardar a las 11 te aviso si voy o no”, “la próxima semana te pago lo que te debo”, “el viernes te devuelvo el libro que me prestaste”, etc. Cuántas veces te ha pasado que no llamas el sábado, que no avisas antes de las 11, que no pagas lo que debías a la semana siguiente ni devuelves el libro el viernes?


Es muy importante, para generar lazos de confianza, que seas capaz de cumplir tu palabra incluso en las cosas más pequeñas. Que los demás sepan que pueden confiar en ti, que pueden contar contigo, que cumples. A veces no le damos importancia a esos pequeños compromisos porque pensamos que son cosas irrelevantes pero aunque no nos demos cuenta, el cumplir o no cumplir hasta los más pequeños compromisos va modelando tu identidad frente a los demás, y la calidad de tus relaciones. Piensa en esto, quieres ser visto como alguien confiable? Usa esto a tu favor y comprométete espontáneamente en pequeñas cosas y cúmplelas. Puede ocurrir que en ocasiones realmente no puedas cumplir tu compromiso, es algo que pasa y tampoco somos superhéroes. Pero es importante dar las explicaciones correspondientes y fijar un nuevo compromiso. No hacerse el loco y omitir esa conversación. Por ejemplo, “por favor discúlpame, pero sabes que tuve un inconveniente y no te voy a poder pagar esta semana, puedo pagarte la próxima?”, “puedo devolverte el libro el sábado en lugar del viernes?”. Para vivir la vida que soñamos, es importante cuidar las relaciones con los demás, generar confianza y demostrar respeto y para eso es fundamental cumplir tu palabra y tus compromisos.


La próxima vez que te pidan una excusa por algo, piensa en la otra persona y ahórrale los detalles que sólo son importantes para ti. Mejor aún, usa tu creatividad para evitar la necesidad de tener que dar excusas y vas a darte cuenta de que la gente te trata con el respeto que te mereces.


Hasta la próxima, cumple tu palabra y buen viaje!!!!

domingo, 17 de mayo de 2009

Ep 34: Temor al Éxito

A veces sin darnos cuenta podemos estar autosaboteando nuestro propio éxito, producto de un miedo inconsciente a todo lo que creemos que trae consigo el éxito. Esto puede sonar un poco extraño, un poco increíble, “cómo alguien le va a temer al éxito!?”

Navegando por internet encontre la página www.yeartosuccess.com, escrita por Bo Bennett, voy a dejar un link en el blog, y ahí se nombraban algunas de las razones inconscientes por las que a veces tememos al éxito y que nos pueden estar limitando en nuestro camino.

El hecho es que muchas personas temen al éxito y es este miedo el que les impide alcanzarlo. Entonces revisemos los miedos más comunes, que según este artículo tenemos frente al éxito.

“La soledad de las personas de éxito”. Por cierto, en la cima del éxito no hay tanta gente, considerando que sólo el 2% de la gente se siente exitosa. Sin embargo, “soledad” no es la palabra correcta. Los deportistas olímpicos que se paran en el podio a recibir sus medallas no están realmente solos. Hay momentos en que avanzar solo es mejor que ser frenado por otros. La cima está reservada para aquellos con suficiente perseverancia para llegar ahí.

Con el éxito viene la responsabilidad. No hay duda al respecto de esto. El éxito con frecuencia trae grandes responsabilidades, así como también grandes riquezas. La gente exitosa usa sus riquezas para contratar a personas que se hagan cargo de sus responsabilidades. Abogados, contadores, corredores de bolsa, asistentes, amas de llaves, jardineros… las lista continúa. La vida en la cima del éxito no tiene que ser necesariamente difícil.

“Si ya estás en la cima, sólo hay una dirección en la que ir, hacia abajo”. Esta es una una de esas tontas frases pesimistas. Primero que todo, que es “la cima”? NO hay limites para el éxito, riquezas o felicidad, por lo cual nunca puedes realmente llegar a la cima. Aún si estuvieras en la cima, por qué no podrías sencillamente pasar el resto de tus días ahí?

“La gente se resiente con la gente éxitosa. En realidad, la gente resentida, se resiente con la gente exitosa. No puedes cambiar el pensamiento de todos los demás así que para qué molestarse siquiera en intentarlo? Por cada persona que se resiente por una persona exitosa, hay otra persona que se resiente con los fracasos. Así por que no ser simplemente exitoso? No puedes darle en el gusto a todo el mundo…

La gente exitosa es arrogante”La arrogancia no es una característica del éxito. Aquellos que son exitosos poseen alta autoestima así como también mucha confianza en sí mismos. Estas características pueden ser frecuentemente confundidas con arrogancia o narcisismo, pero son muy diferentes.

Para ser exitoso, tienes que hacer trampa, engañar, o actuar inmoralmente”. Esto no puede estar más lejos de la verdad. A no ser de que actúes con honestidad e integridad, y que tengas altos estándares morales, nunca tendrás éxito duradero. No te confundas con la prensa y sus interpretaciones de magnates tales como Donald Trump y Bill Gates. Los medios saben que el escándalo vende. La gente prefiere escuchar rumores y hechos fabricados que enterarse que Donald y Bill donan fortunas a diferentes instituciones de caridad.

Prefiero dedicarme al amor y/o a mi familia que a la búsqueda de la felicidad”. A alguien alguna vez se le ocurrió que uno tiene que elegir entre el amor y el éxito. Pareciera ser que Hollywood también cree mucho en esto. Conoces la película acerca del tipo es muy exitoso en su trabajo, pero después tiene que elegir entre el amor y el trabajo, luego elige el amor y vive feliz para siempre? Hay CIENTOS de películas con exactamente el mismo tema. El éxito no llega a costa del amor y de la familia. El amor y la familia son en realidad una gran parte del éxito. Los problemas surgen cuando reniega del amor y la familia para lograr el éxito, riquezas y fama. El éxito se trata de encontrar el equilibrio, no de abandonar tus objetivos y valores.

Temerle al éxito te va a frenar. Identifica tus miedos y tus creencias limitantes con respecto al éxito, cuales son? Muchas veces nos inventamos excusas para no lograr el éxito en lo que queremos, por ejemplo, “es que no tengo dedos para el piano”, “nunca he sido bueno para los negocios”, “con este gobierno nunca vamos a llegar a ninguna parte”, “si no tuviera una familia que mantener me atrevería a intentarlo”, etc. Tal como en los ejemplos anteriores, date cuenta de que no tienen fundamento. Una vez que lo hayas hecho, estarás un paso enorme más cerca de tu éxito.

Bueno, llegó la hora de despedirme, pero antes te recuerdo que el mail es larutadelavida@gmail.com.

Un abrazo, no tengas miedo de lograr el éxito, y buen viaje!!!

martes, 12 de mayo de 2009

Ep 33: Cómo se Forman tus Opiniones?

En este episodio vamos a hablar de cómo se forman nuestras opiniones. Este tema se relaciona mucho con uno de un episodios anteriores sobre cómo a la forma de pensar y hablar te limita.


Muchas veces somos súper apasionados defendiendo nuestra opinión y nuestro punto de vista, pero en muchos casos, no nos damos cuenta de donde vienen esas opiniones, y mucho menos las cuestionamos. Las aceptamos sin ningún cuestionamiento y las defendemos acaloradamente.La idea ahora es adentrarnos un poco más en cómo se forman tus pensamientos, tus opiniones. Si logramos ser conscientes del por qué pensamos de cierta manera, podemos lograr no identificarnos con nuestras opiniones y por lo tanto, por un lado no sentiremos la necesidad de defenderlas y por otro, nos será mucho más fácil cambiarlas cuando ya no nos sirvan.


Las influencias más comunes que afectan a nuestras opiniones son, los amigos, la familia, las instituciones (sociales, religiosas, el gobierno), los medios y nuestro entorno social. De esta forma nosotros mismos nos hacemos una idea de lo que “está bien”, lo que “deberías” o lo que es “políticamente correcto” opinar.
Hay  veces en que adoptamos las opiniones de nuestra pareja o de nuestro grupo de amigos, porque queremos sentir que “pertenecemos” o tal vez adoptamos las opiniones de nuestros colegas en el trabajo.

A mi modo de ver lo más complicado es cuando no somos conscientes de cuales son las influencias que hacen que pensemos de una u otra forma. Muchas veces repetimos lo que escuchamos, aunque no sean cosas que “sabemos” a ciencia cierta. Y los medios en general buscan hacernos creer que sabes cosas.  Por ejemplo pueden decir que “el diputado X habría hecho mal uso de fondos fiscales”. 


En general, los medios están diseñados para instalar opiniones en nosotros, por lo que es muy importante estar alerta para darnos cuenta cuando se han instalado nuevas opiniones y cuestionarlas todo lo necesario antes de hacerlas nuestras.

No es mi intención hacer una teoría de la conspiración acá y ponerme a hablar de que los medios nos quieren controlar y eso… a pesar de que yo creo que sí hay algo de eso, en el sentido que tanto los medios de información como la publicidad, buscan provocar algo en nosotros y por eso yo digo que es tan importantes ser conscientes de por qué opinamos lo que opinamos, y además, es importante revisar y cuestionar nuestras opiniones constantemente, porque pueden estar limitándonos.


Otra cosa importante de recordar y tener en cuenta es que las opiniones, creencias, pensamientos que tenemos, pueden cambiar, no debemos aferrarnos a nuestras opiniones actuales o las del pasado. Es parte fundamental del evolucionar como seres humanos, el estar abiertos a cambiar de opinión, de creencias, de pensamientos y con mayor razón cuando son del tipo que nos limita más que habilitarnos. No porque yo siempre haya opinado que “las señoritas no juegan al fútbol”, significa que siempre voy a tener que pensar igual. Es una opinión que me limita y puedo cambiarla si quiero.


Cómo se forman tus opiniones sobre otras personas? En qué te basas para las opiniones que tienes de otros? A veces nos formamos opiniones de otros basándonos en hechos puntuales y aislados y extrapolamos y generalizamos. Si tu pareja se olvidó una vez de la fecha de su aniversario, entonces ya tu lo calificas como despreocupado. Ten cuidado de cómo construyes opiniones de otros, dales espacio para ser  y no los catalogues de inmediato por un par de hechos o situaciones.


Pero para mi gusto, las opiniones sobre nosotros mismos son las más importantes de analizar. Cómo se han formado tus opiniones acerca de ti mism@? Por lo general nuestras opiniones acerca de nosotros mismos se empiezan a formar desde la infancia, de acuerdo a lo que nos dicen nuestros padres, nuestra familia acerca de nosotros, de nuestras habilidades, de nuestras características, de lo positivo y de lo negativo que ellos ven en nosotros. Y muchas veces, sin intención, pueden haber hecho que crezcamos con opiniones sobre nosotros mismos que no nos sirven en la actualidad, que nos limitan de alguna manera.


Por ejemplo, es muy común que te dijeran que el dinero (físico) era sucio. Que no te llevaras las monedas a la boca, que te lavaras las manos después de haber tocado dinero, que quién sabe por cuántas manos ha pasado! Todo esto te puede haber llevado inconscientemente a creer que el dinero (como concepto, como energía) es “sucio”. De hecho existe la expresión “el sucio dinero” para referirse a cómo a veces surgen peleas o desaveniencias producto de conflictos acerca del dinero.

O te pueden haber dicho que “las señoritas no juegan fútbol”, y tal vez era un deporte que interesaba mucho pero nunca te atreviste a intentarlo, porque no querías parecer “poco señorita”, y puede que tengas una frustración al respecto de eso.


Puede ser que hayas crecido en un hogar con mucha exigencia, donde sentías que tenías que hacer absolutamente todo bien, no sólo bien, sino que perfecto. Y creciste con la opinión de que tenías que ser perfect@ en todo lo que haces. Esto puede estar limitándote en tu vida ahora, pero el hecho de darte cuenta de cómo se formó esa opinión, de por qué tu crees que tienes que ser perfecto, de cómo las circunstancias de tu niñez contribuyeron a que te formaras esa opinión es el primer paso para modificar esa creencia y liberarte de sus consecuencias en el presente.

Tu opinión acerca de tus habilidades puede haberse formado en base a situaciones puntuales. Por ejemplo, iniciaste un negocio y te fue mal, entonces, eres malo para los negocios??? O tomaste clases de piano y te retiraste al mes porque no te salía bien? No puedes formar una opinión de ti en base a hechos puntuales.


Yo, por ejemplo, como les he contado, crecí con la opinión de que no era buena para los deportes, y ahora ya grande, me doy cuenta de todas las circunstancias y hechos que en el pasado hicieron que se formara esa opinión, y gracias a que me doy cuenta, ahora puedo hacer algo para cambiarla y como ya saben, voy a correr la maratón de Chicago este año.


Qué puedes hacer tu? Fíjate, pon atención a cómo formas tus opiniones, de otros y de ti mismo y cuestiónalas. Trata de buscar el por qué de esas opiniones. Y si son opiniones que no te sirven, cámbialas! No están escritas en piedra!

Bueno, llegó la hora de despedirme, pero antes te recuerdo que me puedes escribir al mail larutadelavida@gmail.com.

Ahora te dejo, ojo con tus opiniones, buena semana y buen viaje!