martes, 12 de mayo de 2009

Ep 33: Cómo se Forman tus Opiniones?

En este episodio vamos a hablar de cómo se forman nuestras opiniones. Este tema se relaciona mucho con uno de un episodios anteriores sobre cómo a la forma de pensar y hablar te limita.


Muchas veces somos súper apasionados defendiendo nuestra opinión y nuestro punto de vista, pero en muchos casos, no nos damos cuenta de donde vienen esas opiniones, y mucho menos las cuestionamos. Las aceptamos sin ningún cuestionamiento y las defendemos acaloradamente.La idea ahora es adentrarnos un poco más en cómo se forman tus pensamientos, tus opiniones. Si logramos ser conscientes del por qué pensamos de cierta manera, podemos lograr no identificarnos con nuestras opiniones y por lo tanto, por un lado no sentiremos la necesidad de defenderlas y por otro, nos será mucho más fácil cambiarlas cuando ya no nos sirvan.


Las influencias más comunes que afectan a nuestras opiniones son, los amigos, la familia, las instituciones (sociales, religiosas, el gobierno), los medios y nuestro entorno social. De esta forma nosotros mismos nos hacemos una idea de lo que “está bien”, lo que “deberías” o lo que es “políticamente correcto” opinar.
Hay  veces en que adoptamos las opiniones de nuestra pareja o de nuestro grupo de amigos, porque queremos sentir que “pertenecemos” o tal vez adoptamos las opiniones de nuestros colegas en el trabajo.

A mi modo de ver lo más complicado es cuando no somos conscientes de cuales son las influencias que hacen que pensemos de una u otra forma. Muchas veces repetimos lo que escuchamos, aunque no sean cosas que “sabemos” a ciencia cierta. Y los medios en general buscan hacernos creer que sabes cosas.  Por ejemplo pueden decir que “el diputado X habría hecho mal uso de fondos fiscales”. 


En general, los medios están diseñados para instalar opiniones en nosotros, por lo que es muy importante estar alerta para darnos cuenta cuando se han instalado nuevas opiniones y cuestionarlas todo lo necesario antes de hacerlas nuestras.

No es mi intención hacer una teoría de la conspiración acá y ponerme a hablar de que los medios nos quieren controlar y eso… a pesar de que yo creo que sí hay algo de eso, en el sentido que tanto los medios de información como la publicidad, buscan provocar algo en nosotros y por eso yo digo que es tan importantes ser conscientes de por qué opinamos lo que opinamos, y además, es importante revisar y cuestionar nuestras opiniones constantemente, porque pueden estar limitándonos.


Otra cosa importante de recordar y tener en cuenta es que las opiniones, creencias, pensamientos que tenemos, pueden cambiar, no debemos aferrarnos a nuestras opiniones actuales o las del pasado. Es parte fundamental del evolucionar como seres humanos, el estar abiertos a cambiar de opinión, de creencias, de pensamientos y con mayor razón cuando son del tipo que nos limita más que habilitarnos. No porque yo siempre haya opinado que “las señoritas no juegan al fútbol”, significa que siempre voy a tener que pensar igual. Es una opinión que me limita y puedo cambiarla si quiero.


Cómo se forman tus opiniones sobre otras personas? En qué te basas para las opiniones que tienes de otros? A veces nos formamos opiniones de otros basándonos en hechos puntuales y aislados y extrapolamos y generalizamos. Si tu pareja se olvidó una vez de la fecha de su aniversario, entonces ya tu lo calificas como despreocupado. Ten cuidado de cómo construyes opiniones de otros, dales espacio para ser  y no los catalogues de inmediato por un par de hechos o situaciones.


Pero para mi gusto, las opiniones sobre nosotros mismos son las más importantes de analizar. Cómo se han formado tus opiniones acerca de ti mism@? Por lo general nuestras opiniones acerca de nosotros mismos se empiezan a formar desde la infancia, de acuerdo a lo que nos dicen nuestros padres, nuestra familia acerca de nosotros, de nuestras habilidades, de nuestras características, de lo positivo y de lo negativo que ellos ven en nosotros. Y muchas veces, sin intención, pueden haber hecho que crezcamos con opiniones sobre nosotros mismos que no nos sirven en la actualidad, que nos limitan de alguna manera.


Por ejemplo, es muy común que te dijeran que el dinero (físico) era sucio. Que no te llevaras las monedas a la boca, que te lavaras las manos después de haber tocado dinero, que quién sabe por cuántas manos ha pasado! Todo esto te puede haber llevado inconscientemente a creer que el dinero (como concepto, como energía) es “sucio”. De hecho existe la expresión “el sucio dinero” para referirse a cómo a veces surgen peleas o desaveniencias producto de conflictos acerca del dinero.

O te pueden haber dicho que “las señoritas no juegan fútbol”, y tal vez era un deporte que interesaba mucho pero nunca te atreviste a intentarlo, porque no querías parecer “poco señorita”, y puede que tengas una frustración al respecto de eso.


Puede ser que hayas crecido en un hogar con mucha exigencia, donde sentías que tenías que hacer absolutamente todo bien, no sólo bien, sino que perfecto. Y creciste con la opinión de que tenías que ser perfect@ en todo lo que haces. Esto puede estar limitándote en tu vida ahora, pero el hecho de darte cuenta de cómo se formó esa opinión, de por qué tu crees que tienes que ser perfecto, de cómo las circunstancias de tu niñez contribuyeron a que te formaras esa opinión es el primer paso para modificar esa creencia y liberarte de sus consecuencias en el presente.

Tu opinión acerca de tus habilidades puede haberse formado en base a situaciones puntuales. Por ejemplo, iniciaste un negocio y te fue mal, entonces, eres malo para los negocios??? O tomaste clases de piano y te retiraste al mes porque no te salía bien? No puedes formar una opinión de ti en base a hechos puntuales.


Yo, por ejemplo, como les he contado, crecí con la opinión de que no era buena para los deportes, y ahora ya grande, me doy cuenta de todas las circunstancias y hechos que en el pasado hicieron que se formara esa opinión, y gracias a que me doy cuenta, ahora puedo hacer algo para cambiarla y como ya saben, voy a correr la maratón de Chicago este año.


Qué puedes hacer tu? Fíjate, pon atención a cómo formas tus opiniones, de otros y de ti mismo y cuestiónalas. Trata de buscar el por qué de esas opiniones. Y si son opiniones que no te sirven, cámbialas! No están escritas en piedra!

Bueno, llegó la hora de despedirme, pero antes te recuerdo que me puedes escribir al mail larutadelavida@gmail.com.

Ahora te dejo, ojo con tus opiniones, buena semana y buen viaje!

No hay comentarios:

Publicar un comentario