lunes, 27 de julio de 2009

Dificultades Técnicas

Sólo quiero contarles, que he estado teniendo dificultades técnicas para grabar el podcast, por eso no ha salido un nuevo episodio desde el domingo pasado.

Espero resolver estos problemas durante la semana. De cualquier forma, les cuento por acá o por twitter lo que pase.

Que tengan una super buena semana!!!!

Cariños,
Carola

lunes, 20 de julio de 2009

Ep 45: 1) La Ley de Pura Potencialidad

Hoy comenzamos con la discusión de la primera de las 7 Leyes Espirituales del Éxito, según el libro del mismo nombre escrito por Deepak Chopra. Ahora partiremos con la el primero de estos 7 episodios.

La primera de las 7 Leyes Espirituales del Éxito es la Ley de Pura Potencialidad. Esta Ley se basa en el hecho de que somos, en nuestro estado esencial, consciencia pura. La consciencia pura es potencialidad pura, es el campo de todas las posibilidades y de la infinita creatividad. La conciencia pura es nuestra esencia espiritual. Otros atributos de la consciencia son conocimiento puro, silencio infinito, equilibrio perfecto, invencibilidad, simplicidad y felicidad. Esta es nuestra esencia natural, Potencialidad Pura.

Nuestro punto de referencia puede estar en nosotros mismos, en nuestro propio espíritu, o fuera. Si está fuera, siempre nos vamos a ver influenciados por objetos fuera de nosotros mismos, como situaciones, circunstancias, gente y cosas. Cuando nuestro punto de referencia es externo, buscamos siempre la aprobación de otros. Nuestro pensamiento y nuestro comportamiento siempre están anticipándose a una respuesta o reacción y por lo tanto está basado en el miedo que esta respuesta puede generar.

Cuando nuestro punto de referencia es externo, sentimos una intensa necesidad de controlar todo. Necesitamos poder externo. La necesidad de aprobación, la necesidad de controlar cosas y situaciones y la necesidad de poder externo están basados en el miedo. Este tipo de poder no es el poder de potencialidad pura, o el poder propio interior o poder real. Cuando experimentamos el poder propio interior, no hay miedo, no hay compulsión por el control ni tampoco una lucha por obtener aprobación o poder externo.

Cuando nuestro punto de referencia es externo, internamente nuestra referencia es el ego. El ego, sin embargo, no es quien realmente eres. El ego es tu autoimagen, tu máscara social, el rol que juegas. Esta máscara social busca aprobación, quiere controlar, vive en el miedo.

Tu verdadero ser interior, que es tu espíritu, tu alma, está completamente libre de esas cosas. Es inmune a la crítica, no le teme a ningún desafío, y no se siente por debajo de nadie. Y aún así, es también humilde y no se siente superior a nadie, porque reconoce que todos los demás son parte del mismo espíritu, sólo que con diferentes apariencias. En este caso experimentas tu poder interior que es verdadero.

El poder externo, basado en el ego, dura sólo mientras el objeto de referencia externo esté presente. Si tienes algún título (si eres el presidente de un país, o el CEO de alguna empresa), o si tienes mucho dinero, el poder que tienes se va con el título, con el trabajo, o con el dinero. El poder basado en el ego, solo dura lo que dura las cosas externas que lo sustentan, y apenas estas desaparecen, también lo hace el poder.

El poder propio o interno, por el contrario, es permanente, porque está basado en tu propio conocimiento de ti mismo. Y tiene ciertas características. Hace que la gente se sienta atraída hacia ti, y también atrae hacia ti aquellas cosas que deseas. Magnetiza a las personas, situaciones y circunstancias necesarias para sostener lo que deseas. Esto es el apoyo que te da la naturaleza, la divinidad, el apoyo que viene de estar en un estado de gracia. Tu poder es tal que disfrutas tu lazo, tu unión con otras personas y ellos también disfrutan la unión contigo, una unión que viene del amor.

Cómo podemos aplicar la Ley de Potencialidad Pura, el campo de todas las posibilidades a nuestras vidas? Una manera de acceder a este campo de posibilidades, es a través de la práctica diaria del silencio, la meditación, y el no-juzgar. También el pasar tiempo en contacto con la naturaleza te dará acceso a las cualidades inherentes a este campo: creatividad infinita, libertad y regocijo.

Practicar el silencio significa hacer un compromiso de tomar una cierta cantidad de tiempo y simplemente Ser, significa periódicamente abstenerse de la práctica de hablar; también significa abstenerse periódicamente de la práctica de ver televisión, escuchar radio, o leer un libro. Si nunca te has dado la oportunidad de experimentar el silencio, esto creará turbulencia en tu diálogo interno.

Planea de vez en cuando dedicar un poco de tiempo al silencio. O simplemente haz un compromiso de mantener silencio por un cierto periodo cada día. Puede ser 2 horas, o si te parece mucho, periodos de 1 hora. Y cada cierto tiempo experimenta el silencio por un periodo más largo, como un día completo, o dos días, o incluso una semana.
Qué ocurre cuando te sumerges en estos periodos de silencio? Inicialmente tu diálogo interno se hace aún más turbulento. Sientes una intensa necesidad de decir cosas. Sé de personas que se vuelven locas el primer día o los primeros dos días cuando se han comprometido a un periodo más prolongado de silencio. De pronto una sensación de urgencia y ansiedad los invade. Pero en la medida que se mantienen firmes en su compromiso, el diálogo interno comienza a aquietarse, y pronto el silencio se hace profundo. Esto ocurre porque después de un rato la mente se rinde; se da cuenta de que no tiene sentido darse vueltas y vueltas si tu – tu ser interior, tu espíritu, el que toma las decisiones – no vas a hablar y punto. Luego, cuando el diálogo interno se aquieta, comienzas a experimentar el campo de potencialidad pura.

La práctica periódica del silencio en la medida que sea conveniente para ti, es una manera de experimentar la Ley de Potencialidad Pura. Meditar todos los días es otra. Idealmente, debieras meditar al menos 30 minutos en la mañana, y 30 en la tarde-noche. A través de la meditación aprenderás a experimentar el campo del silencio puro y de la pura percepción.

Otra manera de acceder al campo de la potencialidad pura es a través de la práctica de no-juzgar. Juzgar es la evaluación constante de las cosas, como correcto o incorrecto, o bueno o malo. Cuando estás constantemente evaluando, clasificando, etiquetando, creas una turbulencia en tu diálogo interno, que obstruye el flujo de energía entre ti y el campo de potencialidad pura; literalmente exprimes el “espacio” entre pensamientos. Este espacio es tu conexión con el campo de pura potencialidad.

En el libro “Un Curso de Milagros” hay una oración que dice: "Hoy no juzgaré nada de lo que ocurra“. El no-juzgar crea silencio en tu mente, por lo que es buena idea comenzar tu día con esa frase. Y durante el día recordarla cada vez que te sorprendas juzgando. Si parece muy difícil hacer esto durante todo el día, prueba partir con las próximas dos horas, o una hora, y después ir aumentando el tiempo gradualmente.

A través del silencio, la meditación y el no-juzgar podrás ir accediendo cada vez más al campo de potencialidad pura. Una vez que dominas estas tres prácticas, puedes añadir el contacto con la naturaleza, ya que te permite sentir la interacción armónica con todos los elementos y fuerzas de la vida y te da una sensación de unidad con ella.

El acceder a tu verdadera esencia también te permitirá entender mejor tus relaciones ya que todas las relaciones son un reflejo de tu relación contigo mismo. Por ejemplo, si tienes alguna culpa, miedo, e inseguridad acerca del dinero, o el éxito, o cualquier otra cosa, entonces estas son reflejo de culpa, miedo e inseguirdad como aspectos básicos de tu propia personalidad. Ninguna cantidad de dinero o de éxito va a resolver estos problemas básicos, sólo ahondar en tu propio ser interior te va a sanar verdaderamente, y a la larga comprenderás que la esencia de toda la riqueza material es energía vital, potencialidad pura, y esta es tu naturaleza intrínseca.

Para poner en práctica la Ley de Pura Potencialidad, Deepak Chopra nos recomienda los siguientes pasos:
  1. Tomar un tiempo cada día para estar en silencia, para simplemente ser. También dedicar alrededor de 30 minutos a meditar en silencio, al menos dos veces al día, en la mañana y en la noche.
  2. Dedicar tiempo cada día a contemplar la naturaleza y presenciar en silencio la inteligencia que yace dentro de cada ser viviente. Sentarse en silencio a contemplar un atardecer, o escuchar el sonido de un río o del océano, o simplemente oler el aroma de una flor.
  3. Practicar el no-juzgar. Comenzar el día con la frase "Hoy no juzgaré nada de lo que ocurra“, y durante el día recordar el no juzgar.
Ok, nos quedamos con bastantes tareas con el episodio de hoy, así me despido rápidamente. Cualquier pregunta, comentario o sugerencia me la pueden mandar al mail larutadelavida@gmail.com o acá al blog.

Ahora sí me voy, que tengan una excelente semana, cuidense mucho, y buen viaje!

viernes, 17 de julio de 2009

Ep 44: Cultivar la Autodisciplina

En esta oportunidad quiero comentar una cualidad que creo que en estos tiempos no se cultiva mucho, que es la disciplina, o más específicamente, la autodisciplina.

Según Wikipedia, la Autodisciplina se refiere al entrenamiento que uno se da a uno mismo para ser capaz de ejecutar una cierta tarea o para adoptar un patrón de comportamiento en particular, aún cuando uno preferiría en realidad estar haciendo algo diferente. Por ejemplo, forzarse a uno mismo a aprender algo nuevo, que va a mejorar su calidad de vida en el futuro, pero que en el presente resulta molesto, incómodo, cansador, etc. De esta manera, la autodisciplina es el triunfo de la fuerza de voluntad sobre deseos más básicos, y usualmente se entiende como sinónimo de autocontrol.

La autodisciplina es en cierta medida un sustituto para la motivación, cuando uno utiliza la razón para determinar un mejor curso de acción que se opone a sus deseos en ese momento. El ideal es que nuestras motivaciones estén alineadas con lo que nuestra razón nos dice que es lo mejor: es decir, hacer lo que sabemos que es lo mejor y hacerlo genuinamente motivados y contentos, por ejemplo, dejar de fumar, porque sabemos que es lo mejor para nuestra salud y para nuestra familia, y estar contentos por dar este paso en beneficio de todos. Pero en la práctica, esto no ocurre con la frecuencia que sería ideal. Puede ocurrir en estos casos, que tengamos que hacer uso de la autodisciplina para hacer lo que sabemos (racionalmente) que es mejor, pero nuestra motivación no nos acompaña.

La mala noticia, es que si no tienes autodisciplina, es muy difícil que logres materializar la vida de tus sueños; es más, es muy poco probable que logres cualquier cosa que quieras. Por que digo esto, que parece tan duro, tan poco esperanzador? Porque sobre todo hoy en día, vivimos en una cultura de gratificación instantánea, queremos obtener todo lo que queremos ahora, que no nos cueste trabajo. Nos cuesta ver la relación entre el esfuerzo necesario para lograr algo y la gratificación de lograrlo luego de haber trabajado por ello.

La publicidad ha jugado un rol importante en esto, en vendernos la idea de que no se requiere esfuerzo para lograr algo. Acá en Chile había una publicidad hace un tiempo de un crédito de consumo que daba un banco y el slogan era “Lo quieres, lo tienes!”. Yo, como he comentado otras veces, creo firmemente en que uno puede lograr todo lo que quiere, pero hay que estar dispuesto a dar el propio esfuerzo. Yo creo que no existe nada que un ser humano no pueda lograr, qué está dispuesto a hacer por lograrlo es lo que va a hacer la diferencia, y lamentablemente mucha gente hoy en día no está dispuesta a hacer mucho por lograr sus sueños. Ya sea porque creen que no pueden, alguien cercano les dice que no pueden, o porque están atrapados en el día a día, en el torbellino de la rutina que no les permite tomar el control de sus propias vidas.
También es lo que encuentro que le falta a “El Secreto”. Aún no lo leo (está en mi lista de próximos libros a leer), pero he visto partes de la película. Por favor corríjanme si estoy equivocada, pero me da la impresión que se enfatiza demasiado el pensar y atraer con el pensamiento lo que uno quiere en su vida y se descuida un poco el paso intermedio de tomar acción y hacer lo que se necesita para lograr lo que uno quiere. Por favor si estoy equivocada, mándenme un mail a larutadelavida@gmail.com.

Bueno, como decía, sin autodisciplina, es muy difícil avanzar en el rumbo que queremos darle a nuestra vida, a no ser de que seamos muy evolucionados y naturalmente tendamos a hacer lo que sabemos racionalmente que es lo mejor. No estoy diciendo que sea imposible que esto pase, pero creo que es mucho más raro.
Pero la buena noticia es que, cuando usas la autodisciplina para lograr algo, para cambiar un comportamiento o algo así, no necesitas usarla para siempre, porque luego de un tiempo, ya ese nuevo comportamiento se hace parte de ti, y llega un momento en que ya no necesitas la autodisciplina para hacer lo que racionalmente sabes que es mejor. Tu motivación se alinea con tu razón. Esto significa que no necesitas “sufrir“ mucho tiempo, usando la autodisciplina para hacer algo que en realidad no quieres hacer, pero que sabes (racionalmente) que tiene beneficios que sí quieres obtener.
Esto es súper claro cuando alguien lleva mucho tiempo sin hacer ejercicio físico y de pronto comienza un plan de ejercicios. Al prinicipio cuesta mucho romper la inercia. El cuerpo no quiere, se resiste, se resiente.

A pesar de que racionalmente sabemos los muchos beneficios de ejercitarse, es más inmediata la gratificación de quedarse en casa, viendo televisión, descansando, o de salir a juntarse con amigos, o cualquier cosa que nos de bienestar inmediato, que perseverar en el plan y en un par de semanas comenzar recién a ver los beneficios de todo nuestro esfuerzo. Es necesaria una dosis grande de autodisciplina para romper la inercia, pero con el correr de los días ya algo empieza a cambiar. Nos empezamos a sentir mejor, más relajados, pero con más energía, tal vez perdemos peso que teníamos demás, nos vemos mejor, nos sentimos mejor, tal vez recibimos comentarios favorables de otras personas y de pronto, ya no es necesaria la autodisciplina para cumplir con el programa, la motivación ya está alineada.

Por ejemplo, cuando yo era niña, no me gustaban las legumbres, tampoco comía nada verde. Pero después cuando comencé a entender todos los beneficios para mi salud que tenían esos alimentos, empecé a comerlos igual (autodisciplina) y con el tiempo empecé a encontrarlos ricos, y ahora son parte fundamental de mi alimentación y ya no requiere esfuerzo para mí comerlos, porque me gustan mucho. Lo mismo pero al revés me pasó con el azúcar. De niña me gustaba todo MUY DULCE. Escuchaba a algunos adultos a veces decir que algo estaba “demasiado dulce” y no podía entender ese concepto, no comprendía cómo algo podía estar demasiado dulce, si para mí mientras más dulce era mucho mejor!!! No había límites para lo dulce! Pero luego fui aprendiendo que el azúcar no es lo más saludable, induce a las caries, puede producir sobrepeso, a la diabetes, etc. Y con autodisciplina comencé a dejarla y ya prácticamente sólo compro azúcar para las visitas, porque yo no uso.

Ahora con mi entrenamiento para la maratón de Chicago ha sido necesaria mucha autodisciplina también. De hecho por eso se me ocurrió hacer un episodio acá con este tema. Tengo un plan de entrenamiento en que de lunes a sábado tengo que ya sea correr, diferentes distancias o hacer crosstraining que hago elíptica en el gimnasio y pesas 2 o 3 veces a la semana. Hay días en que mi mente busca miles de excusas para no hacer lo que me toca, para no salir a correr. Que si está lloviendo, que si hace frio, que si me duele una uña, que la crisis mundial… cualquier cosa! Pero hasta ahora puedo decir que he resistido y cada día se hace más fácil salir, se está transformando en un hábito y ojalá pronto deje de necesitar tanta autodisciplina… jeje

El mensaje que te quiero dejar con este episodio es el darte cuenta de que para lograr tus sueños, para alcanzar tus metas, a veces tienes que hacer cosas que tal vez no tienes ganas de hacer en el momento, que aunque sabes racionalmente que son necesarias y que traen un beneficio mayor, es difícil hacerlas, porque cansan, porque prefieres ver TV, o salir, o lo que sea que prefieras hacer. Se necesitan a veces pequeños (o grandes) sacrificios para llegar adonde queremos llegar. Siempre es más fácil comenzar la dieta el próximo lunes, o hacer ejercicios otro día, o tomar esas clases “más adelante”, o empezar a ahorrar el próximo mes. Está bien disfrutar el momento, pero hay que balancear eso con la inversión que también tenemos que hacer para nuestro futuro.

Estos sacrificios que hacemos hoy para lograr algo más grande luego son un mensaje muy potente hacia el universo, hacia los demás y hacia nosotros mismos, de que somos serios en lo que queremos, de que nuestros objetivos son serios, de que nada nos impedirá lograrlos, de lo que somos capaces de hacer por lograr vivir la vida de nuestros sueños.

Antes de despedirme les recuerdo que me pueden escribir al mail larutadelavida@gmail.com, por favor sigan escribiendo, me motiva mucho recibir mails de todos ustedes. También pueden dejar comentarios acá en el blog.

Bueno, ahora si me voy, te invito a cultivar tu autodisciplina, que tengas un excelente día, cuidate mucho, sé feliz, y buen viaje!

domingo, 12 de julio de 2009

Ep 43: Las Siete Leyes Espirituales del Éxito

Para empezar quiero comentar por qué tiene como título el nombre de un libro. La verdad es que en esta búsqueda de la felicidad y de la vida de mis sueños, me he ido dado cuenta de que la felicidad y el éxito están muy relacionados. La semana pasada hablábamos del valor de tu felicidad, del precio que tu le pones, pero finalmente decíamos que no tenía mucho sentido ponerle un número al lado, verdad? Y también decíamos que tu grado de felicidad es una mejor medida de tu éxito.

Éxito y felicidad están ligados estrechamente, pero de qué hablamos cuando decimos éxito. Tal vez la idea que se le viene a la mente a la mayoría de las personas cuando hablamos de éxito, es el éxito económico, financiero, material. La definición de la Real Academia es “Resultado feliz de un negocio, actuación, etc., Buena aceptación que tiene alguien o algo.” Esta definición queda corta para lo que queremos hablar acá, y en realidad, para cada uno de nosotros, la definición de qué es la felicidad o qué es el éxito, no debe venir del diccionario, debe venir de adentro de cada uno de nosotros mismos. Qué es el éxito para ti, qué es la felicidad para ti? Si no tienes las respuestas, si nunca te has puesto a pensar en esto, entonces qué es lo que has estado buscando toda tu vida? Mi idea es ayudarte a encontrar esta respuesta, no darte la respuesta, sino TU respuesta, porque no hay una respuesta universal para esta pregunta, cada uno tiene que encontrar la suya.

Hoy quiero comenzar con una serie de episodios donde voy a comentar el libro de Deepak Chopra “Las Siete Leyes Espirituales del Éxito”. Este fue uno de los primeros libros de no ficción que leí y es bastante práctico por lo que quiero compartir con ustedes algunas reflexiones, si es que no lo han leído aún. De todos modos, es una lectura muy recomendable y además, es fácil de leer, así si no lo han hecho aún, les recomiendo que lo hagan. Es cortito, se lee en un par de horas, pero yo lo encontré muy útil.

Lo que voy a hacer es que un episodio a la semana va a ser sobre este libro, y el otro va a ser de otro tema, como lo hemos venido haciendo hasta ahora. Entonces van a ser alrededor de 8 semanas, considerando que este va a ser como una introducción y luego las 7 leyes, así que vamos a estar discutiendo este libro por partes durante los próximos 2 meses.

Antes de comenzar a comentar el libro, quiero insistir en que, no tienes que estar de acuerdo con todo lo que se dice en él, y yo tampoco lo estoy presentando como si fuera una verdad absoluta. Es una mirada, una interpretación que yo creo que te puede servir. Te pido mantener tu mente abierta para que puedas realmente aprovechar lo que te haga sentido y lo que no, no lo tomes sencillamente, vale?

En este libro, Deepak Chopra dice que “el éxito es un viaje, una travesía, no un destino” al igual que la felicidad, y que de los muchos aspectos que tiene, la riqueza material es sólo uno de ellos, y los otros son buena salud, energía y entusiasmo por la vida, relaciones satisfactorias, libertad creativa, estabilidad sicológica y emocional, una sensación de bienestar y paz mental. Él define el éxito como “una continua expansión de felicidad y el logro progresivo de metas valiosas. El éxito es la habilidad de satisfacer tus deseos con facilidad y sin esfuerzo”.

En los próximos episodios de los lunes vamos a ir analizando 1 a 1 cada una de las 7 leyes que enuncia Deepak Chopra y que son:

Ley de pura potencialidad
Ley de dar
Ley del karma o “causa y efecto”
Ley del mínimo esfuerzo
Ley de intención y deseo
Ley de desapego
Ley del dharma o propósito en la vida

Pero antes de entrar de lleno a cada una de estas leyes, entendamos a qué se refiere él con “ley”. Cuando habla de “ley” Deepak Chopra está hablando del proceso, a través del cual un sueño se convierte en realidad, el proceso a través del cual el observador se integra con lo observado.

Él dice en su libro que “estos tres componentes de la realidad – espíritu, mente y cuerpo o observador, el proceso de observar, y lo observado – son esencialmente la misma cosa. Todos vienen del mismo lugar: el campo de pura potencialidad que es puramente lo no manifestado”.

Lo interesante o lo entretenido es que el postula que “Cuando entendemos estas leyes y las aplicamos a nuestras vidas , cualquier cosa que queramos puede ser creada, porque las mismas leyes que la naturaleza usa para crear un bosque, una galaxia, una estrella, o un cuerpo humano, también pueden llevar a cabo la satisfacción de nuestros deseos más profundos.”

Bueno, como decía al principio, la idea es partir con la discusión de este libro una vez a la semana, así que la próxima comenzaremos con la “Ley de Pura Potencialidad”. Por mientras, te dejo la reflexión, qué es el éxito para ti, qué es la felicidad para ti, que es lo que estás buscando. No lo dejes al azar, el primer paso es saber y tener claro qué es lo que buscas, qué es lo que persigues.

Si no has leido el libro, te recomiendo que lo hagas, es bien cortito, pero vale la pena, si no puedes o no tienes tiempo, no te preocupes, porque acá lo vamos a comentar de todas maneras.

Aprovecho de agradecer los mails que me han llegado, en verdad los aprecio mucho, me encanta recibirlos. Te recuerdo la dirección, larutadelavida@gmail.com y también puedes dejar comentarios aca en el blog.

Hay una novedad en el blog, agregué una lista de recomendaciones de libros que está linkeada a la tienda de amazon.com. De esta manera, si les interesa alguno de los libros que yo menciono a veces, o que comentamos, y lo quieren comprar, si lo hacen a través de esa lista para entrar a la página de amazon, me van a estar ayudando un poco.

Por ahora me despido, hasta la próxima, un abrazo grande, que tengas un buen día, y buen viaje!