lunes, 23 de noviembre de 2009

Ep 68: La Importancia de Saber Escuchar

El tema de hoy es algo que para mí ha sido uno de los aprendizajes más importantes de mi vida adulta. Y cada día sigo aprendiendo y practicando. Saber escuchar es una habilidad compleja, no es fácil, no es lo mismo oír que realmente escuchar. Es algo que tenemos que practicar para llegar a dominarlo.
Oir es inevitable, el oido es uno de nuestros sentidos, a diferencia de la vista que si cerramos los ojos la suspendemos, no podemos cerrar nuestros oidos. No podemos dejar de oir. Pero escuchar es un acto totalmente diferente, que se basa en el oír, pero que requiere de procesos de más alto nivel, requiere que involucremos nuestra conciencia, que dirijamos nuestra atención a lo que estamos escuchando, ya sea un ruido, un sonido, música o una persona hablando.
Sobre el escuchar, en una capa un poco más sofisticada aún se encuentra el interpretar lo que escuchamos, que requiere de un involucramiento mayor aún, ya que incorporamos otros factores a la ecuación, como el tono, la velocidad, el volumen e incluso la información proveniente de otro sentidos, principalmente la vista. En adelante, por simplicidad, nos vamos a referir con “escuchar” a estos dos últimos procesos, escuchar e interpretar, ya que están íntimamente relacionados y son los queremos desarrollar.



Por ejemplo, podemos oír algo que suena como una voz, podemos escuchar que alguien nos está diciendo: “Hola, me llamo Alejandra y soy la nueva supervisora”, y de acuerdo al volumen, al tono, a la velocidad, y muchos otros factores muchas veces inconscientes, podemos entender si Alejandra está contenta, nerviosa, tranquila, ansiosa, si es dominante, relajada, etc.
La importancia de saber escuchar radica en que es la única forma de conectar con otras personas, de comunicarnos efectivamente, de poder tener empatía, de aprender, de crecer, de colaborar, de construir, de relacionarnos, de crear confianza. Y también de que nos escuchen a nosotros.
Pero cómo saber si somos buenos escuchando? Yo creo que lo mejor que podemos hacer para responder esta pregunta es observarnos nosotros mismos en el acto de escuchar. Te distraes fácilmente? Cuando estás escuchando una clase, una conferencia, este podcast, una película, te ocurre que una sola palabra te hace volar a otro tema absolutamente diferente? Volar, recuerdo la primera vez que volé, tenía 10 años, era un viaje largo, 3 horas y media y viajaba sola. Me despedí en el aeropuerto de mis papás, mi mamá disimulaba una lágrima detrás de sus anteojos de sol, sol! Qué ganas de ir a la playa, hace cuanto tiempo que no voy? Mmmhh 3 semanas, no, 4! O son 5? Mmmmhhh.. Arena, sol, mar… perdón, en qué estábamos? Te pasa algo parecido, y cuando te das cuenta te has perdido 5, 10 minutos de la clase o conferencia? Ese es un signo de que te cuesta escuchar, de que te cuesta concentrarte.
Y durante una conversación, estas concentrado en el tema, pero mientras la otra persona está hablando, estás pensando en lo que vas a decir tú a continuación? No estás atento a lo que la otra persona está diciendo, sino que estás esperando tu turno, y preparando mentalmente tu próxima intervención. Eso, está demás decirlo, pero no es conversar, es solamente hablar por turnos. Peor aún que esto, es interrumpir! Eso demuestra que no solo no estabas escuchando sino que además ni siquiera respetas a la otra persona.
Hay un podcast muy bueno que yo escucho que se llama “The Look and Sound of Leadership”, lo hace Tom Henschel y es una vez cada dos semanas (obviamente en inglés), lo recomiendo a todo aquel que esté interesado en, como dice el mismo Tom, “ser percibido en el trabajo de la manera en que quiere ser percibido”.
Hace un tiempo el hizo un episodio sobre comunicación efectiva y si bien su orientación era específicamente hacia la comunicación en el trabajo, yo rescato bastantes cosas que pueden ser aplicadas en la vida diaria. Como por ejemplo, 7 cosas que un buen “escuchador” NO hace:
1) Interrumpir
2) Completar las oraciones del interlocutor
3) Igualar lo que la otra persona dice (“Oh, a mí me paso algo muy parecido, lo mío fue cuando yo estaba…”)
4) Dar sus ideas antes de escuchar las de la otra persona
5) Juzgar a la otra persona
6) Tratar de dar soluciones demasiado pronto
7) Contestar llamadas o aceptar interrupciones durante la conversación (sobretodo si fue acordada con anterioridad)
La idea es que nos observemos en nuestras interacciones con otras personas y detectemos cuales de estas cosas son malos hábitos que tenemos. El primer paso es ser conscientes de que los tenemos para luego ir eliminándolos poco a poco.
Por otro lado, Tom también da una lista de 23 cosas que un buen “escuchador” SI hace, pero yo voy a escoger solo 10 acá , que me parecieron las más importantes:
1) Indagar, pedir clarificación
2) Escuchar las emociones que no son expresadas verbalmente
3) Empatizar
4) Tomar con seriedad al interlocutor, no bajarle el perfil (No se debe decir, “no deberías preocuparte por eso”)
5) Identificar suposiciones ocultas
6) Dejar que la otra persona “se desahogue”
7) Pedir más detalles, hacer que la persona profundice en su explicación y dejar que el interlocutor cuente la historia a su manera
8) No permitir interrupciones
9) Preguntar como el interlocutor quiere ser ayudado
10) Mirar al interlocutor a los ojos
Este es el link al sitio web de The Look and Sound of Leadership. Yo sé que puede parecer demasiado agobiante el tener presente tantos aspectos que hay que cuidar a la hora de escuchar, pero con práctica y con paciencia no es tan difícil. Una vez que se va formando el hábito y pasa a ser casi transparente.
De todos modos, si yo tuviera que resumir cuales son para mí las claves de saber escuchar, para mí serían estas 3:
- Estar totalmente presente en la conversación: esto significa dejar en pausa cualquier otra cosa en la que hayamos estado pensando, y si nos distrajéramos durante la conversación volver rápidamente al presente; no ocuparse ni del pasado, ni del futuro, solo del momento presente.
- Foco en el interlocutor y en el tema que se está conversando: no en uno mismo, en qué digo para parecer inteligente, cómo le soluciono el problema a la otra persona, como hago que todo se arregle rápido.
- Parafrasear, preguntar y pedir detalles: chequear constantemente con el otro para asegurarnos de que estamos entendiendo bien, pedir clarificación cuando no estemos seguros de si entendimos bien y pedir detalles si encontramos que nos falta información.
Bueno, llegamos al final de este episodio, espero que les haya gustado y que se queden con la tarea de mejorar sus habilidades de escucha.
Les recuerdo las vías de comunicación: mail larutadelavida@gmail.com, blog www.larutadelavida.com, o twitter.com/larutadelavida


La música de este podcast se llama sunshine y es de kevin mcleod.


Ahora me despido, cuidense mucho, un abrazo y buen viaje!


No hay comentarios:

Publicar un comentario