lunes, 23 de noviembre de 2009

Ep 68: La Importancia de Saber Escuchar

El tema de hoy es algo que para mí ha sido uno de los aprendizajes más importantes de mi vida adulta. Y cada día sigo aprendiendo y practicando. Saber escuchar es una habilidad compleja, no es fácil, no es lo mismo oír que realmente escuchar. Es algo que tenemos que practicar para llegar a dominarlo.
Oir es inevitable, el oido es uno de nuestros sentidos, a diferencia de la vista que si cerramos los ojos la suspendemos, no podemos cerrar nuestros oidos. No podemos dejar de oir. Pero escuchar es un acto totalmente diferente, que se basa en el oír, pero que requiere de procesos de más alto nivel, requiere que involucremos nuestra conciencia, que dirijamos nuestra atención a lo que estamos escuchando, ya sea un ruido, un sonido, música o una persona hablando.
Sobre el escuchar, en una capa un poco más sofisticada aún se encuentra el interpretar lo que escuchamos, que requiere de un involucramiento mayor aún, ya que incorporamos otros factores a la ecuación, como el tono, la velocidad, el volumen e incluso la información proveniente de otro sentidos, principalmente la vista. En adelante, por simplicidad, nos vamos a referir con “escuchar” a estos dos últimos procesos, escuchar e interpretar, ya que están íntimamente relacionados y son los queremos desarrollar.



Por ejemplo, podemos oír algo que suena como una voz, podemos escuchar que alguien nos está diciendo: “Hola, me llamo Alejandra y soy la nueva supervisora”, y de acuerdo al volumen, al tono, a la velocidad, y muchos otros factores muchas veces inconscientes, podemos entender si Alejandra está contenta, nerviosa, tranquila, ansiosa, si es dominante, relajada, etc.
La importancia de saber escuchar radica en que es la única forma de conectar con otras personas, de comunicarnos efectivamente, de poder tener empatía, de aprender, de crecer, de colaborar, de construir, de relacionarnos, de crear confianza. Y también de que nos escuchen a nosotros.
Pero cómo saber si somos buenos escuchando? Yo creo que lo mejor que podemos hacer para responder esta pregunta es observarnos nosotros mismos en el acto de escuchar. Te distraes fácilmente? Cuando estás escuchando una clase, una conferencia, este podcast, una película, te ocurre que una sola palabra te hace volar a otro tema absolutamente diferente? Volar, recuerdo la primera vez que volé, tenía 10 años, era un viaje largo, 3 horas y media y viajaba sola. Me despedí en el aeropuerto de mis papás, mi mamá disimulaba una lágrima detrás de sus anteojos de sol, sol! Qué ganas de ir a la playa, hace cuanto tiempo que no voy? Mmmhh 3 semanas, no, 4! O son 5? Mmmmhhh.. Arena, sol, mar… perdón, en qué estábamos? Te pasa algo parecido, y cuando te das cuenta te has perdido 5, 10 minutos de la clase o conferencia? Ese es un signo de que te cuesta escuchar, de que te cuesta concentrarte.
Y durante una conversación, estas concentrado en el tema, pero mientras la otra persona está hablando, estás pensando en lo que vas a decir tú a continuación? No estás atento a lo que la otra persona está diciendo, sino que estás esperando tu turno, y preparando mentalmente tu próxima intervención. Eso, está demás decirlo, pero no es conversar, es solamente hablar por turnos. Peor aún que esto, es interrumpir! Eso demuestra que no solo no estabas escuchando sino que además ni siquiera respetas a la otra persona.
Hay un podcast muy bueno que yo escucho que se llama “The Look and Sound of Leadership”, lo hace Tom Henschel y es una vez cada dos semanas (obviamente en inglés), lo recomiendo a todo aquel que esté interesado en, como dice el mismo Tom, “ser percibido en el trabajo de la manera en que quiere ser percibido”.
Hace un tiempo el hizo un episodio sobre comunicación efectiva y si bien su orientación era específicamente hacia la comunicación en el trabajo, yo rescato bastantes cosas que pueden ser aplicadas en la vida diaria. Como por ejemplo, 7 cosas que un buen “escuchador” NO hace:
1) Interrumpir
2) Completar las oraciones del interlocutor
3) Igualar lo que la otra persona dice (“Oh, a mí me paso algo muy parecido, lo mío fue cuando yo estaba…”)
4) Dar sus ideas antes de escuchar las de la otra persona
5) Juzgar a la otra persona
6) Tratar de dar soluciones demasiado pronto
7) Contestar llamadas o aceptar interrupciones durante la conversación (sobretodo si fue acordada con anterioridad)
La idea es que nos observemos en nuestras interacciones con otras personas y detectemos cuales de estas cosas son malos hábitos que tenemos. El primer paso es ser conscientes de que los tenemos para luego ir eliminándolos poco a poco.
Por otro lado, Tom también da una lista de 23 cosas que un buen “escuchador” SI hace, pero yo voy a escoger solo 10 acá , que me parecieron las más importantes:
1) Indagar, pedir clarificación
2) Escuchar las emociones que no son expresadas verbalmente
3) Empatizar
4) Tomar con seriedad al interlocutor, no bajarle el perfil (No se debe decir, “no deberías preocuparte por eso”)
5) Identificar suposiciones ocultas
6) Dejar que la otra persona “se desahogue”
7) Pedir más detalles, hacer que la persona profundice en su explicación y dejar que el interlocutor cuente la historia a su manera
8) No permitir interrupciones
9) Preguntar como el interlocutor quiere ser ayudado
10) Mirar al interlocutor a los ojos
Este es el link al sitio web de The Look and Sound of Leadership. Yo sé que puede parecer demasiado agobiante el tener presente tantos aspectos que hay que cuidar a la hora de escuchar, pero con práctica y con paciencia no es tan difícil. Una vez que se va formando el hábito y pasa a ser casi transparente.
De todos modos, si yo tuviera que resumir cuales son para mí las claves de saber escuchar, para mí serían estas 3:
- Estar totalmente presente en la conversación: esto significa dejar en pausa cualquier otra cosa en la que hayamos estado pensando, y si nos distrajéramos durante la conversación volver rápidamente al presente; no ocuparse ni del pasado, ni del futuro, solo del momento presente.
- Foco en el interlocutor y en el tema que se está conversando: no en uno mismo, en qué digo para parecer inteligente, cómo le soluciono el problema a la otra persona, como hago que todo se arregle rápido.
- Parafrasear, preguntar y pedir detalles: chequear constantemente con el otro para asegurarnos de que estamos entendiendo bien, pedir clarificación cuando no estemos seguros de si entendimos bien y pedir detalles si encontramos que nos falta información.
Bueno, llegamos al final de este episodio, espero que les haya gustado y que se queden con la tarea de mejorar sus habilidades de escucha.
Les recuerdo las vías de comunicación: mail larutadelavida@gmail.com, blog www.larutadelavida.com, o twitter.com/larutadelavida


La música de este podcast se llama sunshine y es de kevin mcleod.


Ahora me despido, cuidense mucho, un abrazo y buen viaje!


lunes, 16 de noviembre de 2009

Ep 67: Hasta Donde Te Involucras?

El tema de hoy es Hasta Donde Te Involucras? Y nace entre otras cosas de unas frases de Einstein que encontré y que dicen: “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”, y “El mundo no está amenazado por las malas personas sino por aquellos que permiten la maldad”.
No sé si estoy tan de acuerdo con que la vida sea taaan peligrosa, pero sí creo que lo peligrosa que es, efectivamente no se debe tan sólo a las personas que hacen el mal, que en verdad no creo que sean tantas, sino que a quienes se sientan a ver lo que pasa, que ni hacen el bien, ni algo para evitar o para contrarrestar a quienes hacen el mal.
Entonces la pregunta para ti, y para mí también, es hasta donde nos involucramos, hasta donde te involucras tu? Hasta donde haces el bien? Hasta donde llegas para evitar el mal? Que estás dispuesto a hacer tú para que la vida, o el mundo, no sean peligrosos?
Cuantas veces te ha pasado que ves que ocurre algo que no te parece bien, pero prefieres no hacer nada.  Ya sea porque piensas que no te afecta, o que no te afecta tanto, o porque piensas que arriesgas demasiado si te involucras, o porque sencillamente no te dan ganas, y prefieres mirar para el lado y hacer como si no hubieses visto nada. Y yo lo digo porque a mi también me pasa. Pero que tan ético es este comportamiento? Qué consecuencias puede traer tanto para ti como para el resto?

Y a veces involucrarse no significa más que decir algo, expresar tu verdadera opinión. No necesariamente significa  involucrarse en actos heroicos, polémicos o arriesgados. Por ejemplo, una situación en la que yo me veo con bastante frecuencia es esta: estoy en mi trabajo, o voy en un taxi, o me encuentro con gente en cualquier parte que lo único que hacen es quejarse. Toda su conversación se desarrolla en torno a la queja. Culpan a otros de todos sus males y de todos los males de la humanidad. Y tratan de convencerme o de buscar empatía en mí. De que yo me una y esté de acuerdo en que los jefes son los responsables de la infelicidad de todos los empleados, de que el gobierno es responsable de todo lo malo que ocurre en el país, etc. Y si me pillan desprevenida puede que caiga en la trampita. Pero yo me propongo estar siempre alerta, tratar de estar muy presente en la conversación para no caer en el juego. Las quejas son tóxicas, son dañinas, contaminan mucho y son contagiosas. Sobretodo si el nivel de consciencia de las personas involucradas no es muy alto.
A todos nos gusta estar de acuerdo entre nosotros, apoyarnos, evitamos estar en desacuerdo en general, porque no es tan agradable como estar de acuerdo. Estar de acuerdo nos da un sentimiento de solidaridad, de unidad, de que estamos todos juntos en esto. Pero como crees tu que ayudamos a que el mundo, a que la vida, sean menos peligrosos, uniéndonos a la queja, apoyando, validando el culpar a otros de lo que sea que nos esté molestando? O diciendo, con mucho cuidado, con mucho amor, lo que realmente pensamos? Que pasaría si en una situación así, en lugar de estar de acuerdo, dijésemos, algo como “estoy de acuerdo en que hay ciertos factores que está fuera de nuestro alcance cambiar, pero hay mucho que podemos hacer para estar mejor, no crees?”.
Para la persona que nos escucha puede abrirse un mundo nuevo de posibilidades. Puede que no se haya dado cuenta de que había caído en el vicio de la queja. Al mostrarle una manera diferente de ver las cosas, le regalamos una oportunidad de hacerse cargo y cambiar eso que no le acomoda. Y para nosotros mismos es vital actuar consecuentemente con nuestras verdaderas creencias. Si por estar de acuerdo, por no crear un conflicto, por no exponernos, contradecimos nuestras convicciones, nos estamos negando, nos mandamos el mensaje de que no vale la pena  expresar lo que creemos, dañamos nuestra autoimagen y nuestra autoestima, no nos respetamos.

La pregunta ¿hasta donde te involucras? para mí tiene que ver también con el salirnos de la mentalidad de víctimas. Hasta donde asumes tu responsabilidad en tu propia calidad de vida, hasta donde asumes tu responsabilidad en la calidad de vida de tu entorno directo, de tu comunidad, y finalmente del mundo? Que tan involucrado estás con tu propia vida, con tu propia existencia? Que tan involucrado estás con quienes te rodean?
El involucrarnos tiene que ver con respetarnos y reconocer que nuestra opinión, nuestras ideas, nuestra forma de ver las cosas importa y no sólo eso, sino que también podemos aportar a otros con una nueva mirada que finalmente puede aportar a mejorar la calidad de vida de otras personas y de nuestra comunidad. También tiene que ver con exponer nuestras ideas a las miradas de otros, y enriquecerlas con esos aportes, con estar abiertos a construir con otros, con quienes nos rodean, las miradas y historias que nos permitan vivir donde y como queremos vivir.
El involucrarnos para mí tiene que ver con la ética de ser fieles a nosotros mismos y actuar de acuerdo a ello. Ojo que también hay que ser cautelosos y dejarnos guiar por nuestra intuición. Tener presente de que en la vida las cosas no son sólo blancas o negras, también hay grises. No es mi idea dejar el mensaje de que tenemos que estar dispuestos a morir o a matar o no se, a perder nuestra fuente de ingresos por involucrarnos. No se pueden dar recetas o pasos a seguir que sea apliquen a cualquier situación. Pero cada uno en su fuero interno, sabe hasta donde puede, hasta donde debe, hasta donde necesita llegar, hasta qué punto puede transar sin sacrificarse a si mismo, sin sentir que se está traicionando, pero teniendo siempre presente el bien común, el bien mayor. Para mí esa es la clave que nos permite resolver la paradoja del bien común versus el bien personal.
Bueno, llegamos al final de este episodio, espero que les haya gustado y que se queden no sólo con la pregunta de hasta donde se involucran, sino que empecemos juntos a desarrollar el hábito de involucrarnos más en nuestras propias vidas y en nuestras relaciones para hacer que el lugar donde vivimos, las relaciones que tenemos, la vida que llevamos, sean más parecidas a como las soñamos.
Les recuerdo las vías de comunicación: mail larutadelavida@gmail.com, este blog www.larutadelavida.com, o twitter.com/larutadelavida
La música de este podcast se llama sunshine y es de kevin mcleod.
Ahora me despido, cuidense mucho, un abrazo y buen viaje!



jueves, 12 de noviembre de 2009

Ep 66: De Qué Eres Esclavo?

Este tema me llegó por mail de alguien de ustedes, Leo Contla de México y es un extracto tomado del libro: El Esclavo, del autor: Francisco J. Ángel Real. A mí me gustó mucho y por eso quise compartirlo acá en la Ruta, porque está muy relacionado con todos los temas que tocamos acá. Aquí va.
¿Tú de qué eres esclavo?, ¿De las heridas que recibiste cuando eras pequeño?, ¿de tus traumas de la infancia?, ¿de lo que alguien más decidió que fueras?, ¿de una relación que no te satisface?, ¿ de un trabajo que no disfrutas?, ¿de la rutina de tu vida?
¡Ya libérate! ¡tira ya ese costal que llevas en la espalda en el que guardas el resentimiento, el rencor y la culpa. Deja ya de culpar a otros y a tu pasado por lo que no marcha bien en tu vida. Cada día tienes la oportunidad de empezar otra vez. Cada mañana, al abrir los ojos, naces de nuevo, recibes otra oportunidad para cambiar lo que no te gusta y para mejorar tu vida. La responsabilidad es toda tuya. Tu felicidad no depende de tus padres, de tu pareja, de tus amigos, de tu pasado, depende solo de ti.
¿Qué es lo que te tiene paralizado?, ¿el miedo al rechazo?, ¿al éxito?, ¿al fracaso?, ¿al que dirán?, ¿a la crítica?, ¿a cometer errores?, ¿a estar solo?
¡Rompe ya las cadenas que tu mismo te has impuesto! A lo único que le debes tener miedo es a no ser tú mismo, a dejar pasar tu vida sin hacer lo que quieres, a desaprovechar esta oportunidad de mostrarte a otros, de decir lo que piensas, de compartir lo que tienes. Tú eres parte de la vida y como todos, puedes caminar con la frente en alto.

Los errores del pasado ya han sido olvidados y los errores del futuro serán perdonados. Date cuenta de que nadie lleva un registro de tus faltas, solo tú mismo. Ese juez que te reprocha, ese verdugo que te castiga, ese mal amigo que siempre te critica, ¡eres tú mismo! Ya déjate en paz, ya perdónate, sólo tú puedes lograrlo.
¿Cuándo vas a demostrar tu amor a tus seres queridos?, ¿Cuándo te queden unos minutos de vida?, ¿Cuándo les queden a ellos unos minutos de vida?
El amor que no demuestres hoy, se perderá para siempre. Recuerda que la vida es tan corta y tan frágil que no tenemos tiempo que perder en rencores y estúpidas discusiones. Hoy es el día de perdonar las ofensas del pasado y de arreglar las viejas rencillas. Entrégate a los que amas sin esperar cambiarlos, acéptalos tal como son y respeta el don más valioso que han recibido: Su libertad.
Disfruta de tus relaciones sin hacer dramas. Si pretendes que todos hagan lo que tú quieres o que sean como tú has decidido, si pretendes controlar a los que te rodean, llenarás tu vida de conflicto. Permite a otros que tomen sus propias decisiones como has de tomar las tuyas, tratando siempre de lograr lo que es mejor para todos. Así podrás llenar tu vida de armonía.
Y por último, ¿Qué estás esperando para empezar a disfrutar de tu vida? ¿Que se arreglen todos tus problemas?, ¿Que se te quiten todos tus traumas?, ¿Que por fin alguien reconozca tu valía?, ¿Que llegue el amor de tu vida?, ¿Que regrese el que se fue?, ¿Que todo te salga como tú quieres?, ¿Que se acabe la crisis económica?, ¿Que te suceda un milagro?, ¿Que por arte de magia todo sea hermoso y perfecto?

¡Despierta ya hermano!, ¡Despierta ya hermana!, ¡Esta es la vida!
La vida no es lo que sucede cuando todos tus planes se cumplen, ni lo que pasará cuando tengas eso que tanto deseas.
La vida es lo que está pasando en este preciso instante. Tú vida en este momento es leer este párrafo, donde quiera que lo estés haciendo y con las circunstancias que te rodean ahora.
En este momento tu corazón lleva sangre a todas las células de tu cuerpo y tus pulmones llevan oxígeno a donde se necesita. En este momento algo que no podemos comprender, te mantiene vivo y te permite, ver, pensar, expresarte, moverte, reír, ¡hasta llorar si quieres!


No te acostumbres a la vida, no te acostumbres a despertar todos los días y estar aburrido, o malhumorado, o preocupado. Abre tus ojos y agradece todas las bendiciones que puedes ver, agradece tu capacidad de oír el canto de los pájaros, tu música preferida, la risa de tus hijos.
Pon tus manos en tu pecho y siente tu corazón latir con fuerza diciéndote: “Estás vivo, estás vivo, estás vivo”. Sabemos que la vida no es perfecta, que está llena de situaciones difíciles. Tal vez, así es como se supone que sea. Tal vez por eso se te han brindado todas las herramientas que necesitas para enfrentarla: Una gran fortaleza que te permite soportar las pérdidas, la libertad de elegir como reaccionar ante lo que sucede, el amor y el apoyo de tus seres queridos.

Sabemos también que tú no eres perfecto, nadie lo es. Y sin embargo, millones de circunstancias se han reunido para que existas. Fuiste formado a partir de un diseño maravilloso y compartes con toda la humanidad sus virtudes y defectos. Así está escrito en tus genes, en los genes de todos los seres humanos que han existido y en todos los que existirán.
Tus pasiones, tus miedos, tus heridas, tus debilidades, tus secretos y tu agresión, los compartes con todos tus hermanos.

¡Bienvenido a la raza humana! Esos supuestos defectos son parte de tu libertad, parte de tu humanidad.
Si te preguntas ¿Quién soy yo para decirte todo esto? Te contestaré que no soy nadie, soy simplemente una versión diferente de lo que tú eres. Otro ser humano más entre miles de millones, pero uno que ha decidido ser libre y recuperar todo el poder de su vida………
Espero que tú también decidas hacerlo.



Bueno, espero que les haya gustado este episodio y que les motive la reflexión sobre de qué es esclavo cada uno de ustedes. Yo me reconozco esclava entre otras cosas, de heridas que recibí cuando pequeña y agradezco darme cuenta porque ahora mi misión es liberarme. De qué eres esclavo tu?
Les recuerdo las vías de comunicación: mail larutadelavida@gmail.com, este blog www.larutadelavida.com, o www.twitter.com/larutadelavida


La música de este podcast se llama sunshine y es de kevin mcleod.


Ahora me despido, cuidense mucho, un abrazo y buen viaje!

Ep 65: Nunca Dejes Pasar una Oportunidad para Celebrar

El tema de hoy es algo que yo  necesito recordar con frecuencia. Nunca Dejes Pasar una Oportunidad para Celebrar.  Dependiendo de la cultura, hay personas y culturas que son más dadas a las celebraciones y otras que no lo son tanto.
A mí personalmente me cuesta celebrar, y soy más dada a minimizar mis triunfos o logros que a celebrarlos, por eso necesito este recordatorio. Pero por qué es importante?
La vida esta hecha de momentos. Los recuerdos son momentos. Es importante detenerse en los momentos felices, saborearlos, disfrutarlos, darles importancia. Cuantas veces nos quedamos pegados en momentos “malos”, “tristes”, y cuantas veces pasamos por alto las oportunidades para detenernos y celebrar, disfrutar de algo bueno, un logro, un hecho afortunado que no esperábamos, una visita, un cumpleaños? No necesariamente tenemos que celebrar un evento, puede ser nada más que el hecho de que estamos vivos, de que tenemos buena salud, de que tenemos familia, amigos, trabajo, de volver a ver a alguien que no veías hace mucho tiempo. Tampoco es necesario hacer una fiesta para celebrar, aunque si se puede, tampoco dejes pasar la oportunidad de hacer una fiesta! Pero puedes celebrar deteniéndote un momento, dándote la oportunidad de sentir la felicidad que lo que estás celebrando te produce. Felicitarte, agradecer por aquello que celebras.
A mucha gente no le gusta celebrar su cumpleaños por ejemplo, porque no les gusta sentir que se están haciendo viejos. Pero, por un lado, es inevitable cumplir años y por otro lado, es una bendición haber tenido la oportunidad de vivir un año más, de hacer cosas, de vivir cosas nuevas…  A mi me pone feliz cumplir años, sobretodo cuando he hecho cosas importantes para mí desde el cumpleaños anterior. Y como eso depende de mí, me encargo cada año de haber hecho algo que me traiga satisfacción , así cuando llega mi cumpleaños estoy feliz porque aproveché mi tiempo.
Celebrar crea memorias, recuerdos agradables, que nos unen con otra gente y nos hacen plasmar la alegría en nuestras vidas. Celebrar nos recuerda lo buena que es la vida, lo afortunados y bendecidos que somos, lo abundante de nuestra realidad. Nos ayuda a ser conscientes de lo bueno que nos pasa y que tenemos y que hacemos y eso nos hace ser más agradecidos.
Por eso no sólo no debemos dejar pasar oportunidades para celebrar, idealmente tenemos que buscarlas! Puede parecer difícil en un principio, porque no tenemos el hábito, pero yo creo que con práctica después se hace cada vez más fácil encontrarlas. Si eres como yo entonces te puede pasar que cuando logras algo, alguna meta, cuando consigues algún triunfo, tiendes a minimizarlo. Te dices a ti mismo que en realidad no era tan difícil, que cualquiera podría haberlo hecho, que no es para tanto. Y puede que incluso sea verdad, pero era tu meta y lo lograste! Por muy pequeña que haya sido, tu la pusiste como meta, y trabajaste para lograrla, y lo hiciste! Eso merece una celebración!  Al celebrar le entregas energía a esos eventos, a esas vivencias y se graban en tu recuerdo como momentos felices. Todos sabemos la vida esta hecha de momentos y mientras más momentos felices tengas en tus recuerdos más vas a sentir que tu vida ha sido feliz.
Además , lo bueno de celebrar es que no necesitas celebrar sólo cosas tuyas, sino que puedes celebrar logros de otros. Sobretodo cuando el otro es menos dado a la celebración, ayúdale a celebrar! De hecho, a mí por ejemplo, me es mucho más fácil celebrar cosas de otras personas que las propias, reconocer y felicitar logros de otras personas que los propios, y si todos comenzamos a celebrar a nuestros amigos a nuestra familia a quienes tenemos a nuestro alrededor, en poco tiempo vamos a estar llenos de celebraciones! Hazte el hábito de reconocer, celebrar, felicitar, agradecer a quienes te rodean.
Piensa que si no celebramos todo lo que merece celebración, si no nos detenemos a agradecer, si no nos damos el permiso y el tiempo de sentir esa felicidad, le enviamos una señal al universo de que no estamos satisfechos, enviamos una señal de ingratitud. Luego de un tiempo el universo ya no sabe qué enviarnos para hacernos felices. En cambio si demostramos nuestra alegría y nuestra felicidad frente a todo lo celebrable, es mucho más fácil que nos sigan llegando más de esas experiencias.
También ayudamos a quienes nos quieren a saber qué nos hace felices. A todos nos gusta hacer felices a quienes queremos o no? Si esas personas no nos dan pistas para saber que les gusta, es más difícil poder hacerles felices, pero si nos están haciendo saber qué cosas les traen felicidad, podemos hacer que esas cosas sucedan más seguido.
Esta semana fue mi cumpleaños y yo no tenía tantas ganas de celebrar, pero por suerte mis hermanos me insistieron en que lo hiciera, y la verdad es que lo pasamos muy bien. Vi a amigos que no veia hace mucho tiempo y hasta se me olvidó lo de mi cara por ese rato. Creo que uno nunca se arrepiente de las veces que celebra, pero sí se puede arrepentir de las veces que no lo hizo.


En resumen, lo que me gustaría que quedara de este episodio es: 
1) Primero que todo, dejar de quedarse pegados en los momentos no tan buenos, dejarlos pasar, dejar de entregarles energía para que no queden grabados fuerte en tu memoria. 
2) No dejes pasar las oportunidades para celebrar que se te presenten, esta alerta para identificarlas y aprovecharlas
3) Busca oportunidades en ti o en el resto, con práctica podemos encontrar algo celebrable todos los días.


Como la vez pasada, me gustaría saber si tienen sugerencias para hacer de la Ruta un lugar mejor de lo que es hoy en día. He recibido algo de feedback, pero no mucho todavía. Que secciones les gustaría que agregáramos, que formas de interacción les gustaría tener acá en la Ruta? Qué opinan del largo de los episodios? Y la frecuencia? a veces la gente no tiene tiempo para escuchar dos episodios en una semana… tal vez sería mejor una vez a la semana solamente? que opinan? Por favor cuentenme! Las vías de comunicación son: eeste blog www.larutadelavida.com, el mail larutadelavida@gmail.com, o nos podemos comunicar via twitter.com/larutadelavida
La música de este podcast se llama sunshine y es de kevin mcleod.
Ahora me despido, a celebrar, un abrazo y buen viaje! 

Ep 64: Diseñando tu Identidad: Tu Plan de Mejora

Para quienes recién se integran a la Ruta, les comento que antes hemos comenzado una serie de 3 entregas que llamamos “Diseñando tu Identidad”. Acá en la Ruta siempre hablamos de diseñar tu vida, de diseñar la vida de tus sueños, pero para lograr eso es importante partir por ti mismo, por uno mismo y de ahí nació esta serie “Diseñando tu identidad”.
En esta tercera  y última entrega el tema es: Tu Plan de Mejora
En la primera parte de esta serie decíamos  que quien eres hoy es producto de quien decides ser, de quien crees que puedes ser, de quien insistes ser día tras día; de quien quieres ser a fin de cuentas, porque está en tus manos. Pero también decíamos a veces no somos 100% conscientes de esto y por eso la idea del primer episodio era provocar una reflexión en la cual tu te dieras cuenta de que realmente es así, que detectaras esas características de tu personalidad o de tu conducta que repites aunque no te gusten o no traigan los resultados que esperas, en resumen, la idea era traer al plano de la consciencia tu manera de ser, tus hábitos, conductas, características, etc.
En la segunda parte, la idea era detectar cuales eran tus oportunidades para mejorar, mirando de manera más critica tu personalidad, tus características y entender si te servían o no, si te gustaban o no, si necesitabas modificar o sencillamente eliminar alguna de esas características. Esta etapa puede presentar algunos desafíos. Si eres muy autoexigente, o si tienes muy baja autoestima, puedes caer en el extremo de encontrar que todo en ti está mal, que nada en ti te gusta, y que te gustaría cambiar absolutamente todo. Si esto te ocurrió, te pido primero que tengas compasión contigo mismo, y que pienses en ti en tercera persona, si tu fueras un amigo tuyo, que cosas valorarías? Si aún así no logras ver lo bueno que hay en ti, pregúntale a algún amigo o familiar de confianza, que cosas en ti valoran. Te aseguro que van a nombrar varias! Si por el contrario, no hay nada en ti que te gustaría mejorar, no se te ocurre nada que pudieras cambiar un poco para mejor… mmmhh… no quiero decir que es imposible, pero me cuesta creer que no puedas mejorar nada… o tal vez no estarías escuchando la Ruta si así fuera! Así que tb en este caso, te aconsejaría preguntarle a alguien, alguien cercano, que te quiera, para que lo haga con mucho cariño, que cosas cree el o ella que podrías mejorar de tu persona. Yo creo que en este caso también te van a poder nombrar alguna. Agradece en ambos casos a quien le hayas preguntado, porque es un regalo importante el que te están haciendo.

Además, en el episodio anterior también nos hacíamos la pregunta de cómo queremos ser? Cual seria nuestro yo ideal? A quienes admiramos y por que? y de esta manera identificábamos las brechas entre como somos realmente y como nos gustaría ser. Y nos adentramos un poco en  esas brechas. ¿Que tan grandes son? Quieres cerrarlas? Crees que puedes cerrarlas? Buscas justificaciones de por que no las puedes cerrar? O te llenas de excusas para justificar el no cerrarlas? Por qué te llenas de excusas? Te da susto no poder cambiar algo de tu persona? O no poder desarrollar alguna característica que quieras?
Bueno, puede parecer un poco intimidante esta parte del proceso, cómo hace para cerrar las brechas? Pero la verdad es que la respuesta es muy sencilla… haciéndolo nada más. Ok, vamos de a poco.
El principal obstáculo son tus creencias. Claramente lo que tu crees que es posible o no va a determinar lo que puedas llegar a lograr, como dijo Henry Ford, “ya sea que creas que puedes o que no puedes, en ambos casos estás en lo cierto”. Por eso lo primero que te voy a pedir, es el beneficio de la duda. Por ejemplo, me gustaría ser más alegre, pero no puedo. Lo has intentado? Cuantas veces? No me digas que una vez y ya… tu crees que Michael Jordan encesto a la primera oportunidad? Date a ti mismo el beneficio de la duda. Es lo único que te voy a pedir… “es que yo jamás voy a poder hablar en público”. No lo sabes! Depende de cuan fuerte sea tu deseo! Depende de cuanto estés dispuesto a invertir! Depende de cuanto estés dispuesto a dar por lograrlo. Cambiando tu creencias, cambia quien eres. Cambiando mis creencias, cambio quien soy. Hace poco vi una película que no salió al cine, salió directo al DVD, se llama Diverse Gifted, no se como se llama en español, actúa Cuba Gooding Junior. Es basada en un hecho real, sobre el jefe del departamento de neurocirugía pediátrica en Harvard. El cuando niño no era buen alumno, le costaba mucho, los compañeros se burlaban de el. Pero su mama siempre le dijo que el era muy inteligente y que podía llegar a hacer lo que quisiera. “Si los demás lo pueden hacer, tu también puedes hacerlo, pero mejor!”, le decía su mamá.
Entonces el primer paso de tu plan de mejora es darte el beneficio de la duda, poner a un lado tus creencias de lo que es o no posible, no te bases en lo que ha sido o no posible antes, porque eso no demuestra nada con respecto a lo que puede o no ser posible en el futuro. Tu pasado no determina tu presente, ni tu futuro, el presente y el futuro están abiertos para ser lo que tu quieras hacer de ellos.

El segundo paso es fingir. Pagaría por ver tu cara en este momento! Si, dije fingir. Los gringos tienen un dicho que dice: “fake it until you make it” , algo asi como “fíngelo, hasta que lo logres” y yo soy súper fan de esa filosofía. Como cualquier otra habilidad, la mejor manera de aprender una actitud o cualquier cosa en realidad, es haciéndolo. Ya sé que suena más fácil de lo que es en realidad, pero la clave está en no esperar que te salga bien a la primera. Ni a la segunda, ni a la tercera… aceptar de entrada que lo más probable es que al principio te cueste y no te resulte, pero que la práctica hace al maestro! En esta etapa necesitas mucha paciencia y compasión. Y también necesitas la claridad para darte cuenta cuando estás cayendo en el comportamiento que quieres cambiar. Para esto es bueno pedir ayuda. De nuevo te recomiendo que lo hagas a alguien cercano, que te quiera mucho, para que lo haga con cariño y no te hiera en el proceso. Por ejemplo, digamos que quieres ser más positivo. A veces es difícil darte cuenta cuando estás cayendo en ese comportamiento, sobretodo si llevas mucho tiempo siendo negativo, los viejos hábitos no son fáciles de cambiar. Le puedes contar a un amigo, que te gustaría comenzar a ser más positivo, verle el lado bueno a las cosas y no siempre el malo y que necesitas su ayuda para cuando te vea cayendo en ese antiguo hábito te diga algo que pueden acordar entre ustedes. Al principio te puede molestar, pero recuerda que ese amigo te está ayudando mucho y dale las gracias.
Empieza solo con 1 o 2 cosas que quieras cambiar o mejorar y cuando ya las tengas incorporadas  a tu forma de ser sigue con otras, no trates de hacer todo al mismo tiempo, anda con calma, ten paciencia.
Finalmente el tercer paso es revisar periódicamente quien eres y compararlo con quieres ser. Todos cambiamos y quien queremos ser también puede cambiar. Alguna conducta que no era relevante tener antes, puede serlo hoy. O puedes haber desarrollado algún nuevo hábito inconveniente.


En resumen:
1) dejar a un lado tus creencias sobre lo que es o no posible para ti, darte el beneficio de la duda. 
2) finge, hasta que lo logres. 
3) revisa periódicamente tu identidad.


Recuerda que: La vida no se trata de encontrarse a si mismo, se trata de CREARSE a si mismo.
Ok, con esto terminamos la serie Diseñando tu Identidad, espero que les haya servido.
Bueno, ahora quiero pedirles un poco de ayuda.

Me gustaría saber si tienen sugerencias para hacer de la Ruta un lugar mejor de lo que es hoy en día. Que secciones les gustaría que agregáramos, que formas de interacción les gustaría tener acá en la Ruta? Puede ser una sección de saludos? O si alguien quiere compartir una cita, un poema, una frase, recomendar un libro? Qué opinan del largo de los episodios? En general trato de que duren entre 10 y 15 minutos. A veces me paso un poco, y otras es un poquito mas corto, pero quiero saber si ustedes opinan que la duración de los episodios es adecuada? Y la frecuencia? Al principio era 3 veces a la semana y ahora son 2, pero yo me doy cuenta que a veces la gente no tiene tiempo para escuchar dos episodios en la semana… tal vez sería mejor una vez a la semana solamente? Les pregunto a ustedes, que opinan?
Por ahora lo hago todo yo sola, y con mucho cariño, por eso puede ser que no pueda implementar todas las sugerencias por el momento, pero me gustaría saber que opinan. Asi que por favor cuentenme! Las vías de comunicación son: el www.larutadelavida.com, el mail larutadelavida@gmail.com, o nos podemos comunicar via twitter.com/larutadelavida
Antes de irme,  Jesus Mercado, un viajero de la Ruta, me pidio que mencionara su blog: www.jmgthings.blogspot.com, donde habla del lugar donde él vive, en Baja California Sur, México. Va a quedar el link en el blog de la Ruta.
La música de este podcast se llama sunshine y es de kevin mcleod.
Ahora me despido, cuidense mucho, un abrazo y buen viaje!


lunes, 9 de noviembre de 2009

Ep 63: Diseñando tu Identidad: Oportunidades para Mejorar

Bueno, para quienes recién se integran a la Ruta, les comento que en el episodio anterior comenzamos una serie de 3 entregas que llamamos “Diseñando tu Identidad”. Acá en la Ruta siempre hablamos de diseñar tu vida, de diseñar la vida de tus sueños, pero para lograr eso es importante partir por ti mismo, por uno mismo y de ahí nace esta serie “Diseñando tu identidad”.
En esta segunda entrega el tema es: Oportunidades para Mejorar
En la primera parte de esta serie decíamos  que quien eres hoy es producto de quien decides ser, de quien crees que puedes ser, de quien insistes ser día tras dia, de quien quieres ser a fin de cuentas, porque está en tus manos. Pero también decíamos a veces no somos 100% conscientes de esto y por eso la idea del episodio anterior era provocar una reflexión en la cual tu te dieras cuenta de que realmente es así, que detectaras esas características de tu personalidad o de tu conducta que repites aunque no te gusten o no traigan los resultados que esperas, en resumen, la idea era traer al plano de la consciencia tu manera de ser, tus hábitos, conductas, características, etc.
Ahora que ya sabes cómo eres, que estás más consciente de tus características, la siguiente pregunta es: Te gusta quien eres hoy? Estas conforme con tu forma de ser?, con cómo eres, contigo?, con cómo eres con otras personas?, estás conforme donde estás? Cómo es tu autoimagen?, cómo son tus relaciones?, cómo es tu trabajo?, cómo es tu nivel de felicidad? Estás cómodo o cómoda con la manera en que estás siendo?
En el episodio anterior te decía que te dedicaras a observar, pero sin juzgar, la idea era que solo te hicieras consciente de las características que te definen, que te hacen únic@. Bueno, ahora es el momento para juzgar, para evaluar, para poner en la balanza que tanto te favorecen o te perjudican esas características. Como te contaba la vez anterior, yo  antes era muy sarcástica. Siempre tenía un comentario sarcástico para hacer. Y aunque en un principio lo disfrutaba de cierta forma, con el tiempo empecé a sentir que me hacía mal, y no sólo a mí sino que a mi entorno también. Sentía que me estaba convirtiendo en una persona  amarga.
Hay cosas de las que observaste en ti que no te agraden? O quizás no es tan así como que no agradan, pero que quisieras mejorar? Vamos, no me contestes que nada, porque nadie es perfecto, todos podemos mejorar en algo.  Identifica 3-5 cosas que puedas cambiar o mejorar, o incluso que necesites eliminar completamente de tus hábitos, como era el caso de mi sarcasmo (entre muchas otras cosas que necesito mejorar o eliminar derechamente).
Entonces, lo que hemos hecho hasta ahora es primero identificar cuales son nuestras características, nuestra personalidad, nuestros comportamientos y luego analizarlos para ver si nos sriven o no, si debemos eliminar alguno y/o mejorarlo.
La siguiente pregunta es : Como te gustaría ser?  Que características te gustaría tener, como te gustaría que los demás te vieran? Como te gustaria verte a ti mismo, como te gustaria que te recordaran? A veces es difícil pensar en como te gustaría ser en terminos de las caraterísiticas que te gustaría tener, pero una forma de descubrirlas es pensando en la gente que admiras, la gente que te inspira, la gente que te agrada, etc. Que es lo que te atrae de esas personas, que características tienen?
A mí por ejemplo me gustaría ser menos extremista, me cuesta ver a veces la escala de grises, los matices, en general veo las cosas como blanco o negro y estoy súper consciente de que es un aprendizaje que tengo por delante (entre muchos otros).
Hay una brecha entre como eres y como te gustaría ser? Que tan grande es la brecha? Quieres cerrarla? Crees que puedes cerrarla? Buscas justificaciones de por que no las puedes cerrar? O te llenas de excusas para justificar no cerrarla? Por qué te llenas de excusas? Te da susto no poder cambiar algo de tu persona? O no poder desarrollar alguna característica que quieras? A que le temes?
Tarea entonces, ahora sí evaluar, de todas los rasgos de nosotros mismos, esos que te hacen único, cuales te gustaría eliminar o modifiicar, y tarea también que otras caractístcas te gustaría tener, cosas que tu crees que mejorarían tu vida.
Bueno, ya que estamos llegando el final del programa, les cuento que la próxima  entrega va a ser la última de esta serie y va a tratar del tema de cómo hacer un plan para mejorar todo lo que vimos en las entregas uno y dos.
Espero que les haya gustado este episodio.


Ahora me despido, cuidate mucho, reflexiona en estos días sobre quien quieres ser y que les gustaría cambiar de su persona, un abrazo y buen viaje!