miércoles, 5 de agosto de 2009

Ep 47: 2) La Ley de Dar

Hoy continuamos con la segunda de las 7 Leyes Espirituales del Éxito, según el libro del mismo nombre escrito por Deepak Chopra. Para quienes se integran recién a la Ruta, les cuento brevemente que estamos revisando una a una las 7 leyes espirituales del éxito de Deepak Chopra. En este episodio revisaremos la segunda la que es La Ley de Dar.

Esta segunda ley, dice en el libro que se podría llamar también la Ley de Dar y Recibir, porque el universo opera en una dinámica de intercambio. Nada es estático. El cuerpo humano está en un intercambio dinámico y constante con el universo; la mente esta interactuando dinámicamente con el mente del cosmos; nuestra propia energía es una expresión de la energía cósmica.

El flujo de la vida no es otra cosa que una interacción armoniosa de todos los elementos y fuerzas que estructuran la existencia misma, y esta interacción en tu vida opera como la Ley de Dar. Debido a que tu cuerpo y tu mente y el universo están en un intercambio constante y dinámico, el detener la circulación de energía es como detener el flujo de la sangre. Cuando se detiene el flujo de la sangre, ésta se empieza a coagular, a estancar. Esta es la razón por la que tienes que dar y recibir para mantener la riqueza y la abundancia – o lo que sea que quieras en tu vida – circulando en tu vida.

El dinero es en realidad un símbolo de la energía vital que intercambiamos y la energía vital que usamos como resultado del servicio que le proveemos al universo. Otra forma de llamar al dinero es “moneda corriente”, que también refleja naturaleza de flujo que tiene esta energía.

Por esta razón, si detenemos la circulación del dinero – si nuestra única intención es acumular y guardar nuestro dinero – dado que es energía vital, también detendremos su circulación hacia nuestras vidas. Para poder mantener el flujo de dinero viniendo hacia nosotros, tenemos que mantener la energía circulando. Como un río, el dinero tiene que fluir, de otra manera se comienza a estancar, a coagular, a sofocar y muere su energía vital. La circulación lo mantiene vivo y vital.

A su vez, todas las relaciones que tenemos son de dar y recibir. Dar genera recibir, y recibir genera dar. Todo lo que sube tiene que bajar; lo que sale vuelve a entrar. En realidad, recibir es lo mismo que dar, porque dar y recibir son aspectos diferentes del flujo de energía en el universo. Y si detienes el flujo de uno de estos aspectos, interfieres con la inteligencia de la naturaleza.

Mientras más des, más vas a recibir, porque estarás manteniendo la circulación de la abundancia en tu vida. En efecto, todo lo que es valioso en la vida sólo se multiplica cuando se da. Aquello que no se multiplica al ser dado no vale la pena darlo ni recibirlo. Si en el acto de dar, sientes que has perdido algo, o si lo das de mala gana o con resentimiento, entonces no hay energía en tu dar, y por lo tanto no va a generar un aumento en aquello que estás dando.

Es la intención en tu dar y recibir lo más importante. La intención debe ser siempre crear felicidad para el que da y para el que recibe, así se generará el incremento. El retorno es directamente proporcional a lo que se da, si es que este acto es incondicional y desde el corazón. Por eso el acto de dar tiene que ser alegre – el estado mental tiene que ser uno en el que sientas alegría por el sólo hecho de dar. Entonces la energía tras tu acto de generosidad se incrementará muchas veces.

Practicar la Ley de Dar es en realidad muy simple: si tu quieres alegría, da alegría a otros; si quieres amor, aprende a dar amor; si quieres atención y estima y respeto, aprende a entregar atención y a estimar y a respetar a otros; si quieres abundancia material, ayuda a otros a lograr esta abundancia material. En realidad, la manera más fácil de obtener lo que tu quieres es ayudar a otros a obtener lo que ellos quieren.

Este principio funciona tanto para individuos, corporaciones, sociedades y países. Si quieres ser bendecido con todo lo bueno en la vida, aprende a bendecir silenciosamente a todo el mundo con todo lo bueno en la vida. Incluso el pensamiento de dar, el pensamiento de bendecir, o una simple oración tienen el poder de afectar a otros.

La mejor manera de poner en funcionamiento la Ley de Dar, es tomar la decisión de que cada vez que entres en contacto con alguien, con cualquier persona, les vas a dar algo. No tiene que ser necesariamente algo material; puede ser una flor, un cumplido, una oración. En realidad, las formas más poderosas de dar no son materiales. Los regalos de cariño, atención, afecto, respeto, y amor son algunos de los regalos más preciosos que puedes dar, y no te cuestan nada.

Cuando te encuentres con alguien, puedes mandarles una bendición silenciosa, deseándoles felicidad, alegría, risa. Este tipo de dar regalos en silencio es muy poderoso.

Una de las cosas que me enseñaron cuando niño, y también les enseñé a mis hijos, es nunca ir a la casa de alguien sin llevar algo. Tu podrías decir, “¿Cómo voy a dar algo a otros cuando en este momento no tengo suficiente ni para mí mismo?”. Puedes llevar una flor. Una flor. O una tarjeta que diga algo acerca de tus sentimientos hacia la persona que estás visitando. O un cumplido, o una oración.

Toma la decisión de dar, donde quiera que vayas, a quienquiera que veas. Mientras estés dando, vas a recibir. Mientras más des, más confianza ganarás en los milagrosos efectos de esta ley. Y mientras más recibas, también vas a poder dar más.

Nuestra verdadera naturaleza es de abundancia, porque la naturaleza soporta cada una de nuestras necesidades y deseos. No carecemos de nada, porque nuestra naturaleza esencial es de pura potencialidad e infinitas posibilidades. De esta manera, tienes que saber que ya en este momento inherentemente estás en abundancia, no importa cuán poco o mucho dinero tengas, porque la fuente de toda riqueza es el campo de pura potencialidad – es la conciencia que sabe como satisfacer cada necesidad, incluyendo la alegría, amor, risa, paz, armonía y conocimiento. Si buscas estas cosas primero – no sólo para ti mismo, sino que para otros – todo lo demás vendrá a ti espontáneamente.

Para poner en práctica la Ley de Dar, Deepak Chopra nos recomienda los siguientes pasos:

1. Adonde quiera que vaya, y con quienquiera que me encuentre, les daré un regalo. El regalo puede ser un cumplido, una flor, una oración. Hoy le daré algo a todas las personas con quienes tenga contacto, así comenzaré el proceso de circular alegría, riquezas y abundancia en mi vida y en la vida de otros.

2. Hoy recibiré con gratitud todos los regalos que la vida me ofrezca. Recibiré los regalos de la naturaleza: las luz del sol y el canto de los pájaros, o los chubascos de primavera o la primera nieve del invierno. También estaré abierto a recibir regalos de otros, ya sea en forma de cosas materiales, dinero, cumplidos, o oraciones.

3. Haré un compromiso de mantener las riquezas circulando en mi vida dando y recibiendo los regalos más preciosos: cariño, afecto, apreciación y amor. Cada vez que me encuentre con alguien, silenciosamente les desearé felicidad, alegría y risa.

Si estás escuchando esto, probablemente eres como yo, y te cuesta mucho menos dar que recibir, pero es importante que pongas en práctica las dos cosas, no sirve si eres de esas personas que sólo dan y no saben recibir, no vas a lograr vivir en la abundancia. Puede ser que te guste ayudar a otros, pero no aceptes ayuda de nadie, que siempre escuches los problemas de tus amigos, pero tu no les cuentes tus problemas a ellos, lo que sea… es importante que aprendas a recibir, a recibir con gratitud. De otra manera le estás enviando al universo el mensaje de que no quieres nada de lo que te ofrece, y tarde o temprano, esos regalos van a dejar de llegar a tu vida. Aprende a recibir, a decir gracias. Aprende a recibir un cumplido sin argumentar en contra. No te sientas en deuda, un simple gracias de corazón es suficiente.

La próxima ley que revisaremos será la Ley de Causa y Efecto.

Ahora me despido, feedback, preguntas, comentarios, críticas, larutadelavida@gmail.com, ácá en el blog, o en twitter.com/larutadelavida, @larutadelavida.

Un abrazo grande, hasta la próxima, buen viaje!

No hay comentarios:

Publicar un comentario