miércoles, 16 de septiembre de 2009

Ep 57: 7) La Ley del Dharma

Hoy llegamos a la última de las 7 Leyes Espirituales del Éxito, según el libro del mismo nombre escrito por Deepak Chopra. Para quienes se integran recién a la Ruta, les cuento que hemos estado revisando una a una las 7 leyes espirituales del éxito de Deepak Chopra. Vimos la 1) Pura Potencialidad, 2) Dar y Recibir , 3) Karma, 4) Ley del Mínimo Esfuerzo , la 5) Ley de la Intención y el Deseo y la 6) Ley del Desapego. En este episodio revisaremos la séptima y última, que es La Ley del Dharma o del Propósito en la Vida.

Dharma es una palabra sánscrita que quiere decir “propósito en la vida”. La Ley del Dharma dice que todos nos hemos manifestado en el mundo físico para satisfacer un propósito. El campo de potencialidad pura es divinidad en esencia, y lo divino toma forma humana para satisfacer un propósito.

De acuerdo a esta ley, tu tienes un talento único y una forma única de expresarlo. Existe algo que tu puedes hacer mejor que cualquier otra persona en el mundo – y para cada talento único y expresión única de ese talento, también hay necesidades únicas. Cuando estas necesidades se juntan con la expresión creativa de tu talento, se produce la chispa que crea abundancia. Expresar tus talentos para satisfacer necesidades crea riquezas y abundancia ilimitadas.

Si pudiéramos hacer que los niños tuvieran este pensamiento desde el principio de sus vidas, podríamos ver el efecto que esto tendría en sus vidas. De hecho, yo hice esto con mis propios hijos. Una y otra vez, les dije que había una razón para que ellos estuvieran acá, y que ellos tenían que buscar cual era esa razón para cada uno de ellos. Desde la edad de cuatro años, ellos escucharon esto.

También les enseñé a meditar cuando tenían más o menos la misma edad, y les dije, “no quiero que nunca, nunca, se preocupen sobre como se van a ganar la vida. Si no son capaces de ganarse la vida cuando crezcan, yo los voy a mantener, así que no se preocupen de eso. No quiero que se preocupen de que les vaya bien en el colegio. No quiero que se enfoquen en tener las mejores notas o ir a los mejores colegios. En lo que realmente quiero que enfoquen es en preguntarse a ustedes mismos cómo pueden servir a la humanidad, y preguntarse también cuales son sus talentos únicos. Porque ustedes tienen un talento único que nadie más tiene, y también tienen una manera especial de expresar ese talento, y nadie mas la tiene.” ellos terminaron yendo a los mejores colegios, las mejores notas, e incluso en la universidad, son únicas ya que son económicamente independientes, porque ellos se enfocaron en qué es lo que podían entregar. Esta es la Ley del Dharma.

Esta ley tiene tres componentes. El primero dice que cada uno de nosotros tiene que descubrir su verdadero ser interior, para entender por nosotros mismos que nuestro verdadero ser interior es espiritual, que esencialmente somos seres espirituales que nos hemos manifestado en forma física. No somos seres humanos que ocasionalmente tienen experiencias espirituales - es al revés: somos seres espirituales que tienen experiencias humanas ocasionalmente.

Cada uno de nosotros está acá para descubrir nuestro ser espiritual. Esa es la primera forma satisfacer la Ley del Dharma. Tenemos que darnos cuenta por nosotros mismos que dentro de cada uno de nosotros hay un dios o diosa en estado embrionario que quiere nacer para que podamos expresar nuestra divinidad.

El segundo componente de la Ley del Dharma es expresar nuestros talentos únicos. La Ley del Dharma dice que cada ser humano tiene talentos únicos, y únicos en su expresión , tan únicos que no hay nadie más en el planeta que tenga ese talento, o esa expresión de ese talento. Esto significa que hay una cosa que tu puedes hacer, y una forma de hacerlo, que es mejor que cualquier otra persona en todo el planeta. Cuando estás haciendo esa cosa, pierdes la noción del tiempo. Cuando estás expresando ese talento único que posees – o más de un talento único en muchos casos – la expresión de ese talento te lleva a una consciencia eterna, sin limitación de tiempo.

El tercer componente de la Ley del Dharma es el servicio a la humanidad – servir a tu prójimo y preguntarte, “cómo puedo ayudar? Cómo puedo ayudar a todo a quien con quien entre en contacto?” cuando combinas la capacidad de expresar tu talento único con el servicio a la humanidad, entonces estás haciendo completo uso de la Ley del Dharma. Y si lo juntas con la experiencia de tu propia espiritualidad, el campo de potencialidad pura, entonces no existe ninguna posibilidad de que no tengas acceso a abundancia ilimitada, porque esa es la verdadera manera en que la abundancia es alcanzada.

Esta no es una abundancia temporal; es permanente, debido a tu talente único, tu forma de expresarlo, y tu servicio y dedicación a tu prójimo, descubierto a través de hacerte las preguntas, “Cómo puedo ayudar? En lugar de “Que puedo ganar?”

La pregunta, “Qué puedo ganar?” es el diálogo interno del ego. El preguntarte “Cómo puedo ayudar?” es el diálogo interno del espíritu. El espíritu es aquel de tu consciencia donde experimentas tu universalidad. Simplemente cambiando tu diálogo interno de “Que gano yo?” a “Cómo puedo ayudar?” podrás acceder al espíritu, aquel dominio de tu consciencia donde experimentas tu universalidad.

Si quieres maximizar tu uso de la Ley del Dharma , tienes que hacer varios compromisos.

- El primero es: Voy a buscar mi ser superior, que está más allá de mi ego, a través de la practica espiritual.

- El segundo compromiso es: Voy a descubrir mi s talentos únicos, y lo voy a disfrutar, porque el proceso de disfrutar ocurre cuando entro a la consciencia sin límite de tiempo. Ahí es cuando estoy en un estado de regocijo.

- El tercer compromiso es: Me voy a preguntar a mi mismo cual es la mejor manera en que puedo servir a la humanidad. Voy a responder esa pregunta y luego lo voy a poner en práctica. Voy a usar mi talento único para servir las necesidad de mi prójimo – voy a juntar esas necesidades con mi deseo de ayudar y servir a otros.

Ahora siéntate y haz una lista con las respuesta a estas dos preguntas: si el dinero no fuera una preocupación y tuvieras todo el tiempo y el dinero del mundo, qué harías? Si tu respuesta es que seguirías haciendo lo que haces actualmente, entonces estás en dharma, porque tienes pasión por lo que haces – estás expresando tus talentos únicos.

Luego pregúntate: cuál es la mejor manera en que puedo servir a la humanidad? Responde esa pregunta y luego ponlo en práctica.

Descubre tu divinidad, encuentra tu talento único, sirve a la humanidad con el, y podrás generar toda la riqueza que quieras. Cuando tus expresiones creativas calzan con las necesidades de tu prójimo, entonces la riqueza fluirá espontáneamente desde lo no manifiesto a los manifiesto, desde el reino del espíritu al reino de la forma. Comenzarás a experimentar tu vida como una milagrosa expresión de divinidad – no solo ocasionalmente, sino que todo el tiempo. Y sabrás y conocerás la verdadera alegría y el significado del éxito – el éxtasis y la gloria de tu propio espíritu.

Para poner en práctica la Ley del Dharma, Deepak Chopra nos recomienda los siguientes pasos:

1) Hoy alimentaré amorosamente al dios o diosa en estado embrionario que yace profundamente dentro de mi alma. Pondré atención al espíritu dentro de mi que da vida tanto a mi cuerpo como a mi mente. Me despertaré a esta profunda quietud dentro de mi corazón. Llevaré la consciencia de Ser eterno en medio de esta experiencia ligada al tiempo.

2) Haré una lista de mis talentos únicos. Luego listaré todas las cosas que me gusta hacer mientras expreso mis talentos únicos. Cuando expreso mis talentos únicos y los uso para el servicio de la humanidad, pierdo la noción del tiempo y creo abundancia en mi vida así como también en las vidas de otros.

3) Me preguntaré a diario, “Cómo puedo servir?” y “ Cómo puedo ayudar?” Las respuesta a estas preguntas me permitirán ayudar y servir a mi prójimo con amor.


Esta es la última de las 7 leyes espirituales del éxito de Deepak Chopra. La búsqueda del dharma, de nuestro propósito en la vida es una de mis preocupaciones permanentes, es una inquietud constante. Es a eso a lo que me refiero cuando hablo de que busquemos vivir la vida de nuestros sueños. Que puede ser mejor que hacer lo que nos gusta, lo que amamos hacer, lo que disfrutamos, mientras al mismo tiempo ayudamos a nuestro prójimo, a nuestro entorno, a nuestra familia, a nuestros amigos, Y al mismo tiempo creamos abundancia para nosotros y quienes nos rodean? Eso para mí suena exactamente como la vida de mis sueños!

Bueno, espero que les hayan gustado y les hayan servido estas leyes espirituales para el éxito. A mí si me han servido mucho a pesar de que obviamente todavía no las domino, recién estoy empezando a usarlas, pero me hacen mucho sentido y por eso pensé que a ustedes también les podían servir.

Vamos a hacer un episodio más como de resumen y cierre así si tienen comentarios, feedback, reflexiones o lo que sea sobre esta serie, háganmelos llegar al mail larutadelavida@gmail.com, al este blog larutadelavidapodcast.blogspot.com, o via twitter.com/larutadelavida

La nueva cortina musical se llama sunshine y es de kevin mcleod.

Ahora me despido, cuidense mucho, un abrazo y buen viaje!

2 comentarios:

  1. Hola Carola,


    Gracias por las enseñanzas, por favor sigue y sigue y sigue....


    Un abrazo fraternal

    ResponderEliminar
  2. Hola Grescer!

    Me alegro que te guste esta Ruta, es tuya tambien!

    Otro abrazo para ti,

    Carola

    ResponderEliminar