lunes, 2 de marzo de 2009

Ep 12: Pedir Perdón

El tema de hoy es la continuación del tema anterior, cuando hablamos de perdonar y de perdonarse uno mismo. En esta oportunidad hablaremos de Pedir Perdon y de Asumir la Culpa.
Hay algunas personas que opinan que pedir perdón no es lo mismo que disculparse, porque disculparse es justificar los motivos por los cuales uno hizo lo que hizo, con el objetivo de que la persona afectada pueda comprender, mientras pedir perdón es asumir la totalidad de nuestra falta, completamente y sentir todo el mal que produjo, decir que aunque no puedas del todo repararla, te produjo dolor la acción, lo sientes, estás arrepentido, y quieres de vuelta procurar lo bueno... Nos vamos a referir esta última actitud, que que la primera en realidad no se si sirve mucho. La actitud que me interesa es la que nace del genuino reconocimiento del dolor del otro, del daño causado, de las emociones del otro, aunque muchas veces pueda ocurrir que nosotros consideremos que habían justificaciones para nuestros hechos, o a veces no fue nuestra culpa etc. En el pedir perdón, lo que está en el centro es el otro, y el valor que nosotros le asignamos a la relación con esa persona.
Por lo general cuando cometemos error, lo único que queremos es pedir perdón no siempre es fácil, nos juega en contra el ego, el orgullo… cómo hacerlo?, como decíamos antes lo importante es poner el foco en la otra persona y hacerse cargo de sus sentimientos y de la responsabilidad nuestra en ellos. Es importante que la persona se de cuenta de que entendemos el daño causado y de que nos importan sus sentimientos.
También es importante reconocer el error, pero sin justificarse, como decíamos antes, porque esto puede ser incluso contraproducente. Yo diría que si sientes la necesidad de justificarte, tal vez deberías preguntarte si tu actitud de pedir perdón es realmente genuina o no.
Sí puede ser bueno decir lo que sientes, contar que a ti te duele haber causado el daño que causaste pero sin exagerar, nuevamente, el foco es el otro. Puedes decir algo así como: “Siento haberte dicho algo tan hiriente”, “Perdí el control, lo siento, no debí haberte insultado”, “Lamento mucho haberte gritado”, “Lamento mucho haber herido tus sentimientos, no volverá a ocurrir”. Es probable que la persona tb hable y si lo hace es importante que no interrumpas, escucha con atencion y no le discutas.
Una cosa mágica que ocurre cuando pides disculpas a alguien, es que esa persona también se disculpe contigo. En lugar de comenzar un espiral negativo donde ambos se hieren más y más, se neutraliza el enojo y por ejemplo, te puede decir: "No tiene ninguna importancia. Yo también lo siento". Asumiendo también su parte de la responsabilidad. Pero esto no pasa siempre.
Finalmente a veces es bueno dejar sola a la persona al menos un momento, trata de imponer tu presencia y dale tiempo y espacio para reflexionar. No debes esperar que la otra persona tome una decisión al tiro, puede ser que necesite tiempo para aclararse, no presiones dale tiempo, dale espacio. Es importante de todas formas que mantengas controladas tus expectativas, pedir perdón cuando heriste a alguien es lo correcto. Pero, a veces no basta para que te perdonden, para que todo vuelva a ser como antes. A veces, va a ser necesario reparar el error . Siempre es bueno comprometerse a que la situación no va a volver a ocurrir nunca más.
A veces, una persona puede tardar cierto tiempo después de recibir tus disculpas en sentirse tan cerca de ti como antes. Tal vez tengas que darle tiempo. Incluso después de haber pedido perdón, es posible que siga sabiéndote mal lo que dijiste o hiciste -pero podrás estar satisfecho por haberte disculpado y haber tomado la decisión de mejorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario